¿Ya revisó las modificaciones de la reforma en materia del I.A. y sus efectos en la Renta A.T. 2021?

El editor de contenidos invita al lector a revisar las instrucciones del SII en materia de Impuesto Adicional (I.A.) de la LIR, a raíz de las modificaciones introducidas por la Reforma Tributaria de la Ley N° 21.210, de D.O. 24.02.2020 que “Moderniza la Legislación Tributaria”. Estas instrucciones rigen desde el 1.01.2020 y con efecto a partir de la Renta A.T. 2021.

• Presentación

El Servicio de Impuestos Internos hace ya algunos meses que publicó en su Web sus instrucciones actualizadas en materia de Impuesto Adicional (I.A.) de la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR), derivado de las últimas modificaciones introducidas por la Ley N° 21.210.

Este I.A. es un impuesto de carácter anual, pero también se caracteriza por sus retenciones mensuales en la época en que se cursan los pagos al exterior, como consecuencia de las rentas que perciben las personas sin domicilio ni residencia en Chile desde fuente chilena, por lo que generalmente está ligado a los extranjeros. No obstante, es perfectamente válido que una persona chilena tribute como un extranjero con I.A., esto es, cuando no tenga domicilio en Chile ni residencia para efectos tributarios.

La definición de “residente” se encuentra tipificada en el artículo 8° N° 8 de nuestro Código Tributario (D.L. N° 830, de 1974), la cual señala: 8º.- Por “residente”, toda persona natural que permanezca en Chile, más de seis meses en un año calendario, o más de seis meses en total, dentro de dos años tributarios consecutivos.”

Este tributo es un impuesto primo hermano del IGC. Su tasa general anual es 35%, a diferencia del IGC que con la Reforma Tributaria del Presidente Piñera, ya antes señalada, vio aumentada su tasa más alta de 35% a 40%. Por lo tanto, bien sostienen algunos teóricos al señalar que hoy en día se les da un mejor trato impositivo a los extranjeros que a los nacionales. Este I.A. es de tasa fija, a diferencia del IGC que tiene distintas tasas según tramos de renta, pero acotadas hasta un límite, lo que lo caracteriza por ser de naturaleza “progresiva no uniforme”. No ocurre esto con el I.A., aunque éste tiene también diferentes tasas, como, por ejemplo, 30%, 15%, 20%, 4%, 22%, 2% y 5%. Este hecho lo hace a veces ser complejo y dificultoso de aplicar.

Además, el I.A. junto con el IGC se comprenden dentro de los llamados “impuestos finales”, los cuales la Ley N° 21.210 tipificó en el artículo 2° N° 11 de la LIR, como sigue: 11.- Por “impuestos finales”, los impuestos global complementario y adicional establecidos en esta ley.”

El I.A. es tratado en nuestra LIR en su Título IV denominado “Del Impuesto Adicional” y su regulación está comprendida en los artículos 58 al 64. Teniendo presente que los temas más habituales que atañen a las empresas en materia de I.A. se condicen con el pago de dividendos, remesas o de retiros de utilidades a Propietarios extranjeros de empresas chilenas; como, así también, al pago de remuneraciones por servicios prestados en Chile o en el extranjero por personas no domiciliadas ni residentes en nuestro país. Estos son los dos grandes escenarios en materia de I.A. No obstante, existen otros ámbitos en que también aplica el I.A., pero son mucho más específicos o sofisticados.

Cabe advertir que, cuando se habla de I.A. también el tema va de la mano con la aplicación de los llamados Convenios para Evitar la Doble Imposición, cuya abreviatura para designarlos es “CDTI”. Por lo que se hace imperioso conocer cuáles son los CDTI vigentes hoy en nuestro país, esto es, ¿con qué países Chile ha suscrito y mantiene vigentes estos convenios?, con el fin de regular o evitar la aplicación de una doble imposición o tributación. Esto porque, generalmente, ocurre que en el país extranjero donde se encuentra domiciliado y residente el prestador de los servicios y/o beneficiario de la renta que proviene de fuente chilena también se aplican impuestos. Por lo tanto, en estas circunstancias es clave invocar el CDTI, pudiéndolo hacer la empresa chilena pagadora de la renta, o bien, el propio prestador de los servicios y/o beneficiario extranjero. En uno u otro caso es clave contar con un Certificado de residencia tributaria, documento que permitirá acreditar el tratamiento tributario preferencial que permite el CDTI, como ser, la no aplicación de impuestos en uno u otro país (sea en el extranjero o en Chile), pero nunca en ambos, o, la aplicación de una tasa más rebajada. Este documento deberá estar a disposición del organismo tributario que ejerce el control y/o fiscalización respectivos, ya sea, el que corresponda en el país extranjero o nuestro Servicio de Impuestos Internos (recuerde que el SII ejerce su acción solo con respecto a los “impuestos internos” o que se aplican dentro del territorio de nuestra república. No tiene jurisdicción con respecto a los impuestos al comercio exterior, los cuales recae en el Servicio Nacional de Aduanas).

• Conozcamos la normativa

El Servicio informó de las modificaciones en materia de I.A. a través de su Circular N° 56, de 4.09.2020 que “Instruye sobre las modificaciones efectuadas por la Ley N° 21.210 a la Ley sobre Impuesto a la Renta y demás normas legales, en materia de Impuesto Adicional”. Esta circular consta de veinte (20) páginas y la vigencia de la mayoría de sus instrucciones ya iniciaron el 1.01.2020. En tanto que, respecto a la modificación que se introdujo al artículo 59, inciso cuarto, N° 1, letra b) (tratada en la p.2 y ss. de la referida circular), esto es, la aplicación de tasa de I.A. de 4% a los intereses provenientes de créditos otorgados desde el exterior por instituciones bancarias o financieras extranjeras o internacionales…, que en el otorgamiento del crédito no deben haber suscrito ningún acuerdo estructurado con miras a transferirlo luego a otra entidad extranjera, la cual inició su vigencia a contar del 1.03.2020.

Esta circular se estructura y trata las siguientes modificaciones introducidas por la Ley N° 21.210 en materia del I.A., según se indica (se destacan en color naranja algunas de las modificaciones más comunes y aplicables a la mayoría de las empresas):

  1. Actualización de soportes de Programas Computacionales (art. 59, inc. 1° LIR);
  2. Eliminación de la tasa especial en el caso de Regalías calificadas de improductivas (art. 59, inc. 1° LIR);
  3. Limitación en la aplicación de la tasa reducida del 4% sobre intereses de créditos otorgados desde el exterior por instituciones bancarias o financieras extranjeras (art. 59, inc. 4°, N° 1, letra b) LIR);
  4. Eliminación de referencias a la “Atribución de Rentas” (inciso 1° del art.60 y art. 62 LIR);
  5. Modificaciones al derecho al crédito por IDPC imputable al I.A. (art. 63 LIR);
  6. Incorporación del N° 4 del art. 69 LIR;
  7. Extensión del plazo para no aplicar la restitución del crédito por IDPC en el caso de contribuyentes del I.A., que sean residentes en países con Convenio suscrito, pero no vigente;
  8. Presunción legal de residencia;
  9. Retención del I.A. sobre retiros, remesas y distribuciones (párrafos 1° y 2° del N° 4 del art. 74 LIR);
  10. Tributación con I.A. que afecta a las rentas o cantidades retiradas, remesadas o distribuidas;
  11. Crédito por IDPC provisorio;
  12. Crédito provisorio por impuestos pagados en el extranjero imputable a impuestos finales (IPE contra IF, párrafo 2° del N° 4 del art. 74 LIR);
  13. Diferencia de I.A. que se debe pagar cuando la deducción del crédito por IDPC y/o el crédito por IPE contra IF resulta total o parcialmente indebido (párrafo 3° del N° 4 del art. 74);
  14. Anticipo voluntario del crédito por IDPC;
  15. Crédito por IDPC mal determinado (párrafos 4° y 7° del N° 4 del art. 74 LIR);
  16. Retención de I.A. frente a la devolución de capital;
  17. Otras retenciones del N° 4 del art. 74 LIR;
  18. Modificaciones al art. 79 LIR, y
  19. Retención de I.A. sobre rentas del art. 14, letra B) de la LIR.

Revisar instrucciones sobre I.A. (Circular N° 56, de 4.09.2020).

• Revisión de algunas de las modificaciones en materia de I.A.

En atención al listado de diecinueve (19) modificaciones a que alude la Circular N° 56, de 4.09.2020, trataré a continuación algunas de las principales que aplican por la gran mayoría de las grandes y medianas empresas, cuales son:

  1. Actualización de soporte de Programas Computacionales (art. 59, inc. 1° LIR). Al respecto, observe destacado en letra negrita y subrayada cómo ha quedado el texto del actual art. 59, inciso primero de la LIR:
Artículo 59.- Se aplicará un impuesto de 30% sobre el total de las cantidades pagadas o abonadas en cuenta, sin deducción alguna, a personas sin domicilio ni residencia en el país, por el uso, goce o explotación de marcas, patentes, fórmulas y otras prestaciones similares, sea que consistan en regalías o cualquier forma de remuneración, excluyéndose las cantidades que correspondan a pago de bienes corporales internados en el país hasta un costo generalmente aceptado. Con todo, la tasa de impuesto aplicable se reducirá a 15% respecto de las cantidades que correspondan al uso, goce o explotación de patentes de invención, de modelos de utilidad, de dibujos y diseños industriales, de esquemas de trazado o topografías de circuitos integrados, y de nuevas variedades vegetales, de acuerdo a las definiciones y especificaciones contenidas en la Ley de Propiedad Industrial y en la Ley que Regula Derechos de Obtentores de Nuevas Variedades Vegetales, según corresponda. Asimismo, se gravarán con tasa de 15% las cantidades correspondientes al uso, goce o explotación de programas computacionales, entendiéndose por tales el conjunto de instrucciones para ser usados directa o indirectamente en un computador o procesador, a fin de efectuar u obtener un determinado proceso o resultado, contenidos en un soporte físico o intangible, de acuerdo con la definición o especificaciones contempladas en la Ley Sobre Propiedad Intelectual, salvo que las cantidades se paguen o abonen en cuenta por el uso de programas computacionales estándar, entendiéndose por tales aquellos en que los derechos que se transfieren se limitan a los necesarios para permitir el uso del mismo, y no su explotación comercial, ni su reproducción o modificación con cualquier otro fin que no sea habilitarlo para su uso, en cuyo caso estarán exentas de este impuesto. No obstante, la tasa de impuesto aplicable será de 30% cuando el acreedor o beneficiario de las regalías o remuneraciones se encuentren constituidos, domiciliados o residentes en alguno de los países que se consideren como un régimen fiscal preferencial conforme a las reglas establecidas en el artículo 41 H. El contribuyente local obligado a retener el impuesto deberá acreditar estas circunstancias y efectuar una declaración jurada, en la forma y plazo que establezca el Servicio de Impuestos Internos mediante resolución.

 
En consecuencia, la modificación de la referencia lo que hace es actualizar a través de un concepto más genérico “un soporte físico o intangible”, que da cabida a tecnologías presentes y futuras que utilicen como soportes los referidos programas computacionales. Esto en cuanto se trate de programas mandados a confeccionar a la medida, de acuerdo a las propias necesidades de la empresa que lo requiere y para su uso específico y exclusivo, sin que puedan ser estandarizados para su comercialización posterior (servicios personales prestados por concepto de ingeniería o asesorías técnicas en general), gravándose con una del 15% de I.A. las cantidades remesadas al exterior para remunerar el uso, goce o explotación de dichos programas, a excepción de los denominados “programas computacionales estándar” (destinados a su explotación comercial posterior), los cuales gozan de una exención de I.A.

  1. Presunción legal de residencia (art. 74, N° 4, en la parte final del párrafo 12° de la LIR). Al respecto, se indica en letra negrita y subrayada la citada modificación en lo que concierne a esta disposición legal:
“No obstante lo dispuesto en los párrafos anteriores, los contribuyentes que remesen, distribuyan, abonen en cuenta, pongan a disposición o paguen rentas o cantidades a contribuyentes sin domicilio o residencia en Chile que sean residentes de países con los que exista un convenio vigente para evitar la doble tributación internacional y sean beneficiarios de dicho convenio, tratándose de rentas o cantidades que conforme al mismo sólo deban gravarse en el país del domicilio o residencia, o se les aplique una tasa inferior a la que corresponda de acuerdo a esta ley, podrán no efectuar las retenciones establecidas en este número o efectuarlas con la tasa prevista en el convenio, según sea el caso, cuando el beneficiario de la renta o cantidad les acredite mediante la entrega de un certificado emitido por la autoridad competente del otro Estado Contratante, su residencia en ese país y le declare en la forma que establezca el Servicio mediante resolución, que al momento de esa declaración no tiene en Chile un establecimiento permanente o base fija a la que se deban atribuir tales rentas o cantidades, y que cumple con los requisitos para ser beneficiario de las disposiciones del convenio respecto de la imposición de las rentas o cantidades señaladas. Se presumirá salvo prueba en contrario que un certificado de residencia fiscal emitido por autoridad competente, acreditará la residencia fiscal del contribuyente durante el año calendario en que se haya emitido. Cuando el Servicio establezca en el caso particular que no concurrían los requisitos para aplicar las disposiciones del respectivo convenio en virtud de las cuales no se efectuó retención alguna o la efectuada lo fue por un monto inferior a la que hubiese correspondido de acuerdo a este artículo, el contribuyente obligado a retener, será responsable del entero de la retención que total o parcialmente no se hubiese efectuado, sin perjuicio de su derecho a repetir en contra del contribuyente no residente ni domiciliado en Chile.”

 
Al respecto, se fijó una presunción legal aplicable en los casos de los CDTI, que establece que el Certificado de Residencia fiscal emitido por la autoridad competente (generalmente, el organismo que ejerce el control y fiscalización en materia de impuestos en el país respectivo) acreditará la residencia fiscal del contribuyente durante el año calendario en que se haya emitido. Asimismo, el Servicio señala que cuando establezca la improcedencia de la aplicación del CDTI, el contribuyente obligado a retener (generalmente es la empresa pagadora de los servicios al extranjero) será responsable de enterar en arcas fiscales la menor retención de I.A. efectuada, quien, además, podrá cobrar la diferencia de impuesto al contribuyente de I.A. (el extranjero). Esto último en la práctica muchas veces resulta impracticable, sobre todo por temas culturales y/o de trato comercial con los acreedores extranjeros. Por lo que está claro que, aunque el Servicio no lo dice, la diferencia de impuesto deberá soportarla la empresa como “pérdida”. ¿El SII aceptará el tratamiento de esta diferencia como un gasto deducible, en vez de uno reembolsable, a la luz de la nueva normativa y de lo instruido en la Circular N° 53, de 10.08.2020?, ¿qué cree el lector?

  1. Retención del I.A. sobre retiros, remesas y distribuciones (párrafos 1° y 2° del N° 4 del art. 74 LIR). Al respecto, la Reforma Tributaria reemplazó completamente el art. 74 N° 4 de la LIR, a contar del 1.01.2020, quedando como sigue:
Artículo 74.- Estarán igualmente sometidos a las obligaciones del artículo anterior:

4º.- Las personas o entidades que remesen al exterior, abonen en cuenta, pongan a disposición o paguen rentas o cantidades afectas al impuesto adicional de acuerdo con los artículos 58, 59 y 60, casos en los cuales la retención deberá efectuarse con la tasa de impuesto adicional que corresponda.

Tratándose de empresas sujetas a las disposiciones de la letra A) y de la letra D) del artículo 14, la retención que deba efectuarse sobre los retiros, remesas o distribuciones realizadas que se afecten con el impuesto adicional, se efectuará incrementando previamente la base en virtud de los artículos 58 y 62, con derecho a los créditos establecidos en los artículos 41 A y 63, determinados conforme a lo dispuesto en el número 5 de la letra A) del artículo 14. En estos casos se otorgará un crédito provisorio por impuesto de primera categoría, sujeto a la obligación de restitución en los casos que corresponda conforme a los artículos 14 y 63, que se utilizará al momento de la retención, cuya tasa será la que corresponda asignar en el año del retiro, remesa o distribución. También se otorgará un crédito provisorio por aquel a que se refiere el artículo 41 A, siempre que, al momento de la retención, la empresa mantenga un saldo en el registro SAC al término del ejercicio anterior y, en ese caso, hasta el tope del crédito mantenido en el saldo del SAC, o bien, cuando en el ejercicio en que se realice la retención, la empresa que debe realizar dicha retención haya percibido retiros o dividendos que den derecho a dicho crédito, caso en el cual el crédito provisorio se otorgará hasta el tope del impuesto pagado en el extranjero. En todo caso, la tasa de crédito provisorio que procede según el artículo 41 A corresponderá a la diferencia entre la tasa del impuesto adicional y la tasa provisoria de crédito por impuesto de primera categoría que resulte aplicable en el año del retiro, remesa o distribución.

Si al término del ejercicio se determina que la deducción del crédito por impuesto de primera categoría establecido en el artículo 63, o el crédito a que se refiere el artículo 41 A, otorgados en forma provisoria sobre los retiros remesas o distribuciones, resultare indebida, total o parcialmente, la empresa deberá pagar al Fisco, por cuenta del contribuyente de impuesto adicional, la diferencia de impuesto que resulte al haberse deducido un mayor crédito, sin perjuicio del derecho de la empresa de repetir contra aquél. Esta cantidad se pagará en la declaración anual a la renta que deba presentar la empresa, reajustada en el porcentaje de variación del Índice de Precios al Consumidor entre el mes anterior al de la retención y el mes anterior a la presentación de la declaración de impuesto a la renta.

Si el crédito por impuesto de primera categoría que se imputó por la empresa en contra de la retención de impuesto adicional que afecta a los retiros, remesas o distribuciones consiste en un monto menor al que corresponde, el propietario podrá solicitar la devolución del exceso de retención conforme al artículo 126 del Código Tributario, o a través de su declaración anual de impuesto a la renta, aun cuando no se encuentre obligado a efectuar dicha declaración de acuerdo al artículo 65. El propietario podrá también solicitar que la respectiva suma incremente el SAC, establecido en la letra d) del número 2 de la letra A) del artículo 14, de la empresa al término del ejercicio correspondiente, lo que se hará constar mediante una declaración jurada simple que, en ese caso, la empresa deberá tener a disposición del Servicio.

En el caso de las cantidades señaladas en los literales i) al iv) del inciso tercero del artículo 21, la empresa respectiva deberá efectuar una retención anual del 45% sobre dichas sumas, la que se declarará en conformidad a los artículos 65, número 1 y 69.

El monto de lo retenido provisionalmente se dará de abono al conjunto de los impuestos que declare el contribuyente respecto de las mismas rentas o cantidades afectadas por la retención.

Cuando al término del ejercicio los créditos establecidos en los artículos 41 A y 63, correspondientes a los retiros y remesas se informen a los propietarios para efectos de imputarlos en su declaración anual de impuestos, y asciendan a un monto mayor o menor al que corresponde, se aplicará lo dispuesto en el inciso primero o segundo del número 7 de la letra A), del artículo 14, según resulte aplicable.

Tratándose de las rentas señaladas en la letra B) del artículo 14, la retención se efectuará de manera anual, sobre la renta que corresponda al propietario con tasa del 35%, con deducción del crédito establecido en el artículo 63, cuando la empresa respectiva se hubiere gravado con el impuesto de primera categoría. La retención en estos casos se declarará en conformidad a los artículos 65, número 1 y 69.

Igual obligación de retener, tendrán los contribuyentes que remesen al exterior, pongan a disposición, abonen en cuenta o paguen a contribuyentes sin domicilio ni residencia en Chile, rentas o cantidades provenientes de las operaciones señaladas en las letras a), b), c), d), i) y m) del número 8 del artículo 17. La retención se efectuará con una tasa provisional del 10% sobre el total de las cantidades que se remesen al exterior, paguen, abonen en cuenta o pongan a disposición del contribuyente sin domicilio o residencia en Chile, sin deducción alguna, salvo que pueda determinarse el mayor valor afecto a impuesto, caso en el cual la retención se efectuará con la tasa del 35% sobre dicho mayor valor, montos que en ambos casos se darán de abono al conjunto de los impuestos que declare el contribuyente respecto de las mismas rentas o cantidades afectadas por la retención, sin perjuicio de su derecho de imputar en su declaración anual el remanente que resultare a otros impuestos anuales de esta ley o a solicitar su devolución en la forma prevista en el artículo 97. Si con la retención declarada y pagada se han solucionado íntegramente los impuestos que afectan al contribuyente, este último quedará liberado de presentar la referida declaración anual.

Sin perjuicio de la declaración anual a la que pueda encontrarse obligado, el contribuyente enajenante podrá presentar una solicitud al Servicio de Impuestos Internos con anterioridad al vencimiento del plazo legal para la declaración y pago de la retención, en la forma que este establezca mediante resolución, con la finalidad de que se determine previamente el mayor valor sobre el cual deberá calcularse el monto de la retención. La presentación de esta solicitud suspenderá el plazo para efectuar la retención correspondiente contemplada en el artículo 79, hasta su resolución. Dicha solicitud deberá incluir, además de la estimación del mayor valor de la operación, todos los antecedentes que lo justifiquen. El Servicio se pronunciará fundadamente sobre dicha solicitud en un plazo de veinte días hábiles, contado desde la fecha en que el contribuyente enajenante haya puesto a disposición de aquel todos los antecedentes necesarios para resolver la solicitud, de lo que se dejará constancia en una certificación emitida por la oficina correspondiente del Servicio. Vencido este plazo sin que el Servicio se haya pronunciado sobre la solicitud, se entenderá que ésta ha sido aceptada, caso en el cual el monto de la retención se tendrá por determinado conforme a la propuesta del contribuyente enajenante y la retención se efectuará por el adquirente conforme a las reglas generales. El mayor valor que se haya determinado de acuerdo a lo anterior no podrá ser objeto de fiscalización alguna, salvo que los antecedentes acompañados por el contribuyente enajenante sean maliciosamente falsos, incompletos o erróneos, caso en el cual el Servicio, previa citación conforme al artículo 63 del Código Tributario, podrá liquidar y girar al contribuyente enajenante las diferencias de impuestos que se detecten conforme a las reglas generales, más los reajustes, intereses y multas pertinentes, o bien, en el caso que se proceda aplicar la tasación del valor de enajenación conforme al artículo 64 del Código Tributario.

En todo caso, podrá no efectuarse la retención si se acredita, en la forma que establezca el Servicio mediante resolución, que los impuestos de retención o definitivos aplicables a la operación han sido declarados y pagados directamente por el contribuyente de impuesto adicional, o que se trata de cantidades que correspondan a ingresos no constitutivos de renta o rentas exentas de los impuestos respectivos o que de la operación respectiva resultó un menor valor o pérdida para el contribuyente, según corresponda. En estos casos, cuando no se acredite fehacientemente el cumplimiento de alguna de las causales señaladas, el contribuyente obligado a retener, será responsable del entero de la retención a que se refiere este número, sin perjuicio de su derecho a repetir en contra del contribuyente sin domicilio o residencia en Chile.

No obstante lo dispuesto en los párrafos anteriores, los contribuyentes que remesen, distribuyan, abonen en cuenta, pongan a disposición o paguen rentas o cantidades a contribuyentes sin domicilio o residencia en Chile que sean residentes de países con los que exista un convenio vigente para evitar la doble tributación internacional y sean beneficiarios de dicho convenio, tratándose de rentas o cantidades que conforme al mismo sólo deban gravarse en el país del domicilio o residencia, o se les aplique una tasa inferior a la que corresponda de acuerdo a esta ley, podrán no efectuar las retenciones establecidas en este número o efectuarlas con la tasa prevista en el convenio, según sea el caso, cuando el beneficiario de la renta o cantidad les acredite mediante la entrega de un certificado emitido por la autoridad competente del otro Estado Contratante, su residencia en ese país y le declare en la forma que establezca el Servicio mediante resolución, que al momento de esa declaración no tiene en Chile un establecimiento permanente o base fija a la que se deban atribuir tales rentas o cantidades, y que cumple con los requisitos para ser beneficiario de las disposiciones del convenio respecto de la imposición de las rentas o cantidades señaladas. Se presumirá salvo prueba en contrario que un certificado de residencia fiscal emitido por autoridad competente, acreditará la residencia fiscal del contribuyente durante el año calendario en que se haya emitido. Cuando el Servicio establezca en el caso particular que no concurrían los requisitos para aplicar las disposiciones del respectivo convenio en virtud de las cuales no se efectuó retención alguna o la efectuada lo fue por un monto inferior a la que hubiese correspondido de acuerdo a este artículo, el contribuyente obligado a retener, será responsable del entero de la retención que total o parcialmente no se hubiese efectuado, sin perjuicio de su derecho a repetir en contra del contribuyente no residente ni domiciliado en Chile.

Tratándose de las enajenaciones a que se refieren los artículos 10, inciso tercero, y 58, número 3), los adquirentes de las acciones, cuotas, derechos y demás títulos efectuarán una retención con una tasa provisional del 20% sobre el total de las cantidades que pongan a disposición del enajenante, sin deducción alguna, o 35% sobre la renta gravada determinada conforme a la letra b) del número 3) del artículo 58, retención que se declarará en conformidad a los artículos 65, número 1, y 69, o conforme al artículo 79, a elección del contribuyente.

 
El nuevo párrafo 1° del art. 74 N° 4 de la LIR, esto es, Las personas o entidades que remesen al exterior, abonen en cuenta, pongan a disposición o paguen rentas o cantidades afectas al impuesto adicional de acuerdo con los artículos 58, 59 y 60, casos en los cuales la retención deberá efectuarse con la tasa de impuesto adicional que corresponda.”, mantiene la obligación de retener el I.A. que afecta a las rentas de los artículos 58, 59 y 60, de acuerdo con la tasa de I.A. que corresponda.

Lo anterior, por ejemplo, se aprecia en el caso de las rentas por concepto de retiros, remesas o distribuciones que se gravan con una tasa de I.A. de 35%. Por lo que deberá ser retenido el I.A. con la misma tasa de 35%, quedando así cumplida la obligación tributaria; pero, sin perjuicio de la obligación de presentar el F22 en el mes de abril del año siguiente, en los casos en que el art. 65 de la LIR así lo dispone (referido a los obligados a presentar anualmente una declaración jurada de sus rentas en cada A.T.).

Cabe señalar que, las empresas sujetas al régimen “Pro Pyme General” (art. 14, letra D) N° 3 de la LIR), que hayan optado por llevar Contabilidad Simplificada igualmente quedan obligadas a efectuar las retenciones que ordena el nuevo párrafo 2° del N° 4 del art. 74 de la LIR.

  1. Tributación con I.A. que afecta a las rentas o cantidades retiradas, remesadas o distribuidas. Revisemos el siguiente esquema N° 1 que resume el tratamiento de estas cantidades, según el régimen tributario en que se encuentre la empresa que efectúa el retiro, remesa o distribución de utilidades. Veamos:

Esquema N° 1. Tributación con I.A. en los retiros, remesas o distribuciones, según corresponda.

Propietarios de empresas sujetas al régimen Rentas Tratamiento
Art. 14, letra A) LIR
Régimen “Semi Integrado”.
Retiros, remesas o distribuciones. Imputación a los RRE, debidamente reajustados, al término de cada ejercicio comercial. En esta oportunidad se definirá la tributación que afecta a los Propietarios al imputarse al registro “RAI”, salvo que sea al registro “REX” (rentas exentas de I.A., INR o rentas con tributación cumplida, según corresponda).
Art. 14, letra D) N° 3 LIR
Régimen “Pro Pyme General”.
Retiros, remesas o distribuciones. Imputación a los RRE, sin reajuste, al término de cada ejercicio comercial. En esta oportunidad se definirá la tributación que afecta a los Propietarios al imputarse al registro “RAI”, salvo que sea al registro “REX” (rentas exentas de I.A., INR o rentas con tributación cumplida, según corresponda).

Fuente: Esquema preparado por el editor de contenidos tributarios con una finalidad académica, a partir de lo señalado por el SII en la p.10 de su Circular N° 56, de 4.09.2020.

• ¿Está necesitando una capacitación “TRIPLE B”: buena, bonita y barata?

El editor de contenidos tributarios le sugiere al lector, en lo inmediato, matricularse en el curso “Especialista Operación Renta Modernizada: Leyes N°s. 21.210 y 21.256 para el A.T. 2021”. Esta actividad académica le permitirá instruirse de todo el bagaje necesario para cumplir exitosamente la presentación del F22, A.T. 2021.

Este curso inicia el 15 de febrero y hasta el 31 de marzo. Lo interesante de esta actividad es que el relator de las DDJJ irá comentando las obligaciones (Módulo V: Taller de DDJJ más utilizadas) a medida que vayan avanzando los plazos de su cumplimiento.

SANTIAGO, viernes 5 de febrero de 2021.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *