CONTINGENCIA LABORAL

Por Ximena González Grez

Dada la situación que el país está viviendo hemos creído necesario y de máxima utilidad enviarles la siguiente información, a fin de darles a conocer como el Código del Trabajo y en general el Derecho Laboral puede ser aplicado en estos casos y cuáles son los derechos y obligaciones de trabajadores y empleadores.

  1. En primer término, debemos señalar que dado que la relación laboral se define como un acuerdo entre las partes, es obvio que ellas pueden decidir mutuamente suspender las obligaciones esenciales del contrato en que se basa dicho acuerdo (prestar servicios y remunerarlos), este acuerdo por supuesto prima y no se presentaría ningún problema mayor, esta figura la podríamos enmarcar dentro de lo que se denomina un permiso convencional, el que podrá ser con o sin pago de remuneraciones según lo acuerde cada empleador con sus trabajadores.
  2. En relación a la gran duda que tiende a plantearse sobre el pago de remuneraciones, debemos indicar que el art. N° 41 del Código del Trabajo nos indica que la remuneración es una “contraprestación”, por lo que para que surja la obligación del empleador de pagar remuneraciones debe existir primero una prestación de servicios, esto se traduce en términos muy simples, en que si el trabajador “NO desempeña sus labores”, por la razón que sea, la ley NO obliga al empleador a pagar remuneraciones por esos días, es por ello que la Dirección del Trabajo en estos casos excepcionales de situaciones de notoriedad pública, en que los trabajadores NO pueden llegar a sus lugares de trabajo lo que normalmente hace es SUGERIR que los empleadores den las facilidades y no descuenten las ausencias, pero quedará a criterio de cada empresa o empleador analizar si descuenta o no las horas o los días en que no se prestaron servicios.
  3. Los arts. N° 184 y N° 184 bis del Código del Trabajo, también deberíamos tenerlos presentes. Si bien estos artículos dicen relación más bien con situaciones puntuales de riesgos y peligro inminente al interior del lugar de trabajo, es posible asociarlos a algunas de las situaciones que se han presentado estos días.
  4.  
    1. Artículo 184. El empleador estará obligado a tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores, informando de los posibles riesgos y manteniendo las condiciones adecuadas de higiene y seguridad en las faenas, como también los implementos necesarios para prevenir accidentes y enfermedades profesionales. Deberá asimismo prestar o garantizar los elementos necesarios para que los trabajadores en caso de accidente o emergencia puedan acceder a una oportuna y adecuada atención médica, hospitalaria y farmacéutica.
    2. Los organismos administradores del seguro de la ley N° 16.744, deberán informar a sus empresas afiliadas sobre los riesgos asociados al uso de pesticidas, plaguicidas y, en general, de productos fitosanitarios.
    3. Corresponderá también a la Dirección del Trabajo fiscalizar el cumplimiento de normas de higiene y seguridad en el trabajo, en los términos señalados en el artículo 191, sin perjuicio de las facultades conferidas a otros servicios del Estado en virtud de las leyes que los rigen.
    4.  La Dirección del Trabajo deberá poner en conocimiento del respectivo Organismo Administrador de la ley N° 16.744, todas aquellas infracciones o deficiencias en materia de higiene y seguridad, que se constaten en las fiscalizaciones que se practiquen a las empresas. Copia de esta comunicación deberá remitirse a la Superintendencia de Seguridad Social.
    5.  El referido Organismo Administrador deberá, en el plazo de 30 días contado desde la notificación, informar a la Dirección del Trabajo y a la Superintendencia de Seguridad Social, acerca de las medidas de seguridad específicas que hubiere prescrito a la empresa infractora para corregir tales infracciones o deficiencias. Corresponderá a la Superintendencia de Seguridad Social velar por el cumplimiento de esta obligación por parte de los Organismos Administradores.

El artículo 184 bis del Código del Trabajo tiene aún más relación con algunas de las situaciones que se han presentado en estos días. Esta norma permite que el trabajador pueda interrumpir sus labores e incluso abandonar el puesto de trabajo, cuando por motivos razonables considere que su vida o salud está en riesgo, esta disposición obliga al trabajador, a dar aviso lo antes posible a su empleador de la situación que motiva el abandono de sus labores, a su vez, el empleador deberá informar a la respectiva Inspección del Trabajo de los hechos.  Ahora bien, estas formalidades claramente están establecidas para situaciones internas de riesgo y no para situaciones fortuitas y de fuerza mayor externas como las actuales, por lo que debemos estar atentos a lo que la Dirección del Trabajo nos indique al respecto.

El inciso que consideramos más atingente de este artículo es el siguiente:

  1. Art 184 bis inc 4°. En caso que la autoridad competente ordene la evacuación de los lugares afectados por una emergencia, catástrofe o desastre, el empleador deberá suspender las labores de forma inmediata y proceder a la evacuación de los trabajadores. La reanudación de las labores sólo podrá efectuarse cuando se garanticen condiciones seguras y adecuadas para la prestación de los servicios…
  1. Otra situación a destacar es la que dice relación con las causales de término de contrato (art. 160 N° 3 y 4) en cuanto a las inasistencias de los trabajadores, este articulo requiere para que la causal se configure legítimamente, que la inasistencia sea INJUSTIFICADA. Es este elemento el que estaría ausente si el trabajador se ve imposibilitado de acudir a sus labores por ejemplo por el llamado “caso fortuito o fuerza mayor”, como podrían llegar a considerarse, la inexistencia de locomoción colectiva o medios de transporte, el toque de queda, las protestas que impiden trasladarse sin riesgo desde un lugar a otro etc.

Ahora, lo que se debe tener en consideración, en estos casos de hechos públicos y notorios, es que, en un primer momento no es necesaria la acreditación por parte del trabajador del motivo de su ausencia, sin embargo, si reanudada la normalidad en el funcionamiento de la ciudad, el trabajador continua faltando a sus labores deberá justificar a su empleador la inasistencia y este hacer el análisis final y tomar la decisión respecto si se configura o no la causal legal para terminar la relación laboral.

  1. Art. 160. El contrato de trabajo termina sin derecho a indemnización alguna cuando el empleador le ponga término invocando una o más de las siguientes causales:
  2. 3.- No concurrencia del trabajador a sus labores sin causa justificada durante dos días seguidos, dos lunes en el mes o un total de tres días durante igual período de tiempo; asimismo, la falta injustificada, o sin aviso previo de parte del trabajador que tuviere a su cargo una actividad, faena o máquina cuyo abandono o paralización signifique una perturbación grave en la marcha de la obra.
  3. 4.- Abandono del trabajo por parte del trabajador, entendiéndose por tal:
    1. a) la salida intempestiva e injustificada del trabajador del sitio de la faena y durante las horas de trabajo, sin permiso del empleador o de quien lo represente, y
    2. b) la negativa a trabajar sin causa justificada en las faenas convenidas en el contrato.

Esperamos esta información sea de utilidad, tranquilidad y claridad para usted.

 

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close