¿Están gravados con IVA los actos que dan lugar a importaciones mediante empresas de Courier efectuadas al amparo de la Partida 00.23 del Arancel Nacional Chileno?

La Ley N°21.210 publicada en el Diario Oficial el 24 de febrero de 2020, introdujo, entre otras, modificaciones al Decreto Ley N°825, de 1974, Ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios, respecto de ciertos servicios prestados desde el extranjero, incorporando un nuevo hecho gravado especial en el literal n) de su artículo 8°, aplicable a determinados servicios remunerados realizados por prestadores domiciliados o residentes en el extranjero que sean prestados o utilizados en Chile, ya sea que se verifiquen entre dos prestadores de servicios (B2B) o entre un prestador de servicios y un consumidor final (B2C).

Tal como lo ha interpretado la autoridad tributaria en Circular Nº42 de 11.06.2020, este nuevo hecho gravado aplica cuando el prestador, plataforma extranjera o desarrollador extranjero u otras expresiones análogas, sea domiciliado o residente en el extranjero.

Esta nuevo hecho gravado alcanza la intermediación de ventas, sea que éstas se realicen en Chile o en el extranjero, que den origen a una importación al territorio nacional, afectando el respectivo Impuesto al Valor Agregado a quien realice la prestación, es decir, será el prestador domiciliado o residente en el extranjero, conforme el artículo 10 del Decreto Ley N°825, de 1974, quien deberá declarar y enterar este impuesto en arcas fiscales.

Por su parte, en virtud del nuevo hecho gravado intermediación de ventas, sea que éstas se realicen en Chile o en el extranjero, que den origen a una importación al territorio nacional, prestados mediante una plataforma o Marketplace que ponen en contacto a compradores y vendedores de bienes y servicios con el objeto de que éstos efectúen transacciones comerciales, tal como lo ha interpretado el Servicio de Impuestos Internos en Circular Nº42 de 11.06.2020, considerando que frente al adquirente chileno dicha plataforma o marketplace aparece como prestador del servicio y recauda el total del precio correspondiente por cuenta de un tercero, se ha ordenado que sea la respectiva plataforma o marketplace quien retenga y entere en arcas fiscales el impuesto correspondiente.

Aquí aparece particularmente interesante que las instrucciones de aplicación de este nuevo hecho gravado dispuestas por la autoridad tributaria han ordenado que en estos casos la tasa correspondiente deberá́ aplicarse al total del precio cobrado y pagado por el adquirente chileno, según la base imponible del IVA correspondiente al valor de la operación respectiva conforme el artículo 15 del Decreto Ley N°825, de 1974.

En esta materia, aparece más interesante aún la referencia que hace la dicha instrucción al artículo 28 del Código Tributario, que regula los casos de gestión de una asociación o cuentas en participación y de cualquier encargo fiduciario, para concluir que esta figura y regulación es aplicable al caso de una plataforma o marketplace que aparece como prestador del servicio subyacente y recauda, por sí o a través de un tercero, el total del precio correspondiente a dicho servicio por cuenta del prestador subyacente, para a continuación pasar a establecer que, para los efectos tributarios será́ la plataforma o marketplace el sujeto responsable de retener, declarar y pagar el impuesto, cualquiera sea la naturaleza del encargo o modalidad en que se recauden los pagos (por sí o a través de terceros) y sin perjuicio de la posibilidad de ordenarse el cambio de sujeto del impuesto en casos particulares, como es precisamente el caso previsto en el nuevo inciso 7º del artículo 3° del Decreto Ley N°825, de 1974 que faculta al Servicio de Impuestos Internos para disponer un cambio especial de sujeto pasivo del IVA habilitando designar como agentes retenedores del total o una parte del IVA a emisores de tarjetas de pago con provisión de fondos, débito, crédito u otros sistemas de pago análogos, respecto de todo o parte de las operaciones realizadas por prestadores domiciliados o residentes en el extranjero que no se hayan sujetado al régimen de tributación simplificada establecido en el párrafo 7° bis, obligándose a estos agentes retenedores a descontar, del monto total del pago en que intervienen, el monto del IVA calculado respecto de las operaciones en que intervienen, quienes deberán declarar y enterar en arcas fiscales los impuestos recargados en la oportunidad correspondiente, esto es, hasta el día 20 del mes siguiente al que hayan efectuado la retención.

Conforme estas nuevas normas e instrucciones, por la modificación del artículo 11 del Decreto Ley N°825, de 1974, el beneficiario del servicio en Chile será́ considerado sujeto del impuesto cuando la prestación sea realizada por un prestador domiciliado o residente en el extranjero y el beneficiario del servicio en Chile sea un contribuyente del IVA (B2B) en cuyo caso este beneficiario tendrá la obligación de informar al prestador extranjero que no debe efectuar la retención del IVA.

Sin embargo, en el caso del hecho gravado especial del IVA previsto en el numeral 1 del literal n) del artículo 8°, acaecido entre un prestador de servicios y un consumidor final persona natural (B2C), en virtud de la aplicación del principio de destinación (que atribuye el derecho de imposición al país de destino donde el bien o servicio se consume) estas nuevas normas, en algunas hipótesis, estarían gravando diversas operaciones que hoy estaban totalmente fuera del alcance fiscal recaudatorio tratándose de la intermediación de ventas efectuadas mediante Plataformas o Marketplace que dan origen a una importación al territorio nacional efectuadas según la Partida 0023.0000 del Arancel Nacional Chileno mediante encomiendas, envíos postales, envíos de entrega rápida y carga general, ocasional, sin carácter comercial, hasta por un valor FOB de US$30, que vienen consignadas a personas naturales, tributación que quedaría salvaguardada con la obligación de retención, declaración y pago del respectivo impuesto recaída en la misma plataforma o marketplace o bien de los emisores de tarjetas de pago con provisión de fondos, débito, crédito u otros sistemas de pago análogos.

Francisco Javier Orellana Rivera.
Presidente del Instituto Chileno de Derecho Aduanero -ICDA

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *