¿Conoces el “Portal del Emprendedor para Comercio Electrónico” que implementó el SII en su web?

El SII abordó los trámites tributarios del “Ciclo de Vida” de un contribuyente, una vez que ha formalizado su emprendimiento como “tienda online”, ya sea, a través de las formas “persona natural” o “persona jurídica”. Se destaca la “Guía para emprendedores” con el detalle de las obligaciones tributarias y el acceso a los nuevos “Regímenes Tributarios” de la Ley N° 21.210. Lo invitamos a conocer este nuevo portal informativo y de aplicación práctica…

• Presentación

En una nueva iniciativa del Servicio de Impuestos Internos con miras a facilitar el cumplimiento tributario, consiste la reciente creación en su web www.sii.cl de un portal informativo y con aplicaciones prácticas, denominado “Portal del Emprendedor para Comercio Electrónico”, a través del cual da a conocer a los emprendedores los pasos que deben realizarse para formalizar su empresa o actividad comercial ante el Servicio. En especial, en el caso de que monten “tiendas online” o “plataformas de comercio” de modo electrónico. Para ello separa a los futuros contribuyentes en dos clases, a saber: persona natural y persona jurídica, según la forma que adoptará el emprendedor para el desarrollo de su empresa o actividad. Además, en cada caso establece sus requisitos y características básicas, definiendo para cada uno de ellos su formalización ante el SII y material de ayuda.

Esta nueva herramienta es fundamental para quienes no son legos en la materia, pues constituye una guía que lo acerca a conocer en detalle cómo funcionan las obligaciones tributarias a la hora de crear una empresa, de modo de evitar que incurran en sanciones tributarias y costos por incumplimiento.

• Formalización ante el SII

En cuanto a la formalización del emprendimiento ante el SII, este identifica en cada caso los siguientes siete (7) pasos que debe realizar el emprendedor en la Unidad del SII, o bien, electrónicamente a través de su web www.sii.cl:

  1. Clave tributaria. Es imprescindible para que el emprendedor se identifique como contribuyente causante de impuestos, bajo su RUT y clave única tributaria de acceso.
  2. Obtención de RUT e I.A. Este paso es fundamental, ya que es la apertura inicial de la actividad comercial como “empresa” o “sociedad”, según la forma que el emprendedor haya adoptado para realizar su comercio o actividad. Asimismo, singulariza por medio del RUT al contribuyente que es causante de impuestos en razón de su emprendimiento, quien deberá velar por el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.
  3. Régimen Tributario para pequeños contribuyentes. Si el nuevo contribuyente “persona natural” cumple con los requisitos para acceder a este Régimen, podrá verse liberado de la obligación incluso de emitir boletas por sus ventas y servicios, los pagos del IVA los realizará cada tres meses y accederá a una tributación simplificada. En caso de que el emprendedor haya adoptado la forma como “sociedad”, entonces, deberá contar con uno de los nuevos Regímenes Tributarios establecidos por la Ley N° 21.210, de D.O. 24.02.2020.
  4. Documentos tributarios. El Servicio propone los dos sistemas hoy vigentes para emitir documentos electrónicos: el sistema gratuito y el sistema de mercado. Acceda a ellos y conózcalos. El contribuyente solo debe operar con uno de ellos.
  5. Declaraciones de impuestos. Conozca las declaraciones mensuales (F29) y anuales de Impuestos a la Renta (F22), que deben cumplir los contribuyentes.
  6. Actualización de información. En esta sección están contenido algunos de los trámites habituales del “Ciclo de Vida” del contribuyente, tales como: ampliación de giro, modificación de domicilio principal, apertura y cierre de sucursales, entre otros. Al modificar los datos, la “persona natural” o “persona jurídica” mantendrá siempre actualizado su información tributaria ante el SII, evitando incurrir en multas por omisión en tiempo y forma.
  7. Término de Giro o de actividad. Esta sección es la última etapa en la vida de un contribuyente y, precisamente, a través de ella, este culmina su negocio o actividad comercial. Si hay utilidades que no han pagado impuestos, entonces, esta es la etapa en que deberá hacerlo, ya sea, a nivel de la “empresa” o “sociedad” y, por supuesto, a nivel de los Propietarios o dueños, en el caso que corresponda.

Acceda al “Portal del Emprendedor para Comercio Electrónico” aquí.

Imagen N° 1. Portal del emprendedor para “Persona natural” y “Persona jurídica”.

Fuente: www.sii.cl en http://www.sii.cl/portales/emprendedor/

Imagen N° 2. Menú “Formalización ante el SII”, según la forma que haya seleccionado para realizar el emprendimiento.

Fuente: www.sii.cl en http://www.sii.cl/portales/emprendedor/

• Material de ayuda

En cuanto al material de ayuda que ofrece el SII, que orientará al futuro contribuyente en el ejercicio de su operación o actividad comercial, este le propone los siguientes seis (6) canales de ayuda:

  1. Guías de ayuda, destacándose la “Guía para emprendedores”. Aquí el SII preparó un documento de 11 páginas denominado “Guía del Emprendedor TIENDAS ONLINE”. Se trata de una guía rápida para el cumplimiento tributario de emprendedores que ofrecen sus productos y servicios a través de “marketplaces” o “plataformas de internet”.

Esta guía contiene:

  • Recomendaciones tributarias para emprendedores;
  • Beneficios de cumplir con las obligaciones tributarias;
  • Alternativas para formar una empresa;
  • Requisitos legales;
  • Trámites;
  • Formalización ante el SII;
  • Documentos tributarios;
  • Declaraciones de impuestos;
  • Régimen de tributación para pequeños contribuyentes, en el caso que sea aplicable;
  • Canales de información y atención por parte del SII.

Imagen N° 3.  Portada de la “Guía del Emprendedor” elaborada por el SII.

Fuente: www.sii.cl en http://www.sii.cl/destacados/guia_emprendedor/guia_emprendedores.pdf.

  1. Más información, donde aborda: Códigos de actividad económica, Portal informativo de la factura electrónica y, por supuesto, los nuevos Regímenes Tributarios.

Esquema N° 1. Nuevos Regímenes Tributarios Ley N° 21.210, de D.O. 24.02.2020.

Enfoque nuevos regímenes Grandes Empresas Pro Pyme
Disposición legal (LIR) 14 A 14 D3 14 D8
• Nombre del Régimen Semi Integrado Pro Pyme General Pro Pyme Transparente
• Tasa IDPC a nivel de la empresa 27%. 25%.
La Ley N° 21.256, de D.O. 2.09.2020 rebajó transitoriamente esta tasa a 10% para los AT 2021, 2022 y 2023, respectivamente.
0%, liberado del IDPC.
• Tasa del IGC a nivel de los Propietarios Hasta 44,45%. Hasta 40%. Hasta 40%.
• Crédito contra el IGC 65% de la tasa del IDPC. 100% de la tasa del IDPC. No tiene crédito por IDPC.

Fuente: elaborado por el editor de contenidos tributarios para efectos prácticos.

  1. Preguntas frecuentes. En esta sección aborda todo lo que debe saber el emprendedor sobre las temáticas de inscripción y obtención de RUT, inicio de actividades comerciales, verificación de actividad, término de giro y modificar o actualizar la información tributaria ante el SII.
  2. Canales de atención;
  3. Oficinas del SII, y
  4. Cursos en línea. Esta sección puede ser de especial interés para el emprendedor para capacitarse en materia de impuestos a través de cursos modalidad “E-learning” y, sobre todo, en el caso de que pueda reemplazar una sanción tributaria en particular por la realización de un curso o capacitación del SII, según lo instruido por la normativa vigente. Sugerimos revisar cada cierto tiempo esta sección, conocer sus novedades y aprender sobre los temas de educación tributaria del SII para los contribuyentes.

Imagen N° 4. Menú “Material de ayuda”, según la forma que haya seleccionado para realizar el emprendimiento.

Fuente: www.sii.cl en http://www.sii.cl/portales/emprendedor/

• Forma legal para emprender: ¿persona natural o persona jurídica?

No es lo mismo emprender como “persona natural”, caso en el cual, la persona lo hace bajo su propio RUT, asumiendo derechos y obligaciones, pero, sobre todo, puede llegar a comprometer su patrimonio personal. Esta es la principal desventaja. Esto último porque se confunde el patrimonio de la “empresa” o emprendimiento de aquel que es propio, particular o familiar. Ambos patrimonios, entonces, están amparados bajo un mismo RUT ante el SII. Por supuesto, que esta forma de realizar un emprendimiento no es la más recomendada. No obstante, es simple y útil en el caso de emprendimientos de tipo pequeños y que sean menos riesgosos. Por ejemplo, Juan Pérez se dedicará a vender frutos secos a través de una plataforma internet. Es menos burocrática, desde el punto de vista de su comienzo o constitución, ya que basta que Juan Pérez concurra al SII o le presente una declaración de Inicio de Actividades, vía internet, informando el capital inicial que dispone para comenzar su emprendimiento.

Distinto es el caso de un emprendimiento por medio del empleo de la figura de “sociedad”, la cual recurre al concepto de “contrato de sociedad” y que reúne a dos o más personas para realizarlo. Aquí los riesgos del negocio de cierta forma se minimizan. Se comparten las pérdidas, pero también las utilidades. Sin embargo, aunque parezca insólito en nuestro derecho, también hay “sociedad” en el caso del emprendimiento que se realiza bajo la figura de una “EIRL” (Empresa Individual de Responsabilidad Limitada). Esta figura especial fue adoptada en nuestro país como una forma de llevar a cabo el emprendimiento como “persona natural”, pero protegiendo directamente el patrimonio personal o familiar de su titular o dueño, que es siempre una “persona natural”. Esto, por cierto, hace que esta forma legal para emprender sea mucho menos riesgosa para el Propietario o dueño de la “empresa” frente a terceros (acreedores), si la comparamos con la forma “persona natural” denominada “E.I.” (Empresa Individual).

La “EIRL” se encuentra regulada en nuestro país por la Ley N° 19.857, de D.O. 11.02.2003 que “Autoriza el Establecimiento de Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada”.

Así, como existe la “EIRL” cuyo titular es solo un único dueño (una persona natural), también el legislador creó años más tarde la figura de la “SpA” (Sociedad por Acciones). Esta sociedad puede tener también un único dueño, que tiene la calidad de “accionista”, pero a diferencia de la “EIRL” puede ser incluso una “persona jurídica”. En efecto, tanto la “EIRL” como la “SpA” son “personas jurídicas”, pero en el caso de la “SpA” puede existir otra “persona jurídica” que sea su dueño. La “SpA” es más bien un híbrido entre sociedades de personas y sociedades de capital. Si desea aprender más sobre ella, favor, remítase a la Ley N° 20.190, de D.O. 5.06.2007.

Cabe señalar que, en la Ley de la Renta existen dos niveles de tributación, en cuanto al pago de los Impuestos Anuales a la Renta, a saber: a nivel de la “empresa” o “sociedad” y a nivel de los “Propietarios” o dueños de esta.

En el primer nivel de tributación, el impuesto que debe pagarse es el denominado “Impuesto de Primera Categoría” (IDPC), que también es conocido como impuesto corporativo a nivel de la “empresa” o “sociedad”, y cuya tasa dependerá del Régimen Tributario en que esta se encuentre, pudiendo ser: 27% para “empresas” 14 A, 25% para “empresas” 14 D N° 3 (esta tasa disminuyó transitoriamente a 10% durante los AT 2021, 2022 y 2023, según la Ley N° 21.256, de D.O. 2.09.2020), o 0% en el caso de las “empresas” 14 D N° 8, todas las disposiciones legales antes citadas son a la Ley de la Renta (LIR).

El IDPC es un impuesto de categoría, correspondiendo a la Primera Categoría de la LIR, esto es, por la generación de rentas fruto de la explotación o manejo, principalmente, del capital (bienes o recursos, tales como: dinero, maquinarias, muebles, terrenos, etc.) que fue aportado por los Propietarios o dueños a la “empresa” o “sociedad”. Las rentas que produzca el capital de la “empresa” o “sociedad” pertenecen a la Primera Categoría y, en consecuencia, se afectan con el impuesto de esta categoría. Es un impuesto de tasa fija.

En el segundo caso, las utilidades o incrementos de patrimonio producidos por la “empresa” o “sociedad” en la explotación del negocio o emprendimiento, reciben la denominación de “Rentas Empresariales”, que al ser retiradas, remesadas o distribuidas, o incluso asignadas a los Propietarios (en el caso del Régimen Tributario del 14 D) N° 8 de la LIR) les corresponderá un pago de Impuestos Anuales a la Renta, conocido como “Impuestos Personales” o “Impuestos Finales”. Aquí intervienen el Impuesto Global Complementario (IGC) en el caso de las personas naturales con domicilio o residencia en Chile, e Impuesto Adicional (I.A.) de la LIR respecto de las personas naturales y personas jurídicas, cuando no tengan domicilio, ni residencia en Chile. La tasa máxima marginal de la tabla del IGC es 40%, pero dependiendo del Régimen Tributario puede alcanzar hasta un 44,45%, en el caso de los Propietarios de “empresas” o “sociedades” del Régimen Tributario 14 A) de la LIR o “Semi Integrado”.

Formas legales o tipos jurídicos para emprender

Luego de la explicación anterior, si una persona adopta la forma “persona natural”, entonces, su tipo tributario será “E.I.”, es decir, “Empresa Individual” o “Unipersonal”, cuyo propietario legal es siempre una sola persona. También “E.I.” está referido al “Empresario Individual” para fines de los “impuestos finales”. En el caso de “E.I.”, la propia persona natural realizará el emprendimiento bajo su propio RUT, por cuanto deberá asumir para los fines del Impuesto a la Renta, en primer lugar, la tributación como “empresa” a nivel del impuesto de Primera Categoría (IDPC). En segundo lugar, como Propietario a nivel de impuestos personales o finales de la Ley de la Renta, se verá afectado con el IGC o I.A., según corresponda. Estos dos aspectos de la tributación a nivel del Impuesto a la Renta se ven reflejados en el mismo F22 de la persona natural, pues, esta debe cumplir con una sola declaración de impuestos, donde declara ambos. Por eso tributariamente existe una “confusión” en el caso de la “E.I.”, ya que este declara las rentas de la empresa y también sus rentas personales. En tanto que, en el caso de las “sociedades” se separan las aguas, resultando más fácil su abordaje sobre todo en el caso de fiscalización del SII.

En cambio, si el emprendimiento la persona lo realiza bajo la figura de “persona jurídica”, es decir, un ente ficticio pero que tiene vida propia en la vida del derecho, pues, al igual que la persona natural también contempla derechos y obligaciones, lo que se traduce que la “empresa” es ahora una “sociedad”. En este caso, la empresa puede adoptar alguno de los siguientes tipos jurídicos, a saber: “EIRL” si se trata de una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada, “SP” si se trata de una “Sociedad de Personas”, “SpA” si se trata de una “Sociedad por Acciones”, “S.A.” si se trata de una “Sociedad Anónima” (abierta o cerrada), o bien, “CPA” si se trata de una “Comandita por Acciones”.

La “sociedad” es contribuyente exclusivamente del IDPC, sin perjuicio de otros tributos d categoría, declarándolo bajo su RUT y empleando su propio F22. En tanto que sus Propietarios (socios o accionistas), lo son respecto de los “impuestos finales” (IGC o I.A.), declarándolos también bajo su propio RUT, como personas naturales, pero empleando un F22 diferente al de la “sociedad”.

Finalmente, existen otros tipos o entes sin personalidad jurídica que identifica el SII para efectos de impuestos. Tal es el caso, por ejemplo, de “CM” en el caso de las “Comunidades”, pero aquí no estamos en presencia de una persona jurídica propiamente tal, ya que las “Comunidades” son más bien una agrupación de personas naturales que suelen nacer, según lo ha explicado el SII, de “hechos” y no de la “voluntad de las partes”.

“Las comunidades son entidades distintas a las sociedades toda vez, que suelen nacer de hechos y no de contratos, es decir, no nacen de la voluntad de las partes. No gozan de personalidad jurídica propia y en este sentido su representante actúa por los comuneros y no por la comunidad, al igual que las deudas, éstas son divididas en partes iguales entre los comuneros. En cambio, la sociedad nace de la voluntad de las partes, goza de personalidad jurídica propia y por tanto su representante o administrador representa a la sociedad y no a los socios y las deudas son cubiertas por el patrimonio social.”  

 
Algo similar ocurre en el caso de la “Sociedad de Hecho”, la cual se trata de un tipo de “sociedad” que no cumple con las solemnidades o formalidades legales desde el punto de vista del “Contrato de Sociedad”, por cuanto, puede ser una “SP”, o sea, una “Sociedad de Personas”, pero que en el proceso de constitución legal adolece del cumplimiento de alguno de los requisitos de existencia. Por ejemplo, la “sociedad” no ha sido inscrita en el Registro de Comercio ni tampoco publicada en el Diario Oficial. Estas exigencias son propias del antiguo sistema de constitución de sociedades.

“Esta es una modalidad propia de un contrato que, aunque no produce efecto entre los socios, la ley la acepta con el objeto de proteger los intereses de las personas que han contratado con la sociedad o que han hecho negocios con este tipo de entidades. Los socios de una sociedad de hecho responden solidariamente por las obligaciones contraídas a nombre de ella, lo que significa que cada uno responde con todos sus bienes por el total de las deudas de la sociedad y ante terceros los socios no pueden alegar ninguna limitación de responsabilidad. La ley es estricta, pues su objetivo es amparar a terceros que contratan con una sociedad que no ha sido constituida en forma legal, de modo que los socios no pueden alegar su nulidad para eximirse de las obligaciones contraídas.” 

 
También encontramos la figura del “Contrato de Asociación” o “Cuentas en Participación” que se trata más bien de un tipo de negocio oculto a terceros. El SII ha señalado lo siguiente respecto a este tipo de entes sin personalidad jurídica:

“No constituye una sociedad ni da origen a una persona jurídica distinta, pero se trata junto a las sociedades en la ley. El Código de Comercio chileno las define como un contrato por el cual dos o más comerciantes toman interés en una o muchas operaciones mercantiles, instantáneas o sucesivas, que debe ejecutar uno de ellos en su solo nombre y bajo su crédito personal, a cargo de rendir cuenta y dividir con sus asociados las ganancias o pérdidas en la proporción convenida.  Es similar a una sociedad en comandita en que sólo aparece ante terceros el gestor quien es el único que se obliga y a su vez está relacionado con sus asociados por la obligación de rendirles cuenta y participarles lo que corresponda. A pesar de esta definición, puede efectuarse entre no comerciantes y para operaciones civiles. Los terceros tienen acción contra el gestor, el cual aparece como único dueño del negocio. El Código Tributario reconoce, para efectos de impuestos, las relaciones que ligan al gestor con sus asociados, siempre que se pruebe fehacientemente la existencia y condiciones de la asociación. Si así no se hace, el impuesto grava al gestor como único responsable de los impuestos, según el Art. 28° Código Tributario.” 

 
• Noticia sobre “Tu Empresa en un Día”

La plataforma “Tu Empresa en un Día” permitirá ahora hacer inicio de actividades y abrir cuenta corriente bancaria de manera remota. Por lo que invitamos al lector a revisar en detalle esta noticia publicada en “El Mostrador” el pasado 14 de septiembre de 2020. Para revisarla acceda aquí.

Si desea continuar leyendo sobre estos temas, le invitamos a hacerlo a través de Checkpoint Tributario, en su sección “Tributación Avanzada”, menú “Elección del Tipo Jurídico para realizar Negocios en Chile”, donde podrá conocer los aspectos legales y tributarios de las principales formas para realizar el comercio en nuestro país. Si no cuenta con nuestro producto Checkpoint, lo invitamos a consultar con alguno de nuestros ejecutivos.

SANTIAGO, miércoles 16 de septiembre de 2020.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *