Gobierno y oposición trabajan en protocolo de acuerdo para destrabar reforma tributaria

Crucial para las aspiraciones del Gobierno de lograr avanzar hacia un acuerdo con la oposición que permita viabilizar la aprobación de la idea de legislar del proyecto de modernización tributaria, resultó la reunión que sostuvieron ayer los ministros de Hacienda, Felipe Larraín, y de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Gonzalo Blumel, con el presidente de la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Pablo Lorenzini (DC).

En la cita, que duró un poco más de una hora en el gabinete de la Segpres en La Moneda, las partes lograron acercar posiciones y pavimentar el camino para la firma de un protocolo de acuerdo que permita destrabar el debate tributario en su primer trámite legislativo en la Cámara.

La fórmula a la que se allanó el Ejecutivo implica explorar en la reforma más recursos para regiones, un futuro proyecto de ley de responsabilidad fiscal regional y rentas regionales -que se enviaría a mediados de año-, y abrirse a buscar mecanismos que sean más progresivos para compensar la reintegración del sistema tributario que plantea la iniciativa.

Respecto de la integración, por primera vez el Gobierno se abre a nuevos instrumentos para compensar el impacto fiscal del llamado corazón de la reforma. Dicho mecanismo, que según el informe financiero del proyecto tiene un costo (menor recaudación) de US$ 833 millones en régimen, implica dejar atrás el actual régimen semiintegrado y volver a uno totalmente integrado, que permita que los dueños y socios de las empresas puedan descontar el 100% del impuesto que pagó la empresa con sus impuestos personales. En la oposición han cuestionado que la medida es regresiva, ya que en mayor parte beneficia a socios de grandes empresas, y han propuesto fórmulas como un alza del impuesto personal a los más ricos para hacer más progresiva su compensación.

“Fue una buena señal la reunión de hoy (ayer). Hay buena disposición del Ejecutivo; el Gobierno entiende que esta reforma tenemos que hacerla entre todos, y también ha sido una buena señal para las reformas previsional y laboral”, porque “si aquí (en el debate tributario) nos entrampamos, en las otras dos reformas también”, remarcó Lorenzini.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, valoró el diálogo con el diputado y admitió la apertura a perfeccionar el corazón de la reforma. “Estamos dispuestos a considerar elementos para una mayor progresividad del proyecto, de tal manera de fortalecer la reintegración del sistema”, señaló.

Larraín también confirmó que se está avanzando en un protocolo de acuerdo con miras a lograr la aprobación del proyecto en general durante marzo. “Lo importante es que ambas partes muestren flexibilidad para conseguir un buen proyecto para el país. Se han planteado muchos puntos y tenemos que buscar acuerdo en algunos de ellos, pero no necesariamente vamos a tener acuerdo en todo”, precisó.

Respecto de si el término de algunas exenciones tributarias es el camino para perfeccionar la compensación por la integración, el ministro sostuvo: “Es algo que tenemos que analizar, hay distintos elementos para hacer más progresivo el proyecto”.

En el marco de las conversaciones para alcanzar un acuerdo, el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, agregó: “Nadie está obligado a lo imposible, pero sí a generar este tipo de diálogo para que podamos converger en un buen proyecto tributario, en una modernización”.

Lorenzini precisó que durante los próximos días conversará con el resto de los diputados de oposición los avances del diálogo con el Gobierno y, eventualmente, el próximo jueves se podría firmar el protocolo de acuerdo, que permita la aprobación de la idea de legislar durante la última semana legislativa de marzo.

Fuente: Economía y Negocios, El Mercurio

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *