EL DESTINO DE NUESTROS EXCEDENTES

Por Ximena Gonzalez Grez

El 21 de septiembre se publicó en el Diario Oficial la Ley N° 21.173, que modificó el DFL N°1 de Salud. Esta nueva ley modifica y regula dos muy interesantes aspectos relacionados con el uso de los excedentes que los trabajadores puedan generar e ir acumulando en sus cuentas corrientes individuales de excedentes.

En qué consisten estas modificaciones y cuál es su relevancia:

– La primera modificación consiste en que las ISAPRES tienen un plazo de 6 meses desde la entrada en vigencia de la ley ( es decir el plazo vencería el 22 de marzo de 2020), para adecuar o implementar un sistema en línea, que permita que el cotizante pueda libremente elegir dónde usar sus excedentes, esto en términos prácticos implica que ya no se podrá limitar el uso de estos excedentes a una clínica o cadena de farmacia determinada, pues además se prohíbe expresamente que la institución restringa esta decisión.
Dado que no se establecieron límites adicionales a los ya existentes, estos excedentes se podrán seguir usando en los mismos fines que ya señalaba el art. 188 del DFL citado anteriormente, esto es:

1.- Para cubrir las cotizaciones en caso de cesantía

2.- Copago, esto es, aquella parte de la prestación que es de cargo del afiliado;

3.- Para financiar prestaciones de salud no cubiertas por el contrato;

4.- Para pagar las cuotas de los préstamos de salud que la Institución de Salud Previsional le hubiese otorgado al afiliado;

5.- Para cubrir cotizaciones adicionales voluntarias, y

6.- Para financiar un plan de salud cuando el afiliado reúna los requisitos que la ley establece para pensionarse, durante el lapso comprendido entre la solicitud de la jubilación y el momento en que esta se hace efectiva.

– Lo segundo y quizás lo más interesante para los trabajadores, es que las ISAPRES deberán devolver al afiliado los excedentes que no hayan utilizado durante el año y se hayan acumulado en su cuenta individual.
Por el momento la superintendencia de salud no ha emitido las instrucciones sobre el procedimiento que deberán aplicar las instituciones para realizar tal devolución, por lo que tendremos que esperar unos meses, sin embargo, es posible que sea un sistema de depósito en cuentas corrientes o cuentas vista. Ahora, esto que en principio parece muy atractivo para los trabajadores, también podría transformase en un incentivo perverso para que los afiliados con menos enfermedades busquen bajar su plan de salud a fin de obtener más excedentes y utilicen esta devolución como una especie de “cuenta de ahorro” a costa de beneficios para su salud.

Revisa la cita completa AQUÍ

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close