Aspectos relevantes de la Ley N° 21.263, sobre Mejoras a la Ley de Protección al Empleo y Seguro de Cesantía

Por Ximena González

• Introducción

El día 4 de septiembre del año en curso, fue publicada en el Diario Oficial la Ley N° 21.263 que extiende los beneficios del seguro de cesantía y mejora algunos aspectos de la Ley N° 21.227, sobre protección al empleo.

En el presente comentario, examinaremos los aspectos más relevantes del nuevo texto legal.

La normativa trata dos aspectos relacionados con el seguro de cesantía:

I.- Las mejoras al seguro de cesantía: abordadas en el Título I de la ley.
II.- El perfeccionamiento de la Ley N° 21.227: abordado en el Título II de la norma.

I. MEJORAS AL SEGURO DE CESANTIA

1. Iguala requisitos de acceso al seguro para todos los tipos de contratos

En primera instancia, se dispone que los trabajadores contratados a través de cualquier tipo de contrato; sean indefinidos, a plazo fijo, por obra y faena o con jornada parcial y que se encuentren cesantes, podrán acceder al seguro no solo cumpliendo los requisitos generales contemplados en el artículo 12 y 24 de la Ley N° 19.728, sino que además podrán acceder si cumplen los mismos requisitos que hoy se les exige a los trabajadores acogidos a la Ley N° 21.227. Este beneficio se podrá aplicar hasta el 31 de octubre de 2020, salvo que la propia autoridad extienda la aplicación de esta norma mediante la promulgación de un decreto supremo (artículo 1°).

Cotizaciones que se requieren para acceder al seguro de cesantía, según esta nueva disposición (artículo 2° Ley N° 21.227)

A) Tres cotizaciones continuas en los últimos 3 meses anteriores al término de la relación laboral o,

B) Seis cotizaciones continuas o discontinuas durante los últimos 12 meses, pero siempre que al menos tengan 2 cotizaciones con el mismo empleador en los últimos 2 meses, inmediatamente anteriores al término de contrato.

2. Aumento del porcentaje de pago en los giros por cesantía tanto en la cuenta individual como en el fondo solidario (artículo 3° y 4°).

Durante los meses de vigencia de esta norma, que en principio rige solo hasta el 31 de octubre, los trabajadores cesantes recibirán los aportes por concepto de cesantía de sus cuenta individual, de acuerdo a la Tabla 1; donde se reflejan los porcentajes elevados a contar del segundo giro y hasta el quinto, ascendiendo ahora a un 55% del promedio de las remuneraciones devengadas por el trabajador en los últimos tres meses en que se registren cotizaciones, anteriores al término del contrato de trabajo. Estos valores se aplicarán tanto para los trabajadores con contrato indefinido, a plazo fijo o por obra o faena. Se girarán primero los fondos de la cuenta individual y si estos fueren insuficientes, se recurrirá al fondo de cesantía solidario.

El artículo 4° se refiere al aumento de estos giros para el caso de utilizar el fondo solidario (tabla 2). Sin embargo, se mantienen los 5 giros máximos y solo mediante decreto supremo se podría elevar el porcentaje del quinto giro, pudiendo llegar hasta un porcentaje del promedio de remuneraciones del 55%. Los parámetros a considerar serán, entre otros, las condiciones sanitarias y del mercado laboral, y las realidades regionales asociadas al impacto de la enfermedad “Covid-19”, según lo indica el propio artículo 4°.

Aquellos beneficiarios que estén percibiendo el quinto giro con cargo al Fondo de Cesantía Solidario tendrán derecho, durante la vigencia de esta ley, a un sexto y séptimo giro de prestación, según lo que el artículo 25 de la Ley del Seguro de Cesantía dispone, que: “…cada vez que la tasa nacional de desempleo publicada por el Instituto Nacional de Estadísticas exceda en 1 punto porcentual el promedio de dicha tasa, correspondiente a los cuatro años anteriores publicados por ese Instituto…”.

Tabla 1
“Aumento de porcentajes en la cuenta individual”

MESES PORCENTAJE PROMEDIO
REMUNERACIÓN
Primero 70%
Segundo 55%
Tercero 55%
Cuarto 55%
Quinto 55%
Sexto o superior 50%

Tabla 2
“Aumentos de porcentajes en el fondo solidario de cesantía”

MESES PORCENTAJE PROMEDIO REMUNERACIÓN VALOR SUPERIOR VALOR INFERIOR
Primero 70% $652.956 $225.000
Segundo 55% $513.038 $225.000
Tercero 55% $513.038 $225.000
Cuarto 55% $513.038 $225.000
Quinto 45% $419.757 $225.000

II. MEJORAS A LA LEY N° 21.227

1. Aumento de porcentajes de giros

Los mismos porcentajes aumentados para los giros por cesantía, se aplicarán a los pagos de los trabajadores con suspensión de contrato, esto operará desde la vigencia de la ley (1 de agosto) y hasta el 31 de octubre de 2020 (artículo 7°).

2. Aumento de un sexto y séptimo giro

Es relevante precisar que esta norma NO dispone directamente el aumento del número de giros, si no que hace referencia y eso requiere la publicación de un decreto supremo dictado por el Ministerio de Hacienda, y suscrito además por el ministro del Trabajo y Previsión Social. Solo en virtud de este decreto, es que se establecerán los parámetros que permitirán, durante la vigencia de la presente ley, conceder un sexto y séptimo giro (artículo 7°).

3. Amplia duración del pacto de reducción de jornada

La norma inicial, Ley N° 21.227 en su Título II establecía que este pacto de reducción de la jornada, podía acordarse hasta el 28 de febrero del 2021. No obstante, el artículo 8° de la Ley N° 21.263, dispone que la reducción podrá acordarse hasta el 31 de julio de 2021, pudiendo pagarse el complemento que esta figura contempla hasta agosto del mismo año.

4. Acceso al ingreso familiar de emergencia para las trabajadoras de casa particular

Dado que aún se encuentra en trámite el proyecto que pretende permitir el acceso al seguro de cesantía a este tipo de trabajadoras, lo que se reguló en esta ley fue la posibilidad de que al encontrarse con suspensión de contrato las trabajadoras de casa particular, podrán de igual manera acceder al ingreso familiar de emergencia regulado por la Ley N° 21.230. Para estos efectos los aportes que recibió de su indemnización a todo evento, NO se considerarán como renta.

5. Norma especial para quinto giro en agosto

Los trabajadores a los que les corresponda recibir el quinto giro de las prestaciones con cargo al fondo solidario, ya sea por suspensión o por cesantía, en el mes de AGOSTO, verán aumentado automáticamente el porcentaje correspondiente a este giro y percibirán el 55% sobre el promedio de las remuneraciones que sirve de base para estos cálculos. Lo excepcional de esta disposición, radica en que no se exige para su implementación el decreto supremo antes mencionado, como regla general para poder incrementar los porcentajes (artículo 15).

6. Extensión de ciertos plazos por decretos

Creemos que es este uno de los aspectos más destacables, a fin de evitar confusiones entre los usuarios, clientes y en definitiva trabajadores y empleadores. La gran mayoría espera que sea esta la norma que extiende los plazos para la figura de suspensión de contrato regulada en la Ley N° 21.227, sin embargo, no es así, y solamente se dispone la posibilidad de que sea el Ministro de Hacienda conjuntamente con el Ministro del Trabajo los que, mediante decretos supremos, puedan extender ciertos beneficios que son los que el artículo 16 de la norma señala expresamente.

Los decretos aludidos solo se podrán emitir teniendo en consideración circunstancias objetivas, como, por ejemplo, las condiciones sanitarias del país, condiciones del mercado laboral o las realidades regionales asociadas al impacto de la enfermedad “Covid-19” y podrán emitirse dentro de los tres meses siguientes a la fecha de la publicación de la Ley N° 21.263, es decir hasta diciembre de 2020.

Materias que deben ser establecidas por decreto:

a. Extender, a partir del día de su vencimiento, de la vigencia de los beneficios y prestaciones establecidos en el Título I de la Ley N° 21.227, como, asimismo, otorgar derecho a giros adicionales con cargo al Fondo de Cesantía Solidario de la Ley N° 19.728 en el evento descrito en el inciso primero del artículo 1° de la Ley N° 21.227, en los términos y condiciones establecidos en la presente norma por un período máximo de cinco meses.

b. Extender, a partir del día de su vencimiento, la vigencia de los beneficios y prestaciones establecidas en el Título II de la Ley N° 21.227, en los términos y condiciones establecidas en dicho cuerpo legal, por un período máximo de cinco meses.

c. Extender, a partir del día de su vencimiento, la vigencia de los beneficios y prestaciones establecidas en la presente ley, respecto de la Ley N° 19.728, por un período máximo de cinco meses.

7. Autorización para celebrar contratos múltiples

Esta disposición nos parece de real utilidad no solo por su obvio beneficio sino porque además viene a dar claridad sobre una de las grandes dudas que los trabajadores han presentado, acerca de la posibilidad de realizar otras labores mientras se encuentran con suspensión o reducción de jornada.

Es el artículo 17 de la ley en comento, el que establece que es totalmente posible celebrar otros contratos de trabajo sin perder los beneficios que otorga la ley de protección al empleo, ni menos poner en riesgo la relación laboral suspendida o con reducción de jornada.

8. Prohibición de discriminar

En forma expresa se prohíbe a los empleadores hacer diferencias o discriminar a los trabajadores que decidieron unilateralmente aplicar la suspensión de contrato, por sobre los que lo hicieron con acuerdo de sus empleadores (artículo 18).

9. Vigencia

Lo cierto es que la vigencia de esta ley es quizá uno de los aspectos más complejos, considerando que se establecen diversas fechas, y la redacción de la norma no es quizás las más clara; dicho esto procederemos a explicar la disposición:

a) Vigencia general. La ley entra en vigencia desde su publicación en el Diario Oficial, es decir, desde el 4 de septiembre, y regirá hasta el 31 de octubre de 2020.

b) Vigencia especial. Desde el 1 de agosto de 2020 para todos los efectos de acceso, cálculo y pago de las prestaciones y giros regulados en la ley.

c) Pactos de reducción de jornada. La vigencia de la ley y la posibilidad de acordar la reducción de jornada es hasta 31 de julio de 2021, con la posibilidad de hacer los pagos hasta agosto del mismo año.

d) Vigencia para beneficios de trabajadores de casa particular. La posibilidad de que estas trabajadoras puedan acceder al ingreso familiar de emergencia, se mantendrá mientras la Ley N° 21.230 se encuentre vigente.

SANTIAGO, viernes 4 de septiembre de 2020.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close