El concepto de “empresa” y criterios de segmentación

Por Área Editorial Tributaria.

El concepto de empresa

El Servicio de Impuestos Internos en sus múltiples respuestas a los contribuyentes ha señalado a través de los años cómo entiende el concepto “empresa” para fines tributarios, el que hoy no se encuentra definido en la ley tributaria, pero a contar de la vigencia del Proyecto de reforma tributaria del presidente Piñera se incorporará a las “Definiciones” del art. 14, letra H) de la LIR:

      “a)   Empresa: la empresa individual, la empresa individual de responsabilidad limitada, los contribuyentes del artículo 38, las comunidades, las sociedades de personas, sociedades por acciones y sociedades anónimas, según corresponda.”

Claramente, la definición que entrega el Proyecto se condice con los tipos o formas jurídicas para efectos de impuestos, los que ya ha tratado el Servicio a través de sus circulares. En opinión del editor de contenidos “nada nuevo”.

Este concepto hoy en día, a juicio del Servicio, dice relación con un fin económico propiamente tal, siendo importante conocerlo para saber cuándo estamos en presencia de una actividad causante de impuestos. Conozcamos tres (3) oficios sobre el particular, a saber:

 

  • “…con el objeto de poder determinar el alcance y sentido del concepto ´empresa´ empleado por el legislador en la citada disposición, debe tenerse presente que dicho término ha sido en forma sostenida definido por este Servicio, considerando la connotación económica del mismo, que es la aceptación con que normalmente ha sido aludido en las leyes tributarias.

 

En este sentido empresa es toda organización, individual o colectiva, en que, utilizando capital y trabajo, se persigue obtener un lucro o beneficio pecuniario.” (Oficio N° 3.428, de 9.09.1993).

 

  • “…al no existir en la ley tributaria una disposición que defina en forma expresa el término empresa, éste se debe entender en su sentido natural y obvio, esto es, de acuerdo a lo sostenido por la jurisprudencia judicial, que no es otro el que a las palabras les da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, texto que define dicha expresión en una de sus acepciones como una: ´Entidad integrada por el capital y el trabajo, como factores de la producción y dedicada a las actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos y con la consiguiente responsabilidad.´” (Oficio N° 3.919, de 6.10.2000).

 

  • “En términos similares se ha manifestado este Servicio, en cuanto que el concepto de ‘empresa’ importa la formación de un todo constituido por el capital y el trabajo, encaminado a la realización de actividades mercantiles, industriales o de prestación de servicios con fines lucrativos.” (Oficio N° 194, de 25.01.2011).

 

A diferencia de lo que ocurre en la legislación tributaria, la legislación laboral sí cuenta con una definición concreta para “empresa” y no se centra en el objetivo específico de lucro, siendo mucho más amplia: “Para los efectos de la legislación laboral y de seguridad social, se entiende por empresa toda organización de medios personales, materiales e inmateriales ordenados bajo la dirección de un empleador, para el logro de fines económicos, sociales, culturales o benéficos, dotada de una individualidad legal determinada.” (Art. 3°, inc. 3° del C. Trabajo).

 

 

Criterios de segmentación vigentes y aquel que incluye el Proyecto de reforma tributaria a partir del 1.01.2020

 

En la actualidad podemos observar que las empresas se clasifican como micro, pequeñas, medianas y grandes empresas. No obstante, lo que las distingue es su segmentación con diferentes criterios según el ámbito de su aplicación. Así, por ejemplo, encontramos el criterio que emplea el Ministerio de Economía por medio de la ley N° 20.416, que en su artículo Segundo clasifica a las empresas dependiendo de sus ingresos económicos (ventas, servicios y otras actividades del giro), expresados en U.F., obtenidos en el último año calendario (excluyendo tácitamente a la “Gran Empresa”). Asimismo, el empleado por la Dirección del Trabajo que hace suyo el criterio consagrado en el art. 505 bis del Código del Trabajo, referido a la clasificación de empleadores según el número de trabajadores. También, el instruido por el Servicio de Impuestos Internos a través de su web, en Mi SII, al segmentar a todos los contribuyentes empresas según sus ingresos, capital propio o compras obtenidos en alguno de los dos últimos años (expresados en UTM) y, por último, el que cita el actual Proyecto de ley que “Moderniza la Legislación Tributaria”, que se discute en el Senado, y que plantea una definición de “empresa” (artículo 14, letra H) de la LIR) y, por ende, conceptualiza a la Pyme bajo el cumplimiento de tres requisitos copulativos (obligatorios), que quedarán por el solo ministerio de la ley clasificadas dentro del régimen especial para las micro, pequeñas y medianas empresas, denominado como “Régimen Pro-Pyme” (art. 14, letra D) de la LIR).

 

A continuación, revisemos el siguiente Esquema N° 1 denominado  “Criterios de segmentación de las empresas” , con los principales aspectos de conocimiento general:

 

Esquema N° 1. Criterios de segmentación de las empresas.

Criterio M. Economía Tributario Proyecto Reforma
Segmento Ley N° 20.416, de D.O. 3.02.2010

Fija Normas Especiales para las Empresas de Menor Tamaño”.

Web MiSII

www.sii.cl

(definido por el SII)

Nuevo

Art. 14 de la LIR

(a partir del 1.01.2020).

·         Gran

Empresa (En lo laboral tiene contratado 200 o más trabajadores, según el art. 505 bis del C. Trabajo).

La ley N° 20.416 no se pronuncia al respecto, pero se desprende que se trata de empresas con ingresos anuales NETO > 100.000 U.F. (MM$ 2.806.- aprox.). En alguno de los dos últimos años:

 

Ingresos > o = 60.000 UTM (MM$ 2.953.- aprox.), o

 

CPT > o = 300.000 UTM (MM$ 14.768.- aprox.) o

 

Compras > o = 60.000 UTM (MM$ 2.953.- aprox.).

 

Contribuyentes de NGC.

Sociedades extranjeras.

Sociedades Plataformas.

 

Contribuyentes con Capital > o = 300.000 UTM (MM$ 14.768.- aprox.).

El segmento de la “Gran Empresa” quedará comprendido dentro del nuevo régimen del art. 14, letra A) de la LIR que propone el Proyecto de reforma (empresas que declaran la renta efectiva en Primera Categoría y obligatoriamente según contabilidad completa).

 

En general, aquellas empresas que no cumplan con el nuevo “concepto de Pyme” (art. 14, letra D) de la LIR) y siempre que el SII las califique de “Gran Empresa” (en cuanto no sea contrario al criterio que hoy emplea el SII en MiSII). Por ejemplo, aquellas con un promedio anual de ingresos del giro de los 3 ejercicios anteriores > a 75.000 U.F. (MM$ 2.105.- aprox.) del último día del respectivo ejercicio, o con un Capital efectivo a la fecha de I.A. > 85.000 U.F. (MM$ 2.386.- aprox.).

 

Las empresas con ingresos brutos superiores a 100.000 U.F. (MM$ 2.806.- aprox.) no podrán aplicar el incentivo al ahorro del nuevo art. 14, letra E) de la LIR, esto es, la deducción del 50% de la RLI. Este beneficio tributario se reserva solo para las empresas de los regímenes del art. 14, letra A) de la LIR y Pro-Pyme (art. 14, letra D) de la LIR), exceptuando las acogidas a la Transparencia Tributaria.

 

·         Mediana Empresa (En lo laboral tiene contratado 50 a 199 trabajadores, según el art. 505 bis del C. Trabajo). Empresa de menor tamaño. Ingresos anuales NETO > 25.000 U.F. (MM$ 701.- aprox.) y < o = 100.000 U.F. (MM$ 2.806.- aprox.) en el último año calendario. En alguno de los dos últimos años:

 

Ingresos < 300.000 UTM (MM$ 14.768.- aprox.) y > o = 15.000 UTM (MM$ 738.- aprox.), o

 

Compras < 60.000 UTM (MM$ 2.953.- aprox.) y > o = 15.000 UTM (MM$ 738.- aprox.).

 

Contribuyentes con Capital < 300.000 UTM (MM$ 14.768.- aprox.) y > o = 75.000 UTM (MM$ 3.692.- aprox.).

Régimen especial para las micro, pequeñas y medianas empresas (régimen Pro-Pyme) (nuevo art. 14, letra D) de la LIR), al cual adhieren las Pyme que cumplan los siguientes requisitos copulativos (concepto de Pyme), por el solo ministerio de la ley y sin la necesidad de efectuar una declaración expresa, que no opten por otro régimen:

 

a)    Capital efectivo al 1er día del mes de I.A. < o = 85.000 U.F. (MM$ 2.386.- aprox.).

 

b)    Promedio anual de ingresos brutos del giro (RCV) de los 3 ejercicios anteriores de ingreso al régimen Pro-Pyme < o = 75.000 U.F. (MM$ 2.105.- aprox.) del último día del respectivo ejercicio, o considerando el promedio de años que corresponda si la empresa tiene una existencia menor. Ya en régimen, el límite de ingresos promedio podrá excederse, por una sola vez. Asimismo, los ingresos brutos de un ejercicio no podrán exceder en ningún caso de 85.000 U.F. (MM$ 2.386.- aprox.), y

 

c)    Los ingresos provenientes de actividades del art. 20 N°s. 1 y 2 de la LIR y por contratos de asociación o cuentas en participación (no se consideran las rentas por enajenaciones esporádicas o la cesión a título oneroso de derechos reales constituidos sobre tales bienes) < o = al 35% del total de los ingresos brutos del giro (el tope es 26.250 U.F., o sea, MM$ 736,75.- aprox.). No se considerará para el cómputo del 35% las rentas de la posesión o explotación de BRA.

 

Asimismo, serán reclasificadas por el SII al régimen Pro-Pyme aquellas empresas que se encuentran sujetas a la letra A) del art. 14 de la LIR, que al término del año comercial del inicio de sus actividades obtengan ingresos < 1.000 U.F. (MM$ 28.- aprox.) y que cumplan los requisitos que establezca el SII según resolución.

 

La Pyme acogida al régimen de la letra D) podrá optar por declarar su renta efectiva según contabilidad simplificada según el art. 68 de la LIR, entre el 1.01. y el 30.04 del año en que ejerza dicha opción, la que se ejercerá en la forma y plazo que determine el Servicio mediante resolución. La Pyme que no ejerza dicha opción deberá llevar contabilidad completa.

 

 

Régimen de Transparencia Tributaria (art. 14, letra D), N° 8 de la LIR). Las Pymes podrán optar por acogerse a un régimen de transparencia tributaria, en caso de que, además de los requisitos establecidos anteriormente, sus propietarios sean contribuyentes de impuestos finales durante el ejercicio respectivo, incluyendo a los contribuyentes que se encuentren en el tramo exento de IGC. Las empresas de este régimen estarán liberadas de llevar contabilidad completa, pudiéndola llevar de manera opcional, sin que se altere la determinación de sus resultados (hallándose una “base imponible” que incluirá todos los ingresos y egresos sin considerar su fuente u origen ni si se trata de cantidades no afectas o exentas) y que se afectará con los impuestos finales en el mismo ejercicio en que se determine (una especie de “renta atribuida” solo para fines de impuestos finales).

·         Pequeña Empresa (En lo laboral tiene contratado 10 a 49 trabajadores, según el art. 505 bis del C. Trabajo). Empresa de menor tamaño. Ingresos anuales NETO > 2.400 U.F. (MM$ 67,3.- aprox.) y < o = 25.000 U.F. (MM$ 701.- aprox.) en el último año calendario. En alguno de los dos últimos años:

 

Ingresos < 15.000 UTM (MM$ 738.- aprox.) y > o = 1.400 UTM (MM$ 68,9.- aprox.).

 

Contribuyentes con Capital < 75.000 UTM (MM$ 68,9.- aprox.) y > o = 1.350 UTM (MM$ 66,4.- aprox.).

·         Micro

Empresa

 

(En lo laboral tiene contratado 1 a 9 trabajadores, según el art. 505 bis del C. Trabajo).

Empresa de menor tamaño. Ingresos anuales NETO < o = 2.400 U.F. (MM$ 67,3.- aprox.) en el último año calendario. Ingresos < 1.400 UTM (MM$ 68,9.- aprox.).

 

Contribuyentes con Capital < 1.350 UTM (MM$ 66,4.- aprox.).

Fuente: preparado por el editor de contenidos a partir del Proyecto de reforma tributaria del presidente Piñera, que de ser ley durante este año, tendrá efectos a contar del 1.01.2020.

 

 

Abreviaturas:

BRA = Bien Raíz Agrícola.

CPT = Capital Propio Tributario.

I.A. = Inicio de Actividades.

IGC = Impuesto Global Complementario.

RCV = actual “Registro de Compras y Ventas” del SII, que reemplazó al “Libro de Compras y Ventas”.

Pyme = Pequeña y mediana empresa. Asimismo, la expresión Mipyme = Micro, pequeña y mediana empresa.

> = Mayor que.

< = Menor que.

 

SANTIAGO, 30 de septiembre de 2019.

 

Dentro del mundo legal contingente de las empresas, el editor de contenidos tributario de Thomson Reuters, le sugiere a nuestros lectores la nueva obra “Colusión y daños a los consumidores”, de los autores Gabriel Hernández P. y Mauricio Tapia R., edición 2019, que analiza los principales casos de “colusión” de las empresas a nivel nacional y sus efectos económicos, sociales y legales. Una obra que no puede faltar en la biblioteca del lector tributario.

Revisa la obra aquí.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close