EL TPP-11, UN ACUERDO IMPORTANTE QUE NO HA SIDO RATIFICADO POR CHILE

El CPTPP-11 (The  Comprehensive and Progressive Agreement for Trans – Pacific Partnership), es un tratado de integración económica que fue suscrito por 11 países del Asia Pacífico: Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam, los que conforman un mercado de 502 millones de habitantes.

El TPP-11 fue suscrito el 8 de marzo de 2018 en Santiago, por todos los países signatarios. Para su puesta en vigencia, se requería que fuera ratificado por 6 de sus miembros, lo cual ocurrió el año 2018. Por tal motivo, el Tratado entró en vigor el 30 de diciembre de 2018 para Japón, México, Singapur, Nueva Zelandia, Canadá, Australia; mientras que para Vietnam entró en vigencia el 14 de enero de 2019.

El origen de este proceso de negociación nace en el Pacific -4 (P-4), que lo conforman Australia, Brunei Darussalam, Chile y Nueva Zelandia, por lo que se puede afirmar que nuestro país fue uno de los motivadores de esta negociación, en donde también estaba Estados Unidos, pero decidió salirse del proceso de negociación, por decisión del ex presidente Trump. Debido a lo anterior, se buscó la convergencia para sumar a otros países del Asia Pacífico para negociar este nuevo Tratado, sin Estados Unidos. Fue así que, en marzo de 2017, en el marco del Diálogo de Alto Nivel convocado por Chile y celebrado en Viña del Mar, comienzan las primeras tratativas entre los 11 restantes países signatarios del TPP. El objetivo era buscar la forma para rescatar el Acuerdo y darle vigencia en una nueva forma planteada para los 11 países miembros del Acuerdo.

El TPP-11 es el tercer Tratado de Libre Comercio más grande del mundo. Es un Tratado de Integración Económica Plurilateral en la región más dinámica del siglo XXI, Asia Pacífico. Este ambicioso acuerdo comercial tiene entre sus objetivos, el contribuir al crecimiento económico y crear nuevas oportunidades para empresas, trabajadores, agricultores y consumidores. Los 11 países suscriptores del Acuerdo manifestaron la convicción de que una economía abierta es beneficiosa para los países miembros y generará mayor crecimiento económico, empleo, reducción de la pobreza y bienestar para todos.

Se estima que el TPP-11 impactará en los niveles de empleo que se generaran en torno a las actividades exportadoras de Chile. De hecho, un 44% de las empresas exportadoras del país comercializan sus productos en los mercados del Acuerdo, lo que se estima, podría generar alrededor de 880.000 empleos en el sector exportador a nivel nacional, en forma directa e indirecta.

Sin perjuicio de lo anterior, hasta la fecha no ha sido posible obtener la ratificación de este Acuerdo Comercial en el Senado de la República, por no contar con la mayoría parlamentaria, lo que no deja de extrañar, puesto que, con el retiro de Estados Unidos del proceso de negociación, se flexibilizaron varios Capítulos considerados sensibles para ciertos actores de nuestra economía, que veían esta negociación con temor. Dentro de los temas sensibles que hoy se especula que quedaron mal negociados, se señala: que aumentaría el precio de los medicamentos, que se privatizarían las semillas, que promovería el cultivo de transgénicos e impediría el etiquetados de alimentos, vulneraría lo derechos de nuestros pueblos originarios, vulneraría los derechos laborales, debilitaría la legislación medioambiental, restringiría la capacidad de formar/fortalecer a las empresas estatales, no reconocería el rango constitucional a los Tratados de Derechos Humanos, restringiría la soberanía debido al mecanismo de controversias, entre otras. Todas estas aseveraciones carecen de fundamento, ya que se encuentran bien resguardados los intereses de Chile en la normativa del propio Acuerdo Comercial, que no va más allá de lo negociado por Chile en otros acuerdos comerciales suscritos.

La preocupación por la no ratificación del Tratado, la expresó con claridad el señor Rodrigo Yáñez, Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, quien señaló: “Chile pierde competitividad mientras no se ratifique el TPP-11, ya que el Tratado ofrece mejores oportunidades que las negociadas en los acuerdos bilaterales vigentes que Chile tiene con los países del TPP-11, y que están siendo aprovechadas por países con canastas exportadoras similares”.

Uno de los beneficios que se resaltan en el Tratado, se refiere a la “Acumulación de Origen”, que establece que nuestro país podría comprar un insumo en Perú, en Chile lo procesaría (transformaría) y lo exportaría como 100% “originario” a los otros socios del Tratado. En otras palabras, los productos manufacturados en Chile fabricados con insumos del TPP-11, podrán salir con sello “Hecho en Chile” a los países que componen este Tratado, lo que abre oportunidades para nuestras Pymes exportadoras, en diversos sectores, tales como: textil/confecciones, manufacturas plásticas, manufacturas de caucho, agroindustria, autopartes automotrices, entre otras.

Desde el punto de vista de los beneficios arancelarios pactados en el TPP-11, se puede afirmar con claridad, que este Tratado es mucho más generoso en materia de beneficios arancelarios que los que se encuentran negociados por Chile en los Acuerdos Bilaterales que tiene con los países que componen el TPP-11, ya que son 3.126 productos que mejoran sus condiciones de ingreso a dichos mercados en el marco de este Tratado. Por ejemplo:

  • Canadá: mejoran su acceso al mercado canadiense 100 productos, dentro de los cuales se encuentran: leche entera, leche condensada, carne de ave, quesos, preparaciones alimenticias en base a huevos, entre otros.
  • Japón: mejoran su acceso al mercado japones 1.052 productos, dentro de los cuales se encuentran: moluscos y cangrejos, trozos de pollo, leche en polvo, cueros, sal, mermeladas de frutas, jugos de manzana, puré de tomates, entre otros.
  • Malasia: mejoran su acceso al mercado de Malasia 663 productos, dentro de los cuales se encuentran: los vinos espumantes, leche en polvo, madera contrachapada, entre otros.
  • Vietnam: mejoran su acceso al mercado vietnamita 1.115 productos, dentro de los cuales se encuentran: carne de bovinos, jugos de manzana, uvas, salmones, vinos, nueces sin cáscara, trozos de pavos congelados. limones, entre otros.

Dentro de los beneficios no tangibles del Tratado y que benefician igualmente a Chile, es el ser “socios” de este grupo de países relevantes, lo que permite que se vaya dando una facilitación al comercio entre los países miembros, que se traduce en mayores inversiones, en la aprobación de los Protocolos Sanitarios, lo que permite que efectivamente podamos exportar nuestros alimentos al mundo. No deja de ser raro que nuestro país no quiera ratificar un Tratado en donde otros países están postulando para entrar, como es el caso de Reino Unido y Corea del Sur.

Hugo Baierlein H.
Gerente General Baierlein Consulting

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *