Moneda Funcional

Si bien la mayoría de las entidades ya debe haber definido cuál es su Moneda Funcional, la NIC 21 “Efectos de las Variaciones en las Tasas de Cambio de la Moneda Extranjera” establece que la Moneda Funcional de una entidad puede cambiar debido a que cambia la moneda que refleja las transacciones, sucesos y condiciones que subyacen y son relevantes para la entidad, debido a esto, consideramos relevante volver a mencionar como una entidad puede identificar su moneda funcional.

Antes de mencionar los factores que se deben analizar para determinar de manera correcta la moneda funcional de una entidad, incorporaremos algunas definiciones mencionadas en la NIC 21:

  • Tasa de cambio es la relación de cambio entre dos monedas.
  • Tasa de cambio de contado es la tasa de cambio utilizado en las transacciones con entrega inmediata.
  • Tasa de cambio de cierre es la tasa de cambio de contado existente al final del periodo sobre el que se informa.
  • Diferencia de cambio es la que surge al convertir un determinado número de unidades de una moneda a otra moneda, utilizando tasas de cambio diferentes.
  • Partidas monetarias son unidades monetarias mantenidas en efectivo, así como activos y pasivos que se van a recibir o pagar, mediante una cantidad fija o determinable de unidades monetarias.
  • Moneda extranjera (o divisa) es cualquier otra distinta de la moneda funcional de la entidad.
  • Moneda funcional es la moneda del entorno económico principal en el que opera la entidad.
  • Moneda de presentación es la moneda en que se presentan los estados financieros.

Ya comprendiendo algunas definiciones básicas se debe considerar que cuando se produzca un cambio de moneda funcional en la entidad, ésta aplicará los procedimientos de conversión que sean aplicables a la nueva moneda funcional de forma prospectiva, desde la fecha del cambio.

Que el efecto de un cambio de moneda funcional se contabilizará de forma prospectiva quiere decir en otras palabras que la entidad convertirá todas las partidas a la nueva moneda funcional utilizando la tasa de cambio a la fecha en que se produzca aquél. Junto a esto se debe considerar que los importes resultantes ya convertidos, en el caso de partidas no monetarias, se considerarán como sus correspondientes costos históricos. Las diferencias de cambio procedentes de la conversión de un negocio en el extranjero, que se hubieran clasificado anteriormente en otro resultado global, no se reclasificarán de patrimonio al resultado hasta la disposición del negocio en el extranjero.

Definir la Moneda Funcional

Ya entendiendo cuando y como se debe realizar el cambio de moneda funcional, es importante comprender que la NIC 21 nos entrega varios puntos a analizar para definir la moneda funcional de la entidad, por lo mismo, a continuación, se mencionan que se debe considerar para comprender y encontrar cuál es la moneda funcional de una compañía.

 
Ejemplo

Si la entidad XYZ paga toda la mano de obra en Dólares, pero su financiamiento principal es en Libra Esterlina y Además Comercializa toda su Producción en Libra Esterlina, debido a que la exporta a Inglaterra, al igual como importa los materiales, repuestos y maquinarias. ¿Cual deberá ser su moneda funcional?

Respuesta:

Si XYZ:

Vende a Inglaterra en. -> Libra Esterlina.
Paga Mano de Obra. -> Dólares.
Principal Financiamiento. -> Libra Esterlina.
Materiales de Inglaterra. -> Libra Esterlina.

Con base en los antecedentes se puede concluir que la moneda funcional de la compañía XYZ debe ser la Libra esterlina, esto debido a que, aunque la Libra Esterlina no es la moneda que influye en los costos de la mano de obra, materiales y otros costos de producir bienes, (Esta es el Dólar) que es una prioridad como factor. Si cumple con ser factor prioritario al ser la moneda que influye fundamentalmente en los precios de venta de los bienes y servicios, Además de considerarse como la moneda en la cual se generan los fondos de las actividades de financiación y en que se mantienen los importes cobrados por las actividades de operación, estos ambos, factores diseñados para suministrar evidencia adicional.

Conclusión

Se debe considerar que la moneda funcional es una de las primeras situaciones que habrá que analizar al momento de cambiar mis Estados Financieros de PCGA a IFRS, debido a que puede ser que por mucho tiempo he llevado contabilidad en pesos, mientras que era mucho más sencillo o mucho más adecuado llevar una contabilidad en Dólares o EURO.

La moneda funcional que se define en primera instancia es muy difícil o muy poco común que cambie, pero debido a todos los problemas generados por la pandemia del COVID-19, es muy probable que pueda ocurrir un cambio en la moneda funcional de una entidad debido a que cambio la moneda que refleja las transacciones, sucesos y condiciones que subyacen y son relevantes para la entidad.

Por todo lo mencionado, podríamos considerar que en caso de que exista la posibilidad de que ocurran cambios, las entidades a lo menos deberán realizar los análisis correspondientes para validar o cambiar la moneda funcional que utilizan en la actualidad.

Links a documentos de Checkpoint relacionados:

NIC 21 (Parte A y B) -> Cita de Checkpoint IC/LCON/02BV
Sección 30 NIIF para Pymes -> Cita de Checkpoint IC/LCON/028I
Ficha de análisis NIC 21 -> Cita de Checkpoint CL/CONS/521/2011
Ficha de análisis Sección 30 -> Cita de Checkpoint CL/CONS/592/2011

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *