Discusión al determinar el “CPTS” en una empresa del régimen “Pro Pyme”

A través de la discusión de un caso real y básico, nuestro lector conocerá los pormenores de la determinación del nuevo Capital Propio Tributario Simplificado (CPTS) para las Mipymes acogidas al régimen “Pro Pyme”, que debe aplicar desde la Renta A.T. 2021. Lo invitamos a revisarlo…

• Presentación

Como habrá leído seguramente nuestro lector, durante el mes de enero de 2021 publicamos el artículo denominado “MUNDO MIPYME: modificaciones de la Ley N° 21.210 en materia de patentes municipales”, del autor Cristián Bonacic Almarza, abogado y magíster en Dirección y Gestión Tributaria, quien planteó y analizó una de las modificaciones importantes para este sector empresarial, cual es, el aumento en el monto de la patente municipal que pagarán las Pymes. ¿Cuál es la causa? La obligatoriedad de las Pymes que hoy están sujetas a los regímenes “Pro Pyme General” y “Pro Pyme Transparencia” a determinar e informar a partir de esta Operación Renta A.T. 2021, un “Capital Propio Tributario Simplificado” o “CPTS”, en reemplazo del tradicional Capital Propio Tributario que determinaron por última vez el 31.12.2019, y cuyo cálculo nacía a partir del dato tomado del total de los activos de la empresa (reales o no), según su Balance de Ocho Columnas a dicha fecha, depurado de los valores “INTO” (intangibles, nominales, transitorios y de orden), para hallar un “Capital Efectivo”. A este valor así obtenido, luego, se le restaban los pasivos o deudas reales según el balance (no estimadas), ya sean de corto y largo plazo, obteniéndose así el llamado “CPT” o Patrimonio Tributario. Este valor podía coincidir o no con el dato del “CPF” o Patrimonio Financiero de la empresa. En caso de existir diferencias, el contador normalmente las determinaba con el fin de tener claridad de ellas y evaluar sus efectos también a nivel del resultado tributario del ejercicio.

El citado autor nos presenta el nuevo texto del artículo 24 de la Ley de Rentas Municipales (“LRM”), contenido en el Decreto N° 2.385, D.O. 20.11.1996, del M. del Interior, que “Fija Texto Refundido y Sistematizado del Decreto Ley Num. 3.063, de 1979, sobre Rentas Municipales”, el cual en su inciso 5° ha quedado como sigue:

“En los casos de los contribuyentes que no estén legalmente obligados a demostrar sus rentas mediante un balance general pagarán una patente por doce meses igual a una unidad tributaria mensual. No obstante lo anterior, los contribuyentes obligados a determinar un capital propio tributario simplificado conforme con el artículo 14 letra D), en su número 3 letra (j) y su número 8 letra (a) número (vii), de la Ley sobre Impuesto a la Renta, contenida en el decreto ley N° 824 de 1974, pagarán su patente en base a dicho capital propio, según lo señalado en los incisos anteriores”.

 
Pero, ¿dónde estaría el problema? Porque se supone que la Reforma Tributaria del Presidente Piñera tenía como objetivo, entre otros, apoyar a las Pymes. Precisamente, la fórmula de determinación del llamado “CPTS”, que resultará nueva en su aplicación para los contadores, oculta un problema, del cual ya nos anticipó el abogado Bonacic, al menos, desde la mirada de la presente revisión. Nuestra idea es poder revelar el problema y plantear una propuesta de solución, bien o mal, con miras a corregir una distorsión que conlleva un aumento “irreal” del Patrimonio Tributario, cuyo dato deberá informar el Servicio de Impuestos Internos a las Municipalidades durante el mes de mayo de 2021, conforme al mandato del actual inciso 4° del ya citado artículo 24 de la LRM, a saber:

“Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso primero de este artículo, el Servicio de Impuestos Internos aportará por medios electrónicos a cada una de las municipalidades que corresponda, dentro del mes de mayo de cada año, la información del capital propio declarado, el rol único tributario y el código de la actividad económica de cada uno de los contribuyentes”.

 
El problema no lo tienen las grandes empresas, es decir, aquellas que no cumplen con los requisitos para acceder a los Regímenes Tributarios “Pro Pyme General” (artículo 14, letra D) N° 3 de la LIR) ni “Pro Pyme Transparente” (artículo 14, letra D) N° 8 de la LIR) y, que, por lo tanto, están obligadas a declarar el IDPC según renta efectiva determinada con Contabilidad Completa. El problema es de las empresas catalogadas como “Pro Pyme”, es decir, de aquellas que cumplen con los requisitos dispuestos por la letra D) del artículo 14 de la LIR, comprendiéndose a micro, pequeñas y medianas empresas. Este régimen tiene como propósito incentivar la inversión, capital de trabajo y liquidez, o sea, lisa y llanamente va en ayuda a mejorar las condiciones de la “caja” de la empresa. Su principal activo, sin el cual éstas no pueden operar o se ven limitadas.

Recordemos que a consecuencia del denominado “estallido social” del pasado “18/O” y más tarde por los efectos de la pandemia por “Covid-19” una gran cantidad de Pymes, algunas con un pasado histórico de renombre, han debido cerrar sus puertas (sectores, tales como alojamiento y hoteles, restaurantes, transporte y logística, culturales, entre otros). Precisamente, ante la falta de ingresos por no poder desarrollar su giro o actividad, al no contar con liquidez para continuar haciendo frente a sus operaciones y cumplir con sus obligaciones. Y esto aún no ha parado.

• ¿Quiénes son las empresas “Pyme” según la Ley N° 21.210?

El concepto “Pyme” lo emplea la ley para referirse a las micro, pequeñas y medianas empresas, según lo que da cuenta la letra D) del artículo 14 de la LIR. Sin embargo, es más correcto hablar de “Mipyme”, puesto que este último concepto incluye en su nomenclatura a las micro empresas, a diferencia del concepto “Pyme” que solo por definición las incluye, pero no en su expresión literal.

Una empresa es Pyme para efectos tributarios, si cumple con ciertos requisitos copulativos, es decir, todos deben verificarse al mismo tiempo, como ser: a) su capital al primer día del mes de inicio de sus actividades puede ser igual o menor a 85.000 UF, pero nunca superior; b) el promedio anual de sus ingresos brutos del giro (percibidos o devengados), considerando los tres ejercicios anteriores a aquel en que se vaya a ingresar al régimen, no debe superar a 75.000 UF, cuyo promedio debe mantenerlo también mientras esté acogida al régimen del artículo 14, letra D) de la LIR, y c) que el conjunto de los ingresos percibidos por la Pyme en un año comercial respectivo, correspondiente a las siguientes actividades, no debe exceder al 35% del total de sus ingresos brutos del giro: (i) actividades del artículo 20 N°s. 1 y 2, excluyéndose para el cálculo del límite del 35% a las rentas derivadas de la posesión o explotación de BRA; (ii) participación en contratos de asociación o cuentas en participación, y (iii) posesión o tenencia a cualquier título de derechos sociales y acciones de sociedades o cuotas de fondos de inversión.

Al cumplir con los requisitos anteriores, la empresa preliminarmente pudo ser clasificada por el Servicio como una “Pyme” para efectos tributarios, comprendiéndola bajo el régimen “Pro Pyme” del artículo 14, letra D) de la LIR.

Por otro lado, la opción “Transparencia Tributaria” que singulariza el artículo 14, letra D) N° 8 de la LIR, exige que la empresa cumpla con los requisitos para ser catalogada tributariamente como “Pyme”. Solo si así ocurre, la empresa tuvo la posibilidad de haber optado, dando aviso al Servicio, por el régimen alternativo hasta el 30.09.2020, plazo excepcional que resultó de la prórroga por parte de la autoridad del plazo normal dispuesto en la ley, esto es, del 1 de enero hasta el 30 de abril de cada año. De hecho, si la empresa hoy desea optar por el régimen de Transparencia, cumpliendo los requisitos para ello, puede hacerlo hasta el 30.04.2021, pero el nuevo régimen tendrá aplicación en la próxima Renta A.T. 2022.

Una empresa para acogerse al régimen optativo “Transparencia Tributaria” requiere que sus Propietarios finales sean siempre contribuyentes de impuestos finales (IGC o I.A., según corresponda). Por lo tanto, si en su estructura la empresa está conformada por un Propietario que es una sociedad (distinto de un contribuyente final de I.A., por ejemplo), entonces, por ese solo hecho no puede emigrar a “Pro Pyme Transparente” (artículo 14, letra D) N° 8 de la LIR). Sin embargo, podría hacerlo, pero antes tendría que modificar la estructura de conformación de sus Propietarios y dar aviso del hecho al Servicio.

• El Capital Propio Tributario Simplificado (CPTS)

El legislador tributario consideró para las empresas “Pyme” (bajo su definición tributaria), o lo que es lo mismo para las empresas de los actuales regímenes “Pro Pyme General” y “Pro Pyme Transparente”, la determinación al 31.12. de un “CPTS”, esto es, “Capital Propio Tributario Simplificado” que se rige ahora por la mecánica que dispone expresamente el artículo 14, letra D) N° 3, letra (j) de la LIR, ya sea que la empresa lleve una Contabilidad Simplificada o Completa.

En cambio, las empresas del régimen general del artículo 14, letra A) de la LIR o régimen “Semi Integrado” continúan determinando su CPT con base en la mecánica dispuesta en el nuevo N° 10 del artículo 2° de la LIR, al definir lo que debe entenderse por “Capital Propio Tributario”, esto es: 10.- “Por capital propio tributario”, el conjunto de bienes, derechos y obligaciones, a valores tributarios, que posee una empresa. Dicho capital propio se determinará restando al total de activos que representan una inversión efectiva de la empresa, el pasivo exigible, ambos a valores tributarios. Para la determinación del capital propio tributario deberán considerarse los activos y pasivos valorados conforme a lo señalado en el artículo 41, cuando corresponda aplicar dicha norma. Tratándose de una empresa individual, formarán parte del capital propio tributario los activos y pasivos del empresario individual que hayan estado incorporados al giro de la empresa, debiendo excluirse los activos y pasivos que no originen rentas gravadas en la primera categoría o que no correspondan al giro, actividades o negocios de la empresa.” Esto en concordancia, además, con lo señalado en el también simplificado artículo 41 N° 1 de la LIR.

Revisemos a continuación, las reglas que fija la actual LIR para hallar el CPTS:

“(j) Reglas especiales para determinar un capital propio tributario simplificado.

Para todos los efectos, la forma de determinación del capital propio tributario, al 1º de enero de cada año, de una Pyme acogida al Régimen Pro Pyme, se realizará determinando la diferencia entre:

– El valor del capital aportado formalizado mediante las disposiciones legales aplicables al tipo de empresa, más las bases imponibles del impuesto de primera categoría determinada cada año, según corresponda, más las rentas percibidas con motivo de participaciones en otras empresas; y,

– El valor de las disminuciones de capital, de las pérdidas, de las partidas del inciso segundo del artículo 21 pagadas y de los retiros y distribuciones efectuadas a los propietarios en cada año.

El capital propio tributario será informado por el Servicio de Impuestos Internos a la empresa, para que proceda a su complementación o rectificación en caso que corresponda, en la forma en que lo establezca mediante resolución.”

 
Asimismo, el régimen alternativo “Pro Pyme Transparente” dispone en el literal (vii), de la letra (a) del N°8, letra D) del artículo 14 de la LIR, esto es:

“(vii) Las Pymes con ingresos que excedan las 50.000 unidades de fomento determinadas en conformidad a la letra (b) del número 1 de esta letra D), y estén sometidas a este régimen opcional de transparencia tributaria, determinarán un capital propio tributario simplificado según la información que dispone el Servicio de Impuestos Internos de acuerdo a lo establecido en la letra (j) del número 3 de la letra D) de este artículo, considerando las disposiciones de esta letra (a).”

 
Así las cosas, el Servicio instruyó para la Operación Renta A.T. 2021 un modelo diferente de F22 para cada Régimen Tributario (en el Reverso de dicho formulario), atendiendo las especiales necesidades de control y fiscalización para cada tipo de régimen que agrupa a micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, según sus características y el cumplimiento de sus requisitos. Para ello, el Servicio creó varios recuadros informativos que los contribuyentes empresas deberán completar a partir de este A.T. 2021, según el régimen en que se encuentren clasificados.

Veamos el nuevo Recuadro N° 19 en el caso de las empresas “Pro Pyme General” (artículo 14, letra D) N° 3 de la LIR), dispuesto por el Servicio en el Anverso del F22, a partir de las modificaciones introducidas por la Reforma Tributaria de la Ley N° 21.210:

Recuadro N° 19: CPTS Régimen Pro Pyme (art. 14, letra D) N° 3 de la LIR).

 
Fuente: borrador del nuevo F22 (Reverso), A.T. 2021.

En cambio, para las empresas del régimen “Pro Pyme Transparente” (artículo 14, letra D) N° 8 de la LIR), el CPTS debe determinarse empleando el nuevo Recuadro N° 23. Veamos:

Recuadro N° 23: CPTS Régimen Pro Pyme (art. 14, letra D) N° 3 de la LIR).

 
Fuente: borrador del nuevo F22 (Reverso), A.T. 2021.

Para comprender cómo funcionan estos mecanismos invito al lector a revisar el ejemplo que desarrollo a continuación. Es un caso real, pero muy básico. Sin embargo, esa es la idea, lograr comprender el trasfondo de los nuevos conceptos y extrapolarlos, luego, en la práctica, a cualquier otro caso similar.

• Ejemplo práctico para comprender el problema

La Reforma Tributaria de la Ley N° 21.210, de D.O. 24.02.2020 que “Moderniza la Legislación Tributaria”, plantea que en la determinación del CPTS debe emplearse una fórmula del tipo A – B, es decir, alude a una ecuación lineal, de primer grado, en términos estrictamente matemáticos, como ser: CPTS = A – B, donde el término “A” = al capital aportado formalizado según el tipo de empresa, más las bases imponibles positivas del IDPC determinada cada año, más las rentas de participaciones en otras empresas. En tanto que, el término “B” = a las disminuciones de capital, las pérdidas del ejercicio, las partidas del art. 21, inc. 2° de la LIR pagadas, y los retiros, distribuciones efectuadas a los Propietarios.

En conclusión, el término “A” de la ecuación anterior considera siempre aquellas cantidades patrimoniales positivas. Son las que suman. En tanto que, el término “B” considera todas aquellas cantidades patrimoniales negativas o que disminuyen el patrimonio de la empresa. Lógicamente, que de acuerdo a la regla de los números enteros (conjunto Z) las cantidades positivas suman entre sí, al igual que las cantidades negativas. Luego, la expresión A – B refleja la diferencia neta entre sus resultados, lo que el legislador ha denominado “CPTS”.

No obstante, la propia ley ha establecido a partir de este A.T. 2021 que el nuevo dato CPTS deberá ser informado por el Servicio al contribuyente empresa, con el fin de que ésta proceda a su complementación o rectificación en caso que corresponda. Para poder complementar o rectificar es necesario antes comprender de qué se trata este CPTS y compararlo con el anterior CPT. Este último hoy solo es exigible a nivel de las empresas del régimen general del artículo 14, letra A) de la LIR, o sea, de aquellas que pertenecen al nuevo Régimen Tributario “Semi Integrado”.

Revisemos a continuación, el siguiente ejemplo real de un contribuyente que se está preparando para la Renta A.T. 2021, y que pertenece al actual régimen “Pro Pyme General”, tipificado en el artículo 14, letra D) N° 3 de la LIR. Se trata de una sociedad de inversiones que opera contablemente en el sistema del Servicio de Impuestos Internos denominado “CCM” (Contabilidad Completa Mipyme), con un muy escaso movimiento. Aunque esto es lo de menos, pues lo que importa aquí es comprender cómo opera la determinación del nuevo CPTS versus el CPT que debió determinar por última vez el 31.12.2019 (Operación Renta A.T. 2020). A partir de su comparación lograr algunas conclusiones y corroboraremos así lo que nos ha señalado el abogado Bonacic. Veamos las siguientes imágenes:

Imagen N° 1. Balance de Ocho Columnas al 31.12.2000 (bajo régimen “Pro Pyme General” del artículo 14, letra D) N° 3 de la LIR).

 
Fuente: datos de un contribuyente sociedad de inversiones.

Nótese también que en el balance al 31.12.2020, ya no aparecen cuentas asociadas a la determinación de la Corrección Monetaria del artículo 41 de la LIR. Esto conforme a una de las reglas que estipula el nuevo régimen “Pro Pyme General” (artículo 14, letra D) N° 3 de la LIR). Además, esta empresa siempre ha determinado su renta efectiva según Contabilidad Completa. Pudo haberse acogido a la Contabilidad Simplificada del nuevo artículo 68 de la LIR, pero no dio aviso al Servicio en la oportunidad que correspondía hacerlo.

Imagen N° 2. Balance de Ocho Columnas al 31.12.2019 (bajo el exrégimen de “Renta Atribuida” del anterior texto del art. 14, letra A) de la LIR).

 
Fuente: datos de un contribuyente sociedad de inversiones.

Nótese ahora que en el balance al 31.12.2019 fue el último año que la empresa determinó y reflejó una Corrección Monetaria desde un punto de vista contable (aunque sabemos que bajo la normativa actual IFRS no hay registro por este concepto). Sin embargo, esta empresa de igual forma determinaba la Corrección Monetaria tributaria y la reflejaba contablemente, aplicando, además, un enfoque basado en los antiguos PCGA; el cual el Servicio ha continuado aceptándolo en tanto se reconozcan sus efectos (agregados y deducciones), cuando correspondan, en la determinación del resultado tributario.

Permítame una opinión y una remembranza. Nunca he sido partidario de la contabilidad bajo el actual enfoque IFRS; pues, considero que el Colegio de Contadores de Chile A.G. con la adopción de IFRS, simplemente se limitó a desechar todo nuestro pasado contable y los aportes de nuestros notables contadores, para adoptar normas foráneas que, probablemente, sean muy legítimas para las grandes empresas con inversionistas extranjeros (economía globalizada), pero no necesariamente para las Mipymes locales. Éstas comprenden muy bien que sus utilidades efectivas están dadas por sus ingresos menos sus costos efectivos, y no por la creación de un patrimonio a valor de mercado, que, desde el punto de vista financiero, puede sobreestimarse a través de la creación de ajustes o reservas a valores de mercado. Ya lo decía muy bien el antiguo PCGA de criterio prudencial o conservador, al invitar al antiguo contador ante todo a reconocer primero las pérdidas antes que las utilidades. El enfoque simplemente era no dar falsas expectativas a los inversionistas acerca de la realidad económica de la empresa. En todo caso, creo que los contadores de hoy tienen mucho que aprender de las sendas antiguas.

Revisemos ahora qué datos informó la empresa para fines de los recuadros informativos del Anverso de su F22 en la Operación Renta A.T. 2020:

Imagen N° 3. Recuadro N° 3 sobre “Datos Contables Balance Ocho Columnas” en la Renta A.T. 2020 (F22).

 
Fuente: datos de un contribuyente sociedad de inversiones.

Imagen N° 4. Recuadro N° 4 sobre “Datos Informativos” en la Renta A.T. 2020 (F22).

 
Fuente: datos de un contribuyente sociedad de inversiones.

Al determinar los datos del Capital Efectivo (código 102), CPT (código 645) y Patrimonio Financiero (código 843), todos al 31.12.2019, estos totalizaron, en todos los casos, $ 1.370.000.- ¿Puede usted determinar este dato? Este valor ha resultado idéntico al único activo real con que cuenta la empresa: sus “Valores Negociables”. No interesa saber en nuestro ejemplo de qué valores se trata.

Por otra parte, a partir del 1.01.2020, en estricto rigor, a la empresa “Pro Pyme General”, ya no le corresponde determinar los datos del Capital Efectivo, CPT y Patrimonio Financiero. De todas formas, podemos hallarlos con base en su Balance de Ocho Columnas al 31.12.2020. ¿Puede usted determinarlos?

Determinando el Capital Propio Tributario final (método del Activo):

Total activos al 31.12.2020…………………………………………, $ 2.301.306.-
Menos: v. INTO
Pérdidas Acumuladas……………………………………………….,    (243.326.-)

Capital Efectivo al 31.12.2020………………………………………, $ 2.057.980.-
Menos: Pasivos exigibles de CP y LP………………………………,           0.-
No hay.

CPT al 31.12.2020…………………………………………………….., $ 2.057.980.-

Determinando el Capital Propio Tributario final (método del Patrimonio):

Capital pagado, $ 100.000.-
Reserva Revalorización Capital Propio, $ 1.513.326.-
Pérdidas Acumuladas, ($ 243.326.-)
Utilidad del ejercicio al 31.12.2020, $ 687.980.-

CPT al 31.12.2020………………………………………………………, $ 2.057.980.-

También determine el dato del Patrimonio Financiero al 31.12.2020, a partir del dato del Balance General Clasificado:

Imagen N° 5. Balance General Clasificado al 31.12.2020.

 
Fuente: datos de un contribuyente sociedad de inversiones.

De la imagen anterior, queda claro que el Patrimonio Financiero de esta empresa al 31.12.2020 totaliza $ 2.057.980.-, dato idéntico al de su CPT a igual fecha. Esto es así -insisto- porque esta empresa solo cuenta con un único activo real: sus “Valores Negociables”. En consecuencia, estos valores conforman su Patrimonio real, financiera y tributariamente.

No obstante, a partir de esta Renta A.T. 2021 debemos hallar e informar al Servicio el dato del CPTS, en reemplazo del CPT, que, como vimos, fue informado por esta empresa por última vez en su Renta A.T. 2020.

Para hallar el CPTS aplicaremos las dos metodologías conocidas: la ecuación matemática, ya aprendida, que estableció el legislador en el artículo 14, letra D), N° 3, letra (j) de la LIR, esto es, las “reglas especiales para determinar un CPTS” y, por supuesto, aquellas del nuevo Recuadro N° 19 del F22, que instauró el Servicio a partir de este A.T. 2021. Veamos los resultados en uno u otro caso, a saber:

Método de la ecuación matemática (A-B):

CPTS = A – B, donde:

A = El valor del capital aportado formalizado mediante las disposiciones legales aplicables al tipo de empresa, más las bases imponibles del impuesto de primera categoría determinada cada año, según corresponda, más las rentas percibidas con motivo de participaciones en otras empresas.

De acuerdo al Balance de Ocho Columnas al 31.12.2020, para “A” solo tenemos:

  • Capital pagado, $ 100.000.-
  • Reserva revalorización capital propio, $ 1.513.326.-

Total “A” = $ 1.613.326.-
Nótese que, en este caso, el dato anterior es equivalente al informado en el código 844 “Total Capital Pagado o Enterado”.

B = El valor de las disminuciones de capital, de las pérdidas, de las partidas del inciso segundo del artículo 21 pagadas y de los retiros y distribuciones efectuadas a los propietarios en cada año.

De acuerdo al Balance de Ocho Columnas al 31.12.2020 y a los datos de la Renta A.T. 2020, es necesario hallar las bases imponibles del IDPC o las pérdidas, según corresponda. Para ello, con base en las instrucciones de la Circular N° 62, de 24.09.2020, en su p.17 y ss., tenemos que:

Ingresos percibidos del ejercicio 2020, $ 24.000.-
Menos:

Egresos efectivamente pagados del ejercicio 2020, $ 24.000.-

Pérdidas tributarias acumuladas al 31.12.2019, $ 5.495.624.- (histórico), dato extraído del código 1118, según la Renta A.T. 2020.

Base imponible del IDPC (o Pérdida Tributaria) del ejercicio, ($ 5.495.624.-).

NOTA 1. Observe que en el cálculo de la base imponible del IDPC no se ha considerado como un ingreso percibido, el dato de la cuenta de ganancia por $ 687.980.- Esto porque no corresponde a un ingreso efectivamente percibido para los efectos tributarios del régimen. No obstante, dicho valor igualmente debe formar parte del patrimonio tributario de la empresa.

Luego, el término “A” = $ 1.613.326.- + $ 687.980.- = $ 2.301.306.-

En conclusión, el Total “B” = ($ 5.495.624.-)

En consecuencia, el CPTS = $ 2.301.306.- + ($ 5.495.624.-)

CPTS = (3.194.318.-)

Método del Servicio según el Recuadro N° 19 del F22, A.T. 2021:

Este método alternativo tiene la ventaja que conforma una matriz predefinida por el Servicio (la pega ya está hecha), restando solo que el contribuyente empresa complete los datos requeridos que ahora le son requeridos. Veamos:

  • CPT positivo inicial (código 1445), $ 1.370.000.- (+), dato que se extrae de la Renta A.T. 2020, código 645.
  • Capital aportado (código 1374), $ 1.613.326.- (+), dato del Balance Clasificado al 31.12.2020, conformado por la suma del Capital pagado de $ 100.000.- más la Reserva de Revalorización de Capital Propio en el tiempo por $ 1.513.326.- No hubo aumentos ni disminuciones de Capital durante el ejercicio 2020.
  • Pérdida Tributaria del ejercicio al 31 de diciembre (código 1706), $ 5.495.624.- (-), dato conformado por la Pérdida Tributaria determinada al 31.12.2020.
  • Pérdida Tributaria de ejercicios anteriores (código 1707), $ 5.495.624.- (+), dato extraído de la Renta A.T. 2020, código 1118.
  • Otras partidas a agregar (código 1380), $ 687.980.- (+), correspondiente a la utilidad que no sumó para efectos de la base imponible del IDPC, pero que sí forma parte del Patrimonio de la empresa.

Capital propio tributario simplificado positivo (código 1545), $ 3.671.306.-

¡Qué ha ocurrido!, ¿por qué tenemos ahora un CPTS positivo?, en circunstancias que con el método base de la ecuación CPTS = A – B, el dato era negativo.

Revisemos algunas ideas, según lo observado hasta ahora:

Primero, la metodología del Recuadro N° 19, en mi opinión, no se condice en estricto rigor con la metodología base señalada por el legislador. ¿Por qué? En el caso del Recuadro N° 19 basta con apreciar que el Servicio ha duplicado el dato del Capital de la empresa, al ya estar considerado dentro de la suma del CPT positivo inicial (código 1445) -que toma como partida el dato informado en el código 645 de la Renta A.T. 2020-, el cual vuelve a ser requerido ahora con el dato del Capital aportado (código 1374).

Por su parte, la metodología de la ecuación CPTS = A – B, olvidó señalar como una partida del término “A” a los aumentos del Capital aportado del ejercicio.

Segundo, la fórmula del legislador tributario no plantea la reposición de las pérdidas tributarias de arrastre. Sin embargo, el criterio del Servicio en el Recuadro N° 19 señala que éstas deben reponerse.

Finalmente, contrastemos los datos obtenidos con el tradicional dato del CPT. Este último es real y efectivo, puesto que, como hemos visto en este ejemplo, es reflejo del único activo real con que cuenta esta empresa. ¡No hay otra interpretación!

CPT, según métodos del Activo y del Patrimonio, al 31.12.2020, $ 2.057.980.-

CPTS al 31.12.2020, según método CPTS = A – B, ($ 3.194.318.-).

CPTS al 31.12.2020, según método del SII del nuevo Recuadro N° 19, $ 3.671.306.-

 
Entonces, ¿Cuál es el dato correcto?

En mi opinión, el dato de referencia es el CPT al 31.12.2020 por $ 2.057.980.- Por su parte, el dato del CPTS del Recuadro N° 19 denota un mayor patrimonio que, por supuesto, tal como lo ha planteado el abogado Bonacic en su trabajo “MUNDO MIPYME: modificaciones de la Ley N° 21.210 en materia de patentes municipales”, tendría incidencia en una mayor patente municipal.

¿Qué hacer en la Renta A.T. 2021?

Sugiero si el lector así lo considera, que adecúe el dato de la metodología del Recuadro N° 19, al dato real del CPT según la metodología tradicional. Para ello, note que el mismo Servicio señaló al diseñar la estructura de las partidas que conforman el Recuadro N° 19, los códigos de ajustes: 1380 “Otras partidas a agregar” y 1381 “Otras partidas a deducir”. En consecuencia, a sabiendas que el dato del CPTS en “Pro Pyme” está aumentado, la solución podría ser la siguiente (esto para evitarle a la Mipyme un efecto negativo en su liquidez (caja y bancos), a partir de julio de 2021 con el cobro de la nueva patente municipal con base en el dato patrimonial que debe informar durante mayo el Servicio a las Municipalidades del país):

Recuadro N° 19: CPTS Régimen Pro Pyme (art. 14, letra D) N° 3 de la LIR).

 
Fuente: borrador del nuevo F22 (Reverso), A.T. 2021.

La idea del editor de contenidos tributarios, con base en este ejemplo, ha sido señalar al lector la discusión de un tema crucial en la tributación de las empresas a partir de la Operación Renta A.T. 2021, que, además, le significará al contador más de algún dolor de cabeza a la hora de cuadrar las cifras. Además, que tiene un impacto tripartito: i) patente municipal; ii) en la determinación del registro “RAI” y, por supuesto, iii) en los nuevos programas de control y fiscalización que llevará a cabo el Servicio a partir de esta nueva Renta.

• ¿Está necesitando una capacitación “TRIPLE B”: buena, bonita y barata?

El editor de contenidos tributarios le sugiere al lector, en lo inmediato, matricularse en dos seminarios, a saber:

Primero, “Régimen Pro Pyme. Circular N° 62”, a realizarse los días 23 y 24 de febrero de 2021. Esto porque se trata de un curso ad hoc al nuevo régimen “Pro Pyme” que hemos abordado a través de este artículo.

Segundo, “Capital Propio Tributario como elemento central de tributación”, que está planificado para los días 25 de febrero, luego, en marzo los días 1, 3 y 4. En este último curso también el relator abordará un laboratorio exclusivo para el régimen “Pro Pyme”.

SANTIAGO, jueves 4 de febrero de 2021.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *