MCT 512 (Editorial Agosto 2020) – “¿Por qué preferir el Régimen Tributario ´Pro Pyme´ del 14 D), N° 3 de la LIR”

En esta octava edición, mes de agosto del año 2020, abordamos, primeramente, el Tema de Contingencia denominado Procedimiento para acogerse a los nuevos regímenes”, a través del cual el Área Editorial Tributaria nos presenta el procedimiento que deben seguir los contribuyentes para acogerse a los nuevos Regímenes Tributarios de la Ley N° 21.210, aplicables desde el 1.01.2020, según la Resolución Ex. SII N° 82, de 17.07.2020. Asimismo, de la ampliación del plazo hasta el 30.09.2020, para que los contribuyentes de la Primera Categoría realicen este trámite.

Nuestro lector podrá revisar por medio de un esquema los principales aspectos tratados por la citada Resolución Ex. SII N° 82, por medio de su resolutivo 1°, tales como: A. Regímenes Tributarios del artículo 14 de la LIR; B. Traspaso de regímenes vigentes al 31.12.2019 a los nuevos a contar del 1.01.2020; C. Inicio de actividades e inscripción al nuevo régimen; D. Cambio de Régimen Tributario y tipo de Contabilidad; E. Asignación de Régimen Tributario por parte del SII, y F. Incumplimiento de los requisitos de permanencia. Posteriormente, podrá complementar este tema con el que se señala a continuación, por medio del cual adquirirá el conocimiento fundamental sobre el Régimen Tributario “Pro Pyme” o del artículo 14, letra D) N° 3 de la Ley de la Renta.

A continuación, en el Tema de Colección del mes de tratamos “¿Por qué preferir el Régimen Tributario “Pro Pyme” del 14 D), N° 3?” a través del cual el editor de contenidos de Thomson Reuters invita a nuestros lectores a revisar algunas de las razones para que la “Pyme” se mantenga u opte este año comercial 2020, al nuevo Régimen Tributario “Pro Pyme”, cuya aplicación recientemente prorrogada se extiende hasta el 30.09.2020 y, de paso, llevar a la práctica la Resolución Ex. SII N° 82, de 17.07.2020.

El lector obtendrá una visión general de los Regímenes Tributarios, en especial, el “Pro Pyme”, lo que le permitirá a su empresa y/o cliente tomar la decisión de quedarse en él, o bien, migrar a otro régimen más adecuado. En todo caso, téngase presente que, sea cual sea el Régimen Tributario que corresponda o determine la empresa aplicar, sus propietarios deberán siempre enfrentar como costo tributario, la tasa de sus impuestos finales, es decir, IGC o I.A., según corresponda. Por ende, la tasa de los impuestos finales es el verdadero costo por Impuestos Anuales a la Renta, ya sea, en los Regímenes Tributarios 14 D) N° 3 y 14 D) N° 8, la cual con la Reforma Tributaria puede alcanzar una tasa máxima de 40%, en tanto que, en el Régimen 14 A) o “Semi Integrado” resulta aún más costoso, llegado incluso a 44,45%.

Seguimos con las Interpretaciones Administrativas, donde destacamos la Resolución Ex. SII N° 80, de 14.07.2020, referida a que “Se establece el F50 para la declaración y pago del “ISFUT” aplicable al “FUT” (Códigos 805, 808 y 810) y “FUR” (Códigos 823, 824 y 825), cuyo saldo provenga de utilidades tributables al 31.12.2016, según establece el artículo vigésimo quinto transitorio de la Ley N° 21.210. Se modifica la Resolución Ex. SII N° 27, de 2009”.

Las instrucciones particulares sobre cómo se determina el “ISFUT”, nuestro lector podrá revisarlas en detalle en Checkpoint Tributario, consultando “Nuevo régimen opcional ´ISFUT´ con Reforma Tributaria Ley N° 21.210”, Cita: CL/DOC/704/2020 y que están referidas a la Circular N° 43, de 24.06.2020.

En la sección Jurisprudencia Judicial abordamos una sentencia del Tribunal Tributario y Aduanero (TTA) de Santiago, del 17.01.2020, que hemos titulado “TTA rechazó el reclamo de un contribuyente por no acreditar suficientemente la pérdida tributaria, denegándole el PPUA”, quien rechazó el reclamo tributario en contra de una Resolución denegatoria, emitida por la XV Dirección Regional Metropolitana Santiago Oriente del Servicio de Impuestos Internos, que le denegaba la devolución solicitada por concepto de PPUA de $ 81.048.059.- del AT 2013, originado principalmente por una “pérdida en inversiones en el extranjero”, por no haber aportado al proceso los Libros Diario, Mayor y la documentación de respaldo que la acreditaba fehacientemente, omitiendo la determinación de la RLI y del FUT, ambos al 31.12.2012. No obstante, el TTA liberó a la parte reclamante del pago de costas, por haber tenido motivo plausible para litigar.

Este fallo que también puede ser consultado en la cita online CL/JUR/20349/2020, nos enseña, a juicio del editor de contenidos, que la parte reclamante se perdió la oportunidad de haber recuperado $ 81.048.059.-, más su reajuste, que muy bien habrían contribuido a “liquidez” de la empresa, sobre todo porque este fallo lo dictó el TTA durante la época de crisis económica. Las razones de por qué ocurrió esto, ya las conocemos de sobra: la falta de documentación fehaciente, es decir, no se aportó los Libros Diario, Mayor, determinación de la RLI y FUT, y demás antecedentes sustentatorios del PPUA. ¿Por qué no haber aclarado las observaciones de la Renta en la etapa administrativa?, y si todo pasó por una falta de antecedentes, entonces, ¿cuál era el problema de no haberlos aportado en tiempo y forma? Sabe, estimado lector, ¿cuál es el “meollo” de estos asuntos? En mi experiencia como analista tributario senior, durante diez años, en un prestigioso holding nacional, con inversiones en el exterior, cuando las observaciones tributarias dicen relación con la justificación de la pérdida tributaria, el mandatario que representa al contribuyente frente al Servicio de Impuestos Internos debe, si se quiere recuperar la totalidad del PPUA, o parte importante del mismo, llevarle al fiscalizador destacadas las principales partidas de gastos o pérdidas del Balance de 8 Columnas, junto con un detalle de su determinación, acompañando fotocopias de los folios de las cuentas y sus movimientos que las explican, a nivel de Libros Diario y Mayor. Además, es lógico que el Servicio querrá revisar la correcta determinación de la RLI, sus agregados y deducciones, con las explicaciones respectivas y antecedentes de respaldo. Al Servicio debe llevársele la “pega hecha” y con las partidas contables y tributarias, que originan la discusión, ya destacadas, además, de los libros contables en que se registraron las principales anotaciones. De esta manera, usted se asegura que el fiscalizador realizará una primera revisión “guiada”, y si la estima suficiente, entonces, se acabó la fiscalización. Por su parte, si necesitara profundizar alguna otra partida, entonces, se le deja a su disposición cualquier otro antecedente ligado con la justificación de la pérdida y/o revisión de la Declaración Anual de Impuestos a la Renta.

Es un error fatal, en mi opinión, llevarle al fiscalizador sendas cajas con archivadores con facturas, libros y papeles contables y de control interno a discreción, etc., sin haber realizado primero un plan de trabajo conjunto de cómo abordar la revisión. El trabajo se hace de a dos y, si el fiscalizador no lo quiere así, usted deberá proporcionarle la sustentación y determinación de las partidas, por lo menos, las más significativas. Usted es el primer interesado en ejercer sus derechos legítimamente y asegurarse que la solución llegue a feliz término. Los contribuyentes pierden importantes oportunidades de recuperar impuestos pagados, simplemente, por omisión, por desorden, por falta de claridad, por falta de un contacto apropiado con el Servicio, dejando las observaciones tributarias a la deriva y que se solucionen solas. Lo que no ocurrirá, al menos, en casos de pérdidas tributarias y devoluciones asociadas a las mismas. Se lo dice “Juan Segura…”

En la sección Diario Oficial destacamos la publicación en el D.O. N° 42.694, del miércoles 1.07.2020, del extracto de la Circular N° 43, de 24.06.2020 sobre “Nuevo impuesto sustitutivo al FUT”. Asimismo, en este mismo orden de ideas, en el D.O. N° 42.710, del martes 21.07.2020 se publicó el extracto de la Resolución Ex. SII N° 80, de 14.07.2020 que “Establece formulario para fines que indica”, esto es, “establece formulario para declarar y pagar el Impuesto Sustitutivo de los impuestos finales, aplicable sobre utilidades tributables acumuladas y utilidades reinvertidas que permanezcan en el Fondo de Utilidades Reinvertidas (FUR), que establece el artículo vigésimo quinto transitorio de la Ley N° 21.210. Modifica Resolución Ex. SII N° 27, del 25 de febrero del 2009”. ¿A quiénes interesa este tema? A toda aquella empresa que arrastra, en lo inmediato, al 31.12.2019 un remanente de utilidades tributables en el registro “STUT”, que, a su vez, provienen del ex registro “FUT” al 31.12.2016. Por lo que le sugiero evaluar la conveniencia de la opción de pago, de manera anticipada, de un impuesto sustitutivo o “ISFUT”, con tasa general fija de 30%, en vez que los propietarios deban tributar, en el futuro, cuando realicen retiros, se les remese o distribuyan dichas utilidades con los impuestos finales (IGC o I.A., según corresponda). El pago anticipado del “ISFUT” respecto de estas utilidades, permite liberarlas y dejarlas inmediatamente como “libres de impuesto” y, por supuesto, permite a los propietarios de la empresa retirarlas, que les sean remesadas o distribuidas en cualquier tiempo y, lo que es mejor, ¡sin considerar las reglas de imputación!

Si usted desea profundizar sobre el “ISFUT” le sugiero consultar en www.tributariaaldia.cl, nuestro artículo denominado “¡Nuevo! Régimen opcional “ISFUT” con Reforma Tributaria Ley N° 21.210”, o a través de la dirección en internet  http://tributariaaldia.cl/?p=5315.

Finalmente, junto a nuestro equipo editorial lo invito a disfrutar de la edición de agosto 2020, la que ciertamente no agota los temas tributarios de que trata, siendo nuestro especial deseo que usted, estimado lector, los aproveche al máximo y que le sirvan de real apoyo en su trabajo o estudio diario.

Cordialmente,

Heriberto Urrutia M.
El Editor de Contenidos MCT
Área Editorial
Thomson Reuters

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *