MCT 509 (Editorial Mayo 2020) – “Tributación de las Pymes, según Reforma Tributaria Ley N° 21.210”

En esta quinta edición del mes de mayo 2020, abordamos, en primer lugar, el Tema de Contingencia denominado “Beneficios tributarios transitorios desde abril 2020”, por medio del cual, el Área Editorial Tributaria nos presenta una síntesis informativa de los principales beneficios tributarios (IVA, PPMO, impuestos anuales a la renta y por impuesto territorial), vigentes a partir del mes de abril de 2020, con ocasión de la crisis sanitaria por “coronavirus”, consistentes en medidas tributarias dispuestas por el gobierno de turno orientadas a dar “liquidez”, pudiendo optar y/o aplicar a ellas las personas y empresas; en especial, las Mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas).

Las medidas tributarias están focalizadas en dar liquidez a personas y empresas, postergando el pago del IVA, suspendiendo los Pagos Provisionales Mensuales (PPM), aplazando el pago del impuesto a la renta de las empresas, incluida la primera cuota del impuesto territorial y rebajando transitoriamente la tasa del impuesto de timbres y estampillas (ITE), entre otras poco conocidas, instruidas por el Decreto N° 420, de D.O. 1.04.2020, del Ministerio de Hacienda, y la Ley N° 21.225, de D.O. 2.04.2020. Las medidas son transitorias y hasta por el plazo de 12 meses, según lo informado por el referido decreto.

A continuación, en el Tema de Colección del mes de tratamos “Tributación de las Pymes, según Reforma Tributaria Ley N° 21.210”, a través del cual los autores Juan Pizarro Bahamondes y Elías Casanova Cabrera nos dan a conocer el actual escenario que enfrentan las Pymes (micro, pequeñas y medianas empresas) a partir del 1.01.2020, con ocasión de la Reforma Tributaria de la Ley N° 21.210, que “Moderniza la Legislación Tributaria”, analizando, en particular, a los nuevos regímenes “Pro Pyme General” (art. 14, letra D) N° 3 de la LIR) y “Pro Pyme Transparente” (art. 14, letra D) N° 8 de la LIR), con plazo prorrogado para optar por ellos hasta el 31.07.2020.

Cabe señalar que en el nuevo escenario adquiere relevancia el concepto de “Pyme” para los fines exclusivos de la Ley de la Renta (LIR), catalogación a la cual podrán acceder las más de 900 mil Pymes hoy vigentes en nuestro país. Si bien sabemos que “Pyme” son las pequeñas y medianas empresas, la denominación más apropiada es hablar de “Mipymes” que comprende también a las microempresas (excluyendo a las grandes).

No obstante, el nuevo art. 14, letra D) de la LIR instituye un nuevo régimen tributario para las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes), que da cuenta de un régimen especial para incentivar la inversión, capital de trabajo y liquidez de las Pymes, denominado “Régimen Pro Pyme”, donde el concepto tributario “Pyme” es clave y restringido únicamente al art. 14, letra D) de la LIR. Para ello es necesario que la empresa cumpla con tres (3) condiciones copulativas, a saber:

  1. El capital efectivo al inicio de sus actividades debe ser menor o igual a 85.000 UF (referencia $ 2.406.- millones al 1.01.2020), según su valor al primer día del mes de inicio;
  2. El promedio anual de ingresos brutos del giro (excluye los ingresos extraordinarios por operaciones de ganancias de capital o esporádicos por ventas de activo fijo), ya sean percibidos o devengados, incluyendo aquellos de entidades relacionadas (art. 8° N° 17 del C. Tributario) quienes también anualmente deberán informarlos a la empresa que realiza este cálculo, de los últimos tres (3) años previos al del ingreso al régimen, o del promedio de ejercicios efectivo (2 o 1 año, según corresponda), si el tiempo de la empresa fuera menor, debe ser siempre menor o igual a 75.000 UF (referencia $ 2.123.- millones al 31.12.2019), lo que debe mantener mientras se encuentra acogida al régimen. Este límite podrá excederlo por una sola vez. Asimismo, los ingresos brutos de un ejercicio no podrán exceder de 85.000 UF (referencia $ 2.406.- millones al 31.12.2019). El valor de la UF se tomará al último día del respectivo ejercicio, y
  3. El conjunto de los ingresos que percibe la Pyme en el año comercial respectivo, correspondientes a las actividades del art. 20 N°s. 1 y 2 de la LIR (no se computarán las rentas por la posesión o explotación de bienes raíces agrícolas); participaciones en contratos de asociación o cuentas en participación (excluye la enajenación de estos bienes), y por la posesión o tenencia a cualquier título de derechos sociales y acciones de sociedades o cuotas de fondos de inversión, no debe exceder del 35% del total de los ingresos brutos del giro de la empresa.

Si la empresa cumple las condiciones anteriores, entonces, puede pertenecer al nuevo régimen “Pro Pyme”, caracterizado principalmente porque la tasa del impuesto de Primera Categoría sigue siendo de 25% y que será aplicable a un resultado tributario determinado con base en los ingresos percibidos menos los costos y gastos pagados, con obligación de llevar contabilidad completa, pero pudiendo optar a una contabilidad simplificada hasta el 30 de abril de cada año (aunque para este año 2020, el SII informó que también se prorrogó el plazo para optar por una contabilidad simplificada hasta el 31 de julio de 2020). La tasa de PPMO es de 0,25% en el año de inicio o cuando los ingresos brutos del giro del año anterior no exceden de 50.000 UF (referencia $ 1.416.- millones al 31.12.2019), de lo contrario, la tasa aumenta a 0,5%. En tanto que, los propietarios respecto a sus impuestos personales (IGC o IA) tributarán con base en los retiros, remesas o dividendos percibidos, con derecho a crédito total por el impuesto de Primera Categoría pagado por la empresa de dicho régimen.

Por otra parte, el autor se refiere también al nuevo régimen “Pro Pyme Transparente”, que, para pertenecer a él, la empresa primero debe cumplir con el concepto tributario de “Pyme”, antes señalado. Además, el requisito esencial es que los propietarios de la empresa deben ser solo contribuyentes de impuestos finales, ya sea, IGC o IA, según corresponda. En ningún caso podrá tener un socio, por ejemplo, que sea una persona jurídica con domicilio en Chile, pero sí este socio podría ser una persona jurídica sin domicilio ni residencia en Chile. La empresa en este régimen especial se libera de pagar el impuesto de Primera Categoría, siendo el PPMO de una tasa de 0,2% en el año de inicio o en la medida que sus ingresos brutos no excedan de 50.000 UF (referencia $ 1.416.- millones al 31.12.2019), de lo contrario, la tasa aumenta a 0,5%. Por su parte, los propietarios deberán pagar sus impuestos finales con base en el resultado tributario positivo que determine la empresa al 31 de diciembre. Esta mecánica de tributación de los dueños resulta similar a la del ex régimen del art. 14 ter, letra A) de la LIR, que estuvo vigente hasta el 31.12.2019.

Para pertenecer a “Pro Pyme” o “Transparencia Tributaria”, cumplidos los requisitos en uno u otro régimen, según corresponda, la empresa debe dar aviso al Servicio, según la Ley N° 21.210, hasta el 30 de abril de cada año, plazo que para este 2020 prorrogó el Decreto N° 420[1], de D.O. 1.04.2020, del Ministerio de Hacienda, que “Establece Medidas de Índole Tributaria, para Apoyar a las Familias, Los Trabajadores y a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, en las Dificultades Generadas por la Propagación de la Enfermedad Covid-19 en Chile”, conforme a su Artículo 1° N° 6), al señalar:

“Prorrógase hasta el 31 de julio de 2020 la fecha para optar a los regímenes de tributación que establece el artículo 14 letra A), y letra D) número 3 y número 8, de la Ley sobre Impuesto a la Renta, conforme a lo señalado en dicho artículo y en los artículos noveno transitorio y decimocuarto transitorio, ambos de la ley Nº 21.210.”

Lo anterior, es solo una panorámica general de los nuevos regímenes a que se refiere nuestro autor en esta edición, pero hay muchos más aspectos de interés para tomar una decisión informada, como, por ejemplo, cuál es el costo tributario total para el binomio empresa-propietarios, qué sucede con las empresas de explotación individual, el tipo de contabilidad, los registros, los beneficios y características, las limitaciones, ventajas y desventajas. Lo invitamos a descubrir y a informarse sobre los nuevos regímenes tributarios que debutarán en la próxima Renta AT 2021.

Seguimos con las Interpretaciones Administrativas, donde destacamos la Circular N° 28, de 9.04.2020, por medio de la cual el SII imparte instrucciones sobre la “sobretasa” anual y pagadera en cuatro cuotas a partir del 2020, introducida por la Reforma Tributaria Ley N° 21.210 a la Ley N° 17.235 sobre Impuesto Territorial, que va en un rango de 0,075% y hasta 0,275%, devengándose al 1 de enero de cada año y cuyo cálculo se realiza sobre la suma total de los avalúos fiscales de los bienes raíces inscritos en el Conservador de Bienes Raíces, de propiedad de personas naturales, jurídicas y entidades sin personalidad jurídica, al 31 de diciembre del año anterior a su devengo, quienes podrán impetrarla para efectos de la LIR como gasto o crédito, ya sea, parcial o totalmente. Hasta 670 UTA (referencia $ 398.968.920.- a diciembre 2019) de avalúo fiscal no se aplica la “sobretasa”.

En la sección Jurisprudencia Judicial abordamos una sentencia del Tribunal Tributario y Aduanero (TTA) de Antofagasta, del 17.04.2019, que hemos titulado Lo que prima es la realidad de los hechos, esto es, quien realmente ejecutó los hechos gravados, a través del cual el TTA acogió el reclamo tributario de una contribuyente en contra de las Liquidaciones N°s. 435 a 441, de fecha 1.12.2017, practicadas por el SII por el cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA) e Impuesto a la Renta, subdeclarados o no declarados. El TTA al valorar los antecedentes conforme a la regla de la sana crítica concluyó que tiene por suficientemente acreditado que las actividades generadoras de las operaciones, fueron efectivamente desarrolladas por otro contribuyente (quien percibió materialmente los ingresos), y no por la reclamante. Por lo que prima es la realidad de los hechos, esto es, quien realmente ejecutó los hechos gravados; de modo que, la inexistencia del cambio de domicilio o del aviso de término de giro, constituirían a lo más omisiones de deberes tributarios, mas no que la reclamante sea el sujeto pasivo de obligaciones tributarias devengadas en operaciones que, materialmente, desarrolló un contribuyente distinto. No condena en costas a la reclamada por haber tenido motivo plausible para reclamar.

Este fallo que también puede ser consultado en la cita online CL/JUR/4672/2019, nos enseña, a juicio del editor de contenidos, que aunque la reclamante no dio los avisos al SII de cambio de domicilio (F3239 sobre “Modificación y Actualización de la Información”) o de término de giro (F2121 sobre “Aviso y Declaración por Término de Giro”), pues había entregado en arrendamiento a otro contribuyente el inmueble de su propiedad, junto a los bienes con los cuales realizaba una actividad comercial, incluyendo también las patentes municipales, tales omisiones de deberes tributarios no la hacen responsable de continuar declarando y pagando los impuestos por la continuación del giro o actividad comercial emprendida ahora por el arrendatario, toda vez que el TTA pudo constatar que los hechos gravados durante el período del arrendamiento habían sido realizados efectivamente por el arrendatario, quien, además, percibió materialmente los ingresos. Sin embargo, a juicio de este editor, habría resultado más práctico si la contribuyente (arrendadora) se hubiera puesto de acuerdo con su arrendatario para dar los avisos correspondientes al SII, de manera oportuna, en tiempo y forma, así se habría evitado toda la contingencia administrativa y judicial por la que tuvo que pasar, con los costos que ello le significó.

No obstante, resulta interesante la conclusión a la cual, finalmente, derivó el TTA, puesto que el sujeto pasivo de impuestos en el cumplimiento de las obligaciones tributarias (F29 y F22), debe corresponder a quien efectivamente realizó los hechos gravados. En este caso, el arrendatario se hizo el leso y pretendía que su arrendadora continuara cumpliendo con las obligaciones tributarias del negocio primitivo, en circunstancias que él continuó explotándolo. Más aún, el SII pretendía cobrar los impuestos a la parte arrendadora por la gestión de las operaciones del arrendatario, quien tampoco no declaraba ni pagaba. El TTA, finalmente, con su decisión corrigió una práctica que es bien sabida y que seguirá ocurriendo: “al Fisco no le interesa quien le pague el impuesto, sino que le paguen el impuesto”, lo que muchas veces se traduce en fiscalizaciones injustas y hasta en el cobro indebido a los contribuyentes, en especial, aquellos que por ignorancia o desidia omitieron dar los avisos al SII. ¡Que a usted no le pase!

En la sección Diario Oficial destacamos todo el listado de publicaciones realizadas durante marzo y a principios de abril, pues son del interés de nuestros lectores, particularmente aquellas de índole laboral y tributaria, que han surgido básicamente como resultado de la crisis sanitaria por “coronavirus”. En particular, recomendamos revisar la del D.O. N° 42.621, del miércoles 1.04.2020, correspondiente al Decreto N° 420, del 30.03.2020, del Ministerio de Hacienda que “Establece medidas de índole tributaria, para apoyar a las familias, los trabajadores y a las micro, pequeñas y medianas empresas, en las dificultades generadas por la propagación de la enfermedad Covid-19 en Chile”. Al leer esta norma, nuestro lector conocerá las diez (10) medidas tributarias transitorias que dispuso el gobierno de turno, con un plazo general de vigencia de doce (12) meses y hasta que se extingan todos sus efectos (contado desde la declaración de zonas afectadas por la catástrofe, al tenor del DS N° 107, de 2020, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública) para hacer frente a los problemas de liquidez de personas y empresas frente al Impuesto al Valor Agregado (IVA), al postergar su pago correspondiente a los F29 de los PT marzo, abril y mayo, respectivamente (pagos que se realizan en abril, mayo y junio); al igual que la prórroga de la primera cuota del mes de abril del impuesto territorial; la posibilidad de suspender el PPMO que se paga en los meses de abril, mayo y junio (PT marzo, abril y mayo, respectivamente); la devolución anticipada del impuesto anual a la renta del AT 2020 para independientes y Mipymes, en general; la prórroga del pago del impuesto a la renta hasta el 31.07.2020; la prórroga excepcional de las empresas para acogerse a los nuevos regímenes de tributación hasta el 31.07.2020; la devolución de la retención por honorarios correspondiente a los meses de enero y febrero 2020; la facultad dada a la TGR para dar facilidades de pago, celebrar convenios y aplicar condonaciones; la facultad también dada al SII para condonar total o parcialmente los intereses penales y multas de las declaraciones de impuestos fuera de plazo y, por último, la condonación de los intereses en el pago fuera de plazo de las cuotas de impuesto territorial, hasta el 30.09.2020. Todas estas medidas podrá también revisarlas y discutirlas en detalle al consultar nuestro primer tema “Beneficios tributarios transitorios desde abril 2020”. Además, si lo desea, podrá complementar a través de www.tributariaaldia.cl, donde podrá acceder a contenido gratuito y a las opiniones de nuestros especialistas.

Finalmente, junto a nuestro equipo editorial lo invito a disfrutar de esta quinta edición 2020, la que ciertamente no agota los temas tributarios de que trata, siendo nuestro especial deseo que usted, estimado lector, los aproveche al máximo y que le sirvan de real apoyo en su trabajo o estudio diario.

Cordialmente,

Heriberto Urrutia M.
El Editor de Contenidos MCT
Área Editorial
Thomson Reuters

[1] El Decreto Supremo N° 420 fue posteriormente modificado por el Decreto Supremo N° 553, de D.O. 18.04.2020, incorporando al artículo 1° un nuevo numeral del siguiente tenor: “11) Prorrógase hasta el 31 de julio de 2020 para los contribuyentes que tributan en base a renta presunta la fecha del procedimiento para optar por tributar sobre la base de renta efectiva demostrada según contabilidad completa que establece el párrafo 3° del N° 4 del artículo 34 de la Ley sobre Impuesto a la Renta, respecto de las rentas obtenidas en el ejercicio 2019. Para estos efectos, facúltase al Servicio de Impuestos Internos para que, mediante resolución, determine el procedimiento para que los contribuyentes realicen las actuaciones requeridas para que tributen conforme con la opción ejercida.”.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *