¿Qué puede ocurrir con mis inversiones que se miden bajo el método de participación en esta crisis?

Muchas son las noticias que se refieren a que es inevitable que las empresas de gran cantidad de países van a generar pérdidas financieras debido a los problemas para operar que conlleva la pandemia que se vive en el mundo, mencionando entre los rubros más afectados las aerolíneas, hoteles o empresas relacionadas con el turismo. Sin ir más lejos ya parece inevitable y muchas entidades internacionales y gobiernos mencionan como una cosa obvia que los países y el mundo están en una recesión.

Según la RAE “recesión es una de las cuatro fases del ciclo económico, que se caracteriza por la disminución de la actividad económica”.

Más allá de la definición, es importante tener en cuenta que la reducción de la actividad económica se mide a través de la bajada, en tasa interanual, del Productor Interno Bruto (PIB) real, y debe producirse de manera generalizada durante un período de tiempo significativo, periodo de tiempo no acordado en ninguna doctrina, pero que en lo general se toma como dos trimestres consecutivos de caída.

Cabe señalar:

Si bien no se cumplen las condiciones técnicas para una recesión mundial aún, es el mismo Fondo Monetario Internacional (FMI) quien en una conferencia virtual realizada por su directora Kristalina Georgieva ha dicho que “está claro que el mundo ha entrado en una recesión que esperamos será tan mala o peor que la crisis financiera de 2009” de esta manera asegurando que el mundo está en una recesión y que esta será de gran magnitud.

 
Entonces, lo que espera a las empresas en general puede ser entre otros aspectos, problemas comunes que suelen caracterizar a las recesiones, como por ejemplo reducción en:

  • El consumo de bienes y servicios.
  • El empleo, o variaciones de salario.
  • La inversión.
  • Las ganancias de las empresas.

Por lo mencionado y reiterando el inicio de este tema, se espera que las empresas a nivel mundial puedan generar perdidas que se presentarán en sus estados financieros. ,Si bien estas pérdidas o reducciones en ventas se reflejan reconociendo ingresos, costo y gastos de forma normal en la empresa, puede llegar un momento en que las perdidas de la empresa sean tan altas que logren generar incluso que el patrimonio de una entidad pierda todo su valor.

La pérdida de valor de una entidad, afectara a todos los inversionistas de la empresa afectada, incluyendo a otras entidades las cuales realizaron inversiones, las entidades que realicen o que ya realizaron estas inversiones con el animo de que se mantengan a largo plazo, para poder influir en la toma de decisiones de la entidad deberán medir estas bajo el método de participación y al incluir el valor de esta en los estados financieros, también verán afectado sus estados financieros, más aún cuando las perdidas sean tales como para rebajar el valor de la inversión a cero.

Cuando una inversión valorizada bajo el método de participación se disminuya a cero debido a las perdidas constantes de la entidad en la que se invierte, el efecto de este hecho se podra reflejar en los estados financieros de la entidad inversora de dos maneras, lo que dependerá de: 1) Si la entidad ha incurrido o no en obligaciones legales o implícitas en nombre de la entidad en la que se invierte, o 2) Si la entidad haya efectuado o no pagos en nombre de la entidad en la que se invierte. En caso de que existan estas obligaciones la entidad inversora debiera proceder al reconocimiento de un pasivo por las pérdidas adicionales al monto de la inversión y en caso de que no existan estas obligaciones reconocer las perdidas solo hasta el monto de la inversión reconocida en los estados financieros, registrando la inversión en un valor de 0.

En caso de que no existan estas obligaciones:

La inversión mantenida por la entidad inversora se deberá reconocer en los estados financieros con un valor de $ 0.

En caso de que si existan estas obligaciones:

La inversión mantenida por la entidad inversora deberá reconocer en los estados financieros con un valor de $ 0, reconociendo un pasivo por las pérdidas adicionales al monto de la inversión.

Es importante mencionar que en Chile el pasivo que se pide reconocer en caso de que se generen estas pérdidas se le suele llamar Provisión Patrimonio Negativo, elemento el cual se espera se deba reconocer por muchas entidades debido a la Pandemia y como esta ha afectado y seguirá afectando la economía de los distintos países.

Párrafos NIC 28 Inversiones en Asociadas y Negocios Conjuntos

38 Si la parte de una entidad en las pérdidas de una asociada o negocio conjunto iguala o excede su participación en éstos, la entidad dejará de reconocer su participación en las pérdidas adicionales. La participación en una asociada o negocio conjunto será el importe en libros de la inversión en la asociada o negocio conjunto determinado según el método de la participación, junto con cualquier participación a largo plazo que, en esencia, forme parte de la inversión neta de la entidad en la asociada o negocio conjunto. Por ejemplo, una partida para la que no esté prevista la cancelación ni vaya a ocurrir en un futuro previsible, es, en esencia, una extensión de la inversión de la entidad en esa asociada o negocio conjunto. Entre tales partidas podrían estar incluidas las acciones preferentes y los préstamos o cuentas por cobrar a largo plazo, pero no lo estarían las deudas comerciales por cobrar o pagar, ni las partidas por cobrar a largo plazo para las que existan garantías colaterales adecuadas, tales como los préstamos garantizados. Las pérdidas reconocidas según el método de la participación por encima de la inversión de la entidad en acciones ordinarias se aplicarán a los otros componentes de la inversión de la entidad en una asociada o negocio conjunto, en orden inverso a su grado de prelación (es decir, a su prioridad en caso de liquidación).

39 Una vez que la participación de la entidad se reduzca a cero, se mantendrán las pérdidas adicionales y se reconocerá un pasivo, sólo en la medida en que la entidad haya incurrido en obligaciones legales o implícitas, o haya efectuado pagos en nombre de la asociada o negocio conjunto. Si la asociada o negocio conjunto informara con posterioridad ganancias, la entidad reanudará el reconocimiento de su participación en éstas únicamente después de que su participación en las citadas ganancias iguale la participación en las pérdidas no reconocidas.

Ver NIC 28 en el siguiente documento è Cita Online: IC/LCON/021Q

 
Cabe señalar que lo más común es que es que existan las obligaciones señaladas anteriormente, de todas maneras, en el próximo ejemplo explicaremos de forma numérica que hacer en ambos casos:


1. Ejemplo en que no existe obligación legal o implícita respecto de la asociada:

Considere que, al 1 de enero de 2020, la Entidad A adquirió el 25% de las acciones ordinarias que conllevan derechos de voto en una junta general de accionistas de la Entidad B por el valor de M$ 100.000. El precio de compra es igual al valor razonable del 25% de los activos identificables menos sus pasivos identificables.

Para el semestre finalizado el 30 de junio de 2020 la Entidad A presentara estados financieros y actualizara el valor de sus inversiones bajo el método de participación y la Entidad B reconoció una pérdida de M$ 600.000. La Entidad A no tiene obligación legal ni implícita con respecto a su asociada y no ha efectuado pagos en su nombre.

2020

Inicialmente reconoceremos la inversión bajo el método de participación según lo indicado en el enunciado.

1 de enero de 2020

Inversión en Entidad B (Activo) M$ 100.000
Efectivo (u otro medio de pago) M$ 100.000

Al 30 de junio de 2020, si bien la perdida que debería reconocer la Entidad A en su Estado de Resultado es de M$ 150.000, la normativa exige solo reconozca hasta que reduzca la inversión a $ 0, lo que sería igual a M$ 100.000, los cuales se habían registrado cuando se adquirió la participación en la Entidad B.

M$ 600.000 x 25% = M$ 150.000

30 de junio de 2020

Resultado Inversión en Entidad B M$ 100.000
Inversión en Entidad B (Activo) M$ 100.000

La Entidad A debe reconocer una pérdida de M$ 100.000 procedente de su asociada en los resultados para el semestre al 30 de junio de 2020 (es decir, 25% × pérdida de M$ 600.000 de la Entidad B para el periodo = M$ 150.000 Sin embargo, la entidad limita la pérdida reconocida a su inversión de M$ 100.000 en la asociada).

Al 30 de junio de 20X1, la Entidad A debe medir su inversión en la asociada (Entidad B) a un valor de $ 0 (cálculo: un costo de M$ 100.000 menos la participación de M$ 100.000 en las pérdidas).

Perdida no reconocida è M$ 150.000 – M$ 100.000 = M$ 50.000

Se debe tener en cuenta la perdida no reconocida para descontar esta de las ganancias que se puedan reconocer en un futuro por esta inversión.

2. Utilizaremos el mismo ejemplo, pero consideramos ahora que si existe una obligación legal o implícita respecto a la asociada:

2020

El reconocimiento inicial seguirá siendo el mismo:

1 de enero de 2020

Inversión en Entidad B (Activo) M$ 100.000
Efectivo (u otro medio de pago) M$ 100.000

Pero la pérdida de M$ 600.000 generada por la Entidad B, esta vez se deberá reconocer por completo en el resultado de la Entidad A, reconociendo la parte que supere a la inversión como un pasivo (Generalmente se crea una Provisión) que llamaremos Provisión por Inversión en Entidad B.

M$ 600.000 x 25% = M$ 150.000

30 de junio 2020

Inversión en Entidad B (Activo) M$ 150.000
Inversión en Entidad B (Activo) M$ 100.000
Provisión por Inversión en Entidad B M$ 50.000

La Entidad A debe reconocer una pérdida de M$ 150.000 procedente de su asociada en los resultados para el semestre al 30 de junio de 2020 (es decir, 25% × pérdida de M$ 600.000 de la Entidad B para el periodo = M$ 150.000).

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *