Ex presidente del Banco Central entra al debate: Rodrigo Vergara Plantea que Sistema Integrado Evita Doble Tributación y Efecto en Inversión

Matías Berríos B.
Economía y Negocios
El Mercurio

En publicación del CEP, el economista analiza los diversos sistemas de impuesto a la renta que existen en el mundo, con el objeto de comparar la situación en Chile.

El investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP) y ex presidente del Banco Central entre 2011 y 2016 Rodrigo Vergara entró al debate sobre las posibles modificaciones que se harían este año al sistema tributario.

En un estudio -que será presentado hoy en el CEP-titulado “Radiografía de los sistemas tributarios: Rol de la integración”, el economista postula que el principal beneficio de tener un sistema tributario integrado es que en principio resguarda la equidad horizontal entre las distintas fuentes de ingreso. “Esto significa que dos personas con el mismo ingreso deberían pagar el mismo monto de impuestos, independientemente de la procedencia de sus rentas”, señala el documento, y agrega que “es la forma más simple de evitar la doble tributación de los ingresos del capital proveniente de las utilidades de las empresas”.

La edición 481 de “Puntos de Referencia” plantea que en un sistema desintegrado clásico (o desintegrado) las rentas del capital tributarán generalmente más que otros ingresos porque pagan el impuesto corporativo y luego el impuesto a los dividendos, sin la existencia de crédito.

“Ello implica gravar doblemente la inversión (el capital), lo que tiene un efecto negativo sobre esta. Esto se puede corregir parcialmente gravando con una menor tasa los dividendos, como de hecho lo hacen muchos países. Sin embargo, esta corrección afecta la equidad horizontal”, detalla el estudio.

Además, Vergara considera que el incentivo a no retirar utilidades (ahorrar en la empresa), que se produce debido a que los dividendos están sujetos a una tasa adicional, se puede lograr tanto con los sistemas integrados como con los desintegrados. “Por otra parte, el incentivo a pasar gastos personales como gastos de las empresas está también presente en ambos sistemas”, dice.

El estudio, además, realiza un recorrido histórico acerca del sistema de recaudación tributario nacional, cuando en 1984 se realiza una reforma al impuesto a la renta en Chile. En ese entonces, uno de los principales aspectos fue la integración del impuesto a la renta corporativo y el de las personas. Hasta llegar a los cambios legislativos realizados en 2014, cuando se instauraron dos sistemas tributarios: renta atribuida y sistema semiintegrado.

La publicación analiza los seis regímenes tributarios que define la OCDE: sistema clásico; sistema clásico modificado; sistema de imputación total; sistema de imputación parcial; sistema de total excepción del impuesto a los dividendos, y el sistema de inclusión parcial.

Con respecto a esta revisión, la investigación indica que “un sistema como el que hasta hace poco existía en Chile (integrado y basado en caja o retiro) puede ser equivalente para algunos contribuyentes a un sistema clásico o clásico modificado en el que los dividendos pagan una tasa preferencial. El problema es que no lo hace para todos los contribuyentes por igual y, por lo tanto, sigue siendo cierto que para algunos contribuyentes se grava con una mayor tasa a los ingresos del capital y que no preserva la equidad horizontal”.

“Es la forma más simple (sistema integrado) de evitar la doble tributación de los ingresos del capital de las utilidades de las empresas”.

RODRIGO VERGARA

FUENTE:
www.economiaynegocios.cl

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *