¿Su empresa es “Semi Integrado” o “Pro Pyme General”? Si es así, entonces, optimice el pago del IDPC en esta Renta A.T. 2021 aplicando el incentivo al ahorro del Art. 14, letra E) de la LIR

El SII instruyó por medio de su Resolución Ex. SII N° 172, de 30.12.2020 cómo las empresas de los Regímenes Tributarios “Semi Integrado” (Art. 14, letra A) LIR) y “Pro Pyme General” (Art. 14, letra D), N° 3 LIR) deben ejercer la opción de rebaja a la RLI, afecta al IDPC, hasta por un monto equivalente al 50% de la RLI que se mantenga invertida en la empresa. Conozca los pormenores…

• Presentación

La Reforma Tributaria de la Ley N° 21.210, de D.O. 24.02.2020 que “Moderniza la Legislación Tributaria” dispuso la eliminación del beneficio tributario del anterior texto del artículo 14 ter, letra C) de la LIR, que daba cuenta de un incentivo al ahorro para medianas empresas, y al cual, optativamente, podían aplicar las empresas de los antiguos Regímenes Tributarios “Atribuido” y “Semiintegrado”. Por lo que este beneficio pudo ser impetrado hasta el 31.12.2019, con efecto por última vez en la Renta A.T. 2020. Sin embargo, al mismo tiempo dispuso en su reemplazo, con vigencia a contar del 1.01.2020 y con efecto ahora a partir de la Renta A.T. 2021, de un nuevo beneficio tributario consistente en un incentivo al ahorro para empresas con ingresos brutos anuales inferiores a 100.000 UF, lo que tipifica el nuevo texto del artículo 14, letra E) de la LIR.

Por “ingresos brutos” deberá comprenderse tanto los ingresos percibidos, como devengados por el contribuyente en el ejercicio comercial respectivo, que correspondan a ingresos del giro (la actividad habitual del contribuyente).

Al respecto, el Servicio de Impuestos Internos resolvió instruir sobre este beneficio tributario: dónde se encuentra regulado; contribuyentes a los que beneficia, si optan por él; requisitos; en qué consiste; cómo deberán manifestarlo en la Renta (F22); vigencia del mismo, y las características que tiene la opción. Para ello, emitió la Resolución Ex. SII N° 172, de 30.12.2020, la cual revisamos, en síntesis, en el siguiente cuadro explicativo (Cuadro N° 1).

Por lo anterior, invitamos al lector a conocer las “claves” más relevantes del nuevo beneficio tributario, al cual podrán optar y aplicar las empresas que al 31.12.2019 pertenezcan a los nevos Regímenes Tributarios “Semi Integrado” y “Pro Pyme General”.

• Conozcamos el incentivo al ahorro para empresas

En el siguiente cuadro se indicarán las principales “claves” del beneficio en estudio, con base en la ley y en la Resolución Ex. SII N° 172, de 30.12.2020 que “Establece Forma y Plazo para Ejercer la Opción del Incentivo al Ahorro a que se refiere la letra E) del Artículo 14 de la Ley sobre Impuesto a la Renta”:

Cuadro N° 1. Beneficio tributario del nuevo artículo 14, letra E) de la LIR.

Claves Alcances
• Marco legal Nuevo texto del artículo 14, letra E) de la LIR, que establece un “Incentivo al ahorro para empresas con ingresos brutos anuales inferiores a 100.000 UF”. Esta disposición legal fue introducida por la Reforma Tributaria en su artículo segundo, numeral 7., al reemplazar completamente el texto legal del Art. 14 de la LIR (versando el nuevo texto las letras A) a la H)).
• Contribuyentes beneficiados Los contribuyentes sujetos a los nuevos Regímenes Tributarios del artículo 14 de la LIR, en su letra A) correspondiente a “Semi Integrado” y, en su letra D) (en rigor Art. 14, letra D), N° 3 LIR) correspondiente a “Pro Pyme General”, respectivamente.

Este beneficio tributario no aplica a los demás regímenes, como, por ejemplo, el caso de las Rentas Presuntas o de las empresas pertenecientes a la opción “Pro Pyme Transparente” del artículo 14, letra D), N° 8 de la LIR. En este último caso, la ley es taxativa al mencionarlo expresamente.

Recordemos que el nuevo Régimen Tributario “Semi Integrado” se caracteriza porque la RLI positiva de la empresa está sujeta al pago de un IDPC con tasa anual de 27%, en tanto que sus Propietarios tributarán por sus retiros, remesas o distribuciones con el IGC (tasa máxima marginal de hasta 40%) o I.A. (tasa general 35%), según corresponda, pudiendo descontar de estos impuestos finales el IDPC pagado por la empresa, pero solo en un 65% de su monto. Por lo que los Propietarios no descuentan el 100%, como sí permite hacerlo el nuevo Régimen Tributario “Pro Pyme General”, que se caracteriza, además, por aplicar una tasa general del IDPC de 25%. Sin embargo, por Ley N° 21.256, de D.O. 2.09.2020 que “Establece Medidas Tributarias que Forman Parte del Plan de Emergencia para la Reactivación Económica y del Empleo en un Marco de Convergencia Fiscal de Mediano Plazo” se dispuso la rebaja transitoria de la tasa anual del IDPC de la empresa, estableciéndose en 10% para las Rentas A.T. 2021, 2022 y 2023, esto es, AC 2020, 2021 y 2022, respectivamente.

Cabe precisar que, el régimen “Pro Pyme General” es más barato que el régimen “Semi Integrado”, pues, el costo tributario para el binomio empresa-dueño, en el primero, puede llegar hasta 40% (la tasa marginal máxima del IGC); en tanto que, en el segundo régimen, puede alcanzar hasta el 44,45% (igual que en el ex régimen “Semiintegrado” vigente hasta el 31.12.2019). Asimismo, nótese que este costo tributario a nivel empresa-Propietarios no varió por la reducción de la tasa del IDPC a nivel de la empresa, entonces, ¿de qué depende para que pudiera ser menor?.

• Requisitos Exige que las empresas potencialmente beneficiadas deban cumplir con un promedio anual de ingresos de su giro que no debe exceder a 100.000 UF en los tres (3) años comerciales anteriores. Por lo tanto, la empresa que desea aplicar el beneficio deberá evaluar si cumple con este requisito fundamental.

En el caso del Régimen Tributario “Pro Pyme General” (Art. 14, letra D), N° 3 de la LIR), precisamente se caracteriza porque para permanecer en este régimen, deben tener un promedio anual de ingresos que no exceda de 75.000 UF en los últimos tres (3) ejercicios y en ninguno de los ejercicios que se consideren para el cálculo, los ingresos en uno de dichos ejercicios sean superiores a 85.000 UF. Además, que si se trata de una empresa que inició actividades a partir del 1.01.2020 su capital efectivo no puede tampoco exceder de 85.000 UF. En consecuencia, todas las empresas “Pro Pyme General” resultan ser candidatas válidas para optar por el beneficio del incentivo al ahorro que establece el Art. 14, letra E) de la LIR.

No obstante, no ocurre lo mismo con las demás empresas, es decir, aquellas que no cumplen con el concepto de “Pyme” para los fines tributarios del régimen “Pro Pyme General”. En tal caso, tales empresas deberán pertenecer al nuevo régimen “Semi Integrado”, pero aquí, entonces, subsistiría un grupo más acotado para optar al beneficio, en comento, puesto que, si bien, puede ser aplicado por las empresas del nuevo régimen “Semi Integrado” (Art. 14, letra A) de la LIR), en la práctica, no alcanzaría a la totalidad de ellas. ¿Por qué esto es así? Puesto que debe tratarse de aquellas empresas cuyo promedio anual de ingresos de su giro supere las 75.000 UF, pudiendo llegar hasta 100.000 UF, pero nunca más que eso. Aquí estarían algunas “medianas empresas”, puesto que sobre 100.000 UF, ya estamos en presencia de “grandes empresas”, las cuales, por haber superado dicho monto, quedan excluidas del citado beneficio por incentivo al ahorro.

Recordemos que la Ley N° 20.416, de D.O. 3.02.2010 que “Fija Normas Especiales para las Empresas de Menor Tamaño”, en su artículo segundo definió lo que debe entenderse, desde el punto de vista legal (iniciación, funcionamiento y término, en atención a su tamaño y grado de desarrollo), qué debe entenderse para los efectos de dicha ley por “empresas de menor tamaño” o “EMT”, tales como “microempresas” (ingresos anuales hasta 2.400 UF), “pequeñas empresa” (ingresos anuales superiores a 2.400 UF y menores o iguales a 25.000 UF) y “medianas empresas” (ingresos anuales superiores a 25.000 UF y hasta 100.000 UF), respectivamente.

Téngase en cuenta que el Servicio de Impuestos Internos nada ha instruido a la fecha (tampoco lo hizo en su Resolución Ex. SII N° 172, de 30.12.2020), respecto a cómo realizar el cómputo del límite establecido para los fines de aplicar el beneficio tributario por incentivo al ahorro de empresas. De hecho, la Circular N° 62, de 24.09.2020 aunque está referida al régimen tributario aplicable a las micro, pequeñas y medianas empresas (“Pro Pyme General” y su opción “Pro Pyme Transparente), guardó silencio sobre teorizar respecto al nuevo Art. 14, letra E) de la LIR. De igual modo, con respecto al régimen “Semi Integrado” a que se refiere la reciente Circular N° 73, de 22.12.2020, que tampoco nada resolvió sobre este particular. Quizás, el afán del Servicio, en opinión del editor de contenidos tributarios, dado el escenario económico y social que hoy enfrenta nuestro país, sea que un menor número de empresas opten este A.T. por aplicar este beneficio tributario (estamos en tiempos donde las exenciones y rebajas tributarias debieran tender a su disminución). Y aquellas empresas que legítimamente soliciten y apliquen el beneficio, probablemente se verán expuestas a sendas “observaciones de control” en sus F22. El editor no descarta que pueda ocurrir este escenario, ya que el Servicio nos tiene acostumbrados, en estos últimos años, a tales observaciones, con las cuales retiene recursos, para luego de algún tiempo, procede a liberarlos. Por ejemplo, lo ocurrido en tal sentido con algunas de las empresas, sino la mayoría, de las que pertenecieron al ex régimen 14 ter, letra A) de la LIR.

No obstante, la propia LIR ha resuelto el problema anterior, estableciendo el mecanismo de operación en el inciso 4° de la letra E) del Art. 14, ya tantas veces citado.

En consecuencia, en el caso de las empresas “Pro Pyme General” para el cómputo del promedio anual de los ingresos del giro, el lector puede ceñirse -si lo desea- a aplicar el mecanismo que se dispuso en las páginas 6 y 7 de la Circular N° 62, ya citada, referidas a la determinación del límite de ingresos del giro para los efectos de ingresar y/o mantenerse en el régimen “Pro Pyme General”; puesto que dicho cálculo también comprende los últimos tres (3) ejercicios y esto está en estricta sintonía con lo que dispuso la LIR para tales contribuyentes. En tanto que, las empresas del régimen “Semi Integrado” deberán expresar sus ingresos del ejercicio en UF, según su valor en el último día del ejercicio respectivo (este cálculo resulta ser más simple), debiendo previamente, en uno u otro régimen tributario, sumar a los ingresos los obtenidos por sus empresas relacionadas (artículo 8°, N° 17 del Código Tributario, D.L. N° 830, de 1974).

• ¿En qué consiste este beneficio tributario? Se trata de una opción que la empresa puede ejercer anualmente, es decir, un año puede invocarse, mientras que al otro no se solicita.

El beneficio consiste en una deducción o rebaja de la RLI afecta al IDPC, que se determina al 31.12., de hasta un monto equivalente al 50% de la RLI que se mantenga invertida en la empresa.

Esta deducción tiene un tope equivalente a 5.000 UF, según el valor de la UF al último día del año comercial respectivo (al 31.12.). Para el A.T. 2021 este tope corresponde a un importe de $ 145.351.650.-, esto es, una RLI preliminar de hasta $ 290.703.300.-

No obstante, para aplicar este beneficio debe tenerse presente qué se entiende por “RLI que se mantenga invertida en la empresa”, es decir, aquella RLI determinada según las normas de la LIR (en su Título II), descontados los gastos rechazados del inc. 2° del art. 21 de la LIR (como, por ejemplo, el IDPC, el impuesto único de 40% del Art. 21 de la LIR, el Impuesto Territorial (en los casos que se haya impetrado como crédito contra el IDPC), los intereses, reajustes y multas pagados al Fisco, Municipalidades y a organismos o instituciones públicas creadas por ley) y las cantidades retiradas, remesadas o distribuidas en el mismo año comercial (las empresas del régimen “Semi Integrado” deberán reajustar dichas cantidades, según el inciso final del N° 1 del Art. 41 de la LIR).

En resumen:

RLI invertida = RLI preliminar – GR (Art. 21 inc. 2°) – Retiros – Remesas – Dividendos; todo cuadrado previamente con las DDJJ respectivas y el Recuadro F22, según corresponda.

 
Si la RLI invertida fuera cero o resultara en una cantidad negativa (como, por ejemplo, una pérdida tributaria del ejercicio anual), entonces, no habría beneficio que impetrar.

• Aplicación en la Renta (F22) La LIR establece que los contribuyentes que opten por el beneficio tributario, en comento, deberán ejercer dicha opción dentro del plazo para presentar el F22 (recuerde que las empresas con pago tienen como plazo de declaración entre el 1 y el 30 de abril, en tanto que, las empresas con devolución de impuestos o “calzadas”, normalmente, disponen hasta el 9 o 10 de mayo de cada año), lo que deben manifestar de manera expresa u obligatoria. Para ello emplearán los siguientes nuevos códigos:

– Régimen “Semi Integrado”: Código 1154 denominado “Incentivo al ahorro según Art. 14, letra E) LIR” correspondiente al Recuadro N° 12 sobre “Base Imponible de Primera Categoría del artículo 14, letra A) LIR”, en el mismo plazo para presentar el F22 y junto con dicha declaración.

– Régimen “Pro Pyme General”: Código 1432 denominado “Incentivo al ahorro según Art. 14, letra E) LIR” correspondiente al Recuadro N° 17 sobre “Base Imponible Régimen Pro Pyme (Art. 14, letra D), N° 3 LIR)”, en el mismo plazo para presentar el F22 y junto con dicha declaración.

• Vigencia A partir del A.T. 2021 con respecto al ejercicio comercial 2020, y siguientes.
• Características del beneficio El beneficio es irrevocable, es decir, que, ejercida la opción en un ejercicio determinado, la empresa no puede renunciar al mismo respecto a dicho período. Por otra parte, si no se ejerciere la opción en la forma y oportunidad señalada (ver “Aplicación en la Renta (F22)”), caducará para el contribuyente el derecho a ejercerla.

Al respecto, con lo establecido por el Servicio sobre esta materia, ¿cree el lector que podrá rectificarse el F22, en el caso de haberse olvidado ejercer el beneficio? La respuesta categórica es NO.

Exclusión del beneficio. Aunque la Resolución Ex. SII N° 172, de 30.12.2020, nada señaló sobre quiénes no podrán invocar el beneficio, en comento, referido por el párrafo final de la letra E) del Art. 14 de la LIR, cabe precisar que la ley establece que las empresas (aquí estarían, por ejemplo, entre otras, las denominadas “sociedades de inversiones” y las “sociedades matrices” en el caso de los holding) cuyos ingresos provengan de instrumentos de renta fija (por ejemplo, cuentas de ahorro y DAP) y de la posesión o explotación a cualquier título de derechos sociales, cuotas de fondos de inversión, cuotas de fondos mutuos, acciones de S.A., contratos de asociación o cuentas en participación, que excedan el 20% del total de sus ingresos brutos del ejercicio, determinados según el inciso 4° de la letra E) del Art. 14 de la ya citada ley. Estas empresas no podrán impetrar el beneficio señalado.

Al editor de contenidos tributarios le surge la siguiente duda, con respecto a la exclusión antes señalada, ¿todas las demás empresas que impetren el beneficio, independientemente de su giro o actividad, por este solo hecho de exclusión, deberán siempre controlar este tope de 20%?, ¿qué cree el lector? Por su parte, el editor piensa que SÍ, que igualmente deberán controlar estos ingresos y su tope igual o inferior a 20% para acceder al beneficio.

Fuente: Análisis del beneficio por “Incentivo al ahorro para empresas con ingresos brutos anuales inferiores a 100.000 UF”, preparado por el editor de contenidos tributarios con base en la Resolución Ex. SII N° 172, de 30.12.2020 y demás instrucciones del SII.

• Texto del nuevo artículo 14, letra E) de la LIR

El actual texto del incentivo al ahorro para empresas, vigente a contar del 1.01.2020, plantea lo siguiente (destacado en letra negrita, realizado por el editor, para fines de realce de la citada disposición):

Artículo 14.- Para aplicar los impuestos finales sobre las rentas o cantidades retiradas, repartidas, remesadas, o distribuidas por las empresas sujetas al impuesto de primera categoría, determinadas según el Título II, se aplicarán las siguientes reglas:

A)…

B)…

C)…

D)…

E) Incentivo al ahorro para empresas con ingresos brutos anuales inferiores a 100.000 unidades de fomento.

Los contribuyentes sujetos a las disposiciones de la letra A) y D) del presente artículo, salvo aquellos acogidos al número 8.- de la referida letra D), cuyo promedio anual de ingresos de su giro no exceda de las 100.000 unidades de fomento en los tres años comerciales anteriores, podrán optar anualmente por efectuar una deducción de la renta líquida imponible afecta al impuesto de primera categoría hasta por un monto equivalente al 50% de la renta líquida imponible que se mantenga invertida en la empresa.

La referida deducción no podrá exceder del equivalente a 5.000 unidades de fomento, según el valor de ésta el último día del año comercial respectivo.

Para los efectos señalados en esta letra, se considerará que la renta líquida imponible que se mantiene invertida en la empresa corresponde a la determinada de acuerdo al Título II de esta ley, descontados los gastos rechazados del inciso segundo del artículo 21 que forma parte de ella y las cantidades retiradas, remesadas o distribuidas en el mismo año comercial, sea que éstas deban gravarse o no con los impuestos de esta ley. Las empresas sujetas a la letra A) de ese artículo deberán reajustar dichas cantidades de acuerdo al inciso final del número 1 del artículo 41.

Para el cálculo del límite de ingresos brutos que establece el párrafo primero de esta letra, las empresas sujetas a la letra A) de este artículo expresarán los ingresos del ejercicio en unidades de fomento según el valor de ésta en el último día del respectivo ejercicio y la empresa deberá sumar a sus ingresos los obtenidos por sus empresas relacionadas en los términos establecidos en el número 17 del artículo 8 del Código Tributario, de la misma forma señalada en la letra D) de este artículo. Por su parte, las empresas acogidas a la letra D) de este artículo, aplicarán lo señalado en la letra (b) del número 1 de dicha letra.

Los contribuyentes deberán ejercer la opción a que se refiere esta letra, dentro del plazo para presentar la declaración anual de impuestos a la renta respectiva, debiendo manifestarlo de manera expresa en la forma que establezca el Servicio mediante resolución.

No podrán invocar el incentivo que establece esta letra las empresas cuyos ingresos provenientes de instrumentos de renta fija y de la posesión o explotación a cualquier título de derechos sociales, cuotas de fondos de inversión, cuotas de fondos mutuos, acciones de sociedades anónimas, contratos de asociación o cuentas en participación, excedan del 20% del total de sus ingresos brutos del ejercicio determinados según lo señalado en el inciso cuarto anterior.”

 
• Aprender más sobre el beneficio del Art. 14, letra E) de la LIR

El editor de contenidos tributarios sugiere al lector preparar con la debida anticipación la Operación Renta A.T. 2021. No hacerlo, o tomar a la ligera este consejo podrá tener nefastas consecuencias a la hora del cumplimiento tributario de la empresa y de sus Propietarios. Esto porque este A.T. 2021 debutarán las empresas en los nuevos Regímenes Tributarios, dentro del marco de la Ley N° 21.210 de D.O. 24.02.2020 que “Moderniza la Legislación Tributaria”. Lo que ya es todo un desafío aprender el funcionamiento de cada nuevo régimen. Además, el Servicio estrenará un nuevo F22, según el régimen de las empresas, caracterizado por una gran cantidad de datos y Recuadros de captura de información; lo que, por cierto, por carecer el contador o el profesional que, preparada dicho cumplimiento de las competencias necesarias, aumentará significativamente el riesgo de errores, y con ello de notificación, fiscalización y retención de devoluciones.

Recuerde que este A.T. 2021 es especial, el Servicio, de seguro, no querrá devolver los dineros tan fácilmente a los contribuyentes que legítimamente los soliciten. Por lo que las “observaciones de control” estarán más vigentes que nunca. Es siempre preferible que la empresa sea observada por hacer las cosas bien, apegada a las instrucciones oficiales, a que sea “cuestionada” por hacerlo mal.

Si su empresa tiene la Renta A.T. 2020 observada, aún es tiempo para liberarla, puesto que este será un motivo válido para el Servicio para cuestionar, retener o impugnar la Renta A.T. 2021.

Si aún no sabe cómo entrenarse o qué hacer frente a la Operación Renta A.T. 2021, el editor lo invita a recurrir a los especialistas de Thomson Reuters, quienes hoy están capacitando en los siguientes temas:

Ver entrenamiento sugerido

SANTIAGO, lunes 4 de enero de 2021.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *