Los empleadores no se encuentran facultados para exigir a los trabajadores someterse al proceso de vacunación en contra del COVID-19

El Dictamen N° 482/9 de la Dirección del Trabajo, de fecha 23 de marzo de 2022, ha tenido la oportunidad de resolver situaciones de diversa índole en relación a la vacuna del COVID 19, desde la imposibilidad del empleador de exigir dicha vacuna, y por lo tanto la imposibilidad de condicionar la contratación de trabajadores al hecho de estar vacunados, así como la necesidad de otorgar los permisos correspondientes a los trabajadores para acudir a la inoculación contra el COVID 19, entre otras materias.

El Dictamen N° 482/9 de la Dirección del Trabajo, de fecha 23 de marzo de 2022, ha tenido la oportunidad de resolver situaciones de diversa índole en relación a la vacuna del COVID 19, desde la imposibilidad del empleador de exigir dicha vacuna, y por lo tanto la imposibilidad de condicionar la contratación de trabajadores al hecho de estar vacunados, así como condicionar la vigencia de la relación laboral a esta misma circunstancia. Por último, establece la obligatoriedad de otorgar los permisos correspondientes a los trabajadores para acudir a la inoculación contra el COVID 19. Veremos cada uno de estos puntos;

  1. Los empleadores no se encuentran facultados para exigir a los trabajadores someterse al proceso de vacunación en contra del COVID-19;

La primera resolución establecida en el dictamen aludido consiste en que los empleadores no se encuentran facultados para exigir a los trabajadores someterse al proceso de vacunación en contra del COVID-19. La Dirección del Trabajo razona que, de acuerdo al artículo 32 y 33 del Código Sanitario, sólo el Presidente de la República, a propuesta del Director de Salud, puede determinar que determinada vacuna sea obligatoria para la población. A contrario sensu, no es el empleador el facultado para determinar si la vacuna por el COVID 19 es obligatoria, y hacerla exigible respecto de sus trabajadores. El Dictamen N° 482/9 plantea lo anterior en los siguientes términos; “los empleadores no se encuentran facultados para exigirles a los trabajadores de su dependencia someterse al proceso de vacunación en contra del COVID-19. Lo anterior, toda vez que la definición respecto de la inoculación obligatoria de vacunas contra las enfermedades transmisibles se encuentra expresamente señalada en la normativa antes transcrita. En dicha regulación se establece que la única autoridad que tiene la facultad para así ordenarlo es el Presidente de la República, quien, a la fecha de la publicación del presente informe, conserva vigente dicha prerrogativa legal, para así disponerlo en la oportunidad que lo estime pertinente”.

  1. Imposibilidad de condicionar la contratación de trabajadores al hecho de estar vacunados;

También señala la Dirección del Trabajo en el dictamen aludido que no es posible condicionar la contratación de trabajadores al hecho de estar vacunados, pues aquello implicaría un acto de discriminación prohibido por el artículo 2° del Código del Trabajo. Argumenta la Dirección del Trabajo, que si bien el artículo 2° del Código del Trabajo, no establece como categoría prohibida de discriminación, la circunstancia de encontrarse o no vacunados contra el COVID 19, debe entenderse igualmente considerada como categoría prohibida de discriminación, efectuando una lectura amplia del artículo 2° del Código del Trabajo. Dicha lectura amplia se sustenta en lo señalado por el artículo 19 N° 16 inciso tercero de la Constitución Política de la República, que señala: “se prohíbe cualquiera discriminación que no se base en la capacidad o idoneidad personal, sin perjuicio de que la ley pueda exigir la nacionalidad chilena o límites de edad para determinados casos”. En consecuencia, al no estar vinculada la vacunación por COVID 19, a un requisito de idoneidad o capacidad personal, no puede el empleador exigirlo como requisito para que el trabajador pueda acceder al trabajo.

Así entonces, señala la Dirección del Trabajo que “es posible colegir que tanto la calificación como la idoneidad personal, más bien dicen relación con aspectos relativos a la preparación técnica o profesional y las destrezas para un determinado cargo o puesto de trabajo. Por tanto, la vacunación en contra del COVID-19 no cabe dentro de dichos conceptos, dado que esta última más bien corresponde a un tratamiento médico, de modo tal que en el evento que el empleador exigiere la vacunación en contra del COVID-19 como un requisito para la contratación, éste podría llegar a ser considerado como un acto de discriminación” (Dirección del Trabajo, 482/9, de 23 de marzo de 2022).

  1. Imposibilidad de condicionar la vigencia de la relación laboral al hecho de encontrarse vacunados;

Tampoco es posible condicionar la vigencia de la relación laboral al hecho de encontrarse vacunados, pues esto implicaría un incumplimiento al contrato de trabajo, según el concepto otorgado por el artículo 7° del Código del Trabajo, al incidir sobre la obligación del empleador de otorgar el trabajo convenido. Sobre este punto la Dirección del Trabajo concluye que; “el hecho de que el empleador se niegue a otorgar el trabajo convenido a un trabajador, por no estar vacunado en contra del COVID-19, constituye un incumplimiento de la obligación que le asiste de proporcionar el trabajo convenido, y, por tanto, infringiría lo dispuesto en el artículo 7° del Código del Trabajo. Lo anterior, sin perjuicio del análisis que pueda efectuarse caso a caso en el contexto de la actividad fiscalizadora del Servicio o de lo que puedan resolver los Tribunales de Justicia, según corresponda” (Dirección del Trabajo, 482/9, de 23 de marzo de 2022).

  1. El empleador deberá otorgar las facilidades y los permisos por el tiempo necesario para acudir a inocularse;

De acuerdo al artículo 66 ter y 184 del Código del Trabajo, el empleador deberá otorgar las facilidades y los permisos por el tiempo necesario para acudir a inocularse. Según la Dirección del Trabajo, “en virtud del deber general de protección que tiene el empleador de resguardar la vida y salud de los trabajadores y lo dispuesto en el artículo 66 ter del Código del Trabajo, en el evento que un dependiente decida acudir a vacunarse en contra del COVID-19 y que, según el calendario de vacunación dispuesto por la autoridad, ello deba realizarse durante la jornada laboral, el empleador deberá otorgar las facilidades y los permisos por el tiempo necesario para acudir a inocularse, sin que ello importe un menoscabo para el trabajador” (Dirección del Trabajo, 482/9, de 23 de marzo de 2022).

Ver texto completo Dictamen N° 482/9 de la Dirección del Trabajo, de fecha 23 de marzo de 2022.

Santiago, 8 de abril de 2022.

Artículos relacionados