Jornada bisemanal. Requisitos para su implementación según el Ordinario N° 618 de la Dirección del Trabajo, de 18 de abril de 2022

En el siguiente texto presentamos el Ordinario N° 618 de la Dirección del Trabajo, de 18 de abril de 2022, en que señala que, para efectos de la aplicación de la jornada bisemanal, “la circunstancia de que los trabajadores pernocten en sus hogares ubicados en localidades cercanas a la faena, no excluye por si sola la aplicación de la norma en referencia, toda vez que el elemento determinante para la aplicación lo constituye el hecho de que la prestación de servicios se efectúe en un lugar apartado de centros urbanos, por lo que si concurre en la especie esta última circunstancia, las partes se encontrarán igualmente facultadas para convenir la aludida jornada bisemanal”.

En el siguiente texto presentamos el Ordinario N° 618 de la Dirección del Trabajo, de 18 de abril de 2022, en que señala que, para efectos de la aplicación de la jornada bisemanal, “la circunstancia de que los trabajadores pernocten en sus hogares ubicados en localidades cercanas a la faena, no excluye por si sola la aplicación de la norma en referencia, toda vez que el elemento determinante para la aplicación lo constituye el hecho de que la prestación de servicios se efectúe en un lugar apartado de centros urbanos, por lo que si concurre en la especie esta última circunstancia, las partes se encontrarán igualmente facultadas para convenir la aludida jornada bisemanal.”

El Ordinario mencionado anteriormente, aplica la doctrina contenida en el Dictamen N° 5667/33, de 06 de diciembre de 2019, que reconsideró el Dictamen N° 5547/263 de 26 de diciembre de 2003, el cual aplicó de manera más restrictiva el artículo 39 del Código del Trabajo, señalando que respecto de aquellos trabajadores que hacen uso de su descanso diario en su residencia habitual, no se les puede aplicar las normas sobre jornada bisemanal, pues esta norma está pensada para aquellos trabajadores que, por prestar servicios en lugares alejados de centros urbanos, no pueden efectuar su descanso diario en su residencia habitual, sino que en dependencias de la faena propiamente tal. En efecto, el dictamen reconsiderado, señaló en su momento que;

“Este Servicio entiende que, para que una determinada situación se encuentra en la hipótesis prevista por el artículo citado, es imprescindible que, por tratarse de un lugar apartado de centro urbano, el trabajador haga uso de su descanso entre jornadas diarias en dicho lugar, no pudiendo entenderse que se encuentra en este caso el trabajador que pernocta en el lugar de su residencia habitual.

Las razones para sostener esta interpretación, que sujeta la posibilidad de pactar jornadas bisemanales al hecho de que el lugar de trabajo esté apartado de centros urbanos, lo que se expresa en el hecho de que los trabajadores hagan uso de su derecho a descanso diario en el lugar de trabajo, son las siguientes:

En primer lugar, una razón de texto, ya que el artículo 39 del Código del Trabajo que establece el régimen de jornada de trabajo bisemanal corresponde a las normas del Párrafo 4 del Libro I, referido al descanso semanal, lo que da a entender claramente que este tipo de jornada no es una forma normal de distribución, sino una modalidad excepcional establecida, precisamente, en razón de la imposibilidad de hacer uso normal y razonable de los descansos, de ahí su ubicación en las normas que regulan, precisamente, los descansos laborales.

La expresión “apartado de centro urbano” revela una denotación precisa: el legislador no exige mera lejanía, sino que dicha distancia entre residencia habitual y lugar de trabajo debe ser tan relevante, que sea imposible, de modo normal y razonable, hacer uso del sistema común y ordinario de distribución de la jornada de trabajo. De este modo, la lejanía exigida en la ley, por su carácter relevante y su especial intensidad, cuestión que justifica esta forma excepcional de jornada, tiene un evidente carácter permanente, siendo exigible tanto para el descanso semanal como para el descanso entre jornadas diarias.

En segundo lugar, la finalidad evidente seguida por el legislador, que corresponde a la posibilidad de permitir a las partes eludir las reglas comunes de distribución de la jornada ordinaria, atendido la imposibilidad razonable de que los trabajadores se trasladen a sus lugares de residencia, ya sea diaria o semanalmente, a objeto de utilizar los descansos laborales correspondientes, lo que debe expresarse necesariamente en que dichos trabajadores pernocten en el lugar de prestación de servicios.

Es obvio, y atiende a una consideración básica de racionalidad del legislador, el hecho de que si la ley estima que la lejanía de centro urbano permite una jornada bisemanal, en razón de que no puede utilizarse razonablemente el derecho a descanso semanal por razones de distancia geográfica, es evidente que la misma razón opera, aún con mayor intensidad, para el uso del descanso entre jornadas diarias de trabajo.” (Dictamen N° 5547/263 de 26 de diciembre de 2003, de la Dirección del Trabajo).

 
Como habíamos señalado, el Dictamen N° 5547/263 de 26 de diciembre de 2003, previamente transcrito en lo medular, fue reconsiderado por el Dictamen N° 5667/33 de 06.12.2019, el cual señala que el único requisito para la implementación de la jornada bisemanal es que la actividad estuviera apartada de centros urbanos, sin que fuese relevante el hecho de si los trabajadores pueden o no efectuar su descanso diario o semanal en su residencia habitual. La conclusión del Dictamen aludido señala que: “En ese estado de cosas, la circunstancia de que los trabajadores pernocten en sus hogares ubicados en localidades cercanas a la faena, no excluye por si sola la aplicación de la norma en referencia, toda vez que el elemento determinante para la aplicación Io constituye el hecho de que la prestación de servicios se efectúe en un lugar apartado de centros urbanos, por fo que si concurre en la especie esta última circunstancia, las partes se encontrarán igualmente facultadas para convenir la aludida jornada bisemanal”.

Esta última doctrina ha sido ratificada en el dictamen que presentamos a continuación, Ordinario N° 618 de 18 de abril de 2022, en cuanto hace suya la conclusión transcrita en el párrafo anterior.

Texto Completo
Ordinario N° 618
Dirección del Trabajo DT
Nacional

Sumario: Los acuerdos celebrados por las partes en cuya virtud se hayan convenido beneficios, sea en dinero o en especie, como contrapartida a la aplicación del sistema de jornada bisemanal regulado en el artículo 39 del Código del Trabajo, no podrán alterarse o suprimirse unilateralmente, considerando lo expuesto en el presente informe.

Fecha: 18/04/2022
Cita: CL/JADM/2577/2022

MATERIA:

Jornada de trabajo. Jornada Bisemanal. Prestaciones laborales y beneficios.

RESUMEN:

Los acuerdos celebrados por las partes en cuya virtud se hayan convenido beneficios, sea en dinero o en especie, como contrapartida a la aplicación del sistema de jornada bisemanal regulado en el artículo 39 del Código del Trabajo, no podrán alterarse o suprimirse unilateralmente, considerando lo expuesto en el presente informe.

ANTECEDENTES.:

1. Instrucciones de 18.03.2022 de Jefa de Unidad de Pronunciamientos, Innovación y Estudios Laborales.

2. Presentación de 12.03.2022, de don Samuel del Sol Santa Cruz, en representación de empresa Termas del Sol Spa.

SANTIAGO,

DE:

JEFE DEPARTAMENTO JURÍDICO Y FISCAL DIRECCIÓN DEL TRABAJO

A:

SR. SAMUEL DEL SOL SANTA CRUZ

TERMAS DEL SOL SPA.

(…)

Mediante presentación del Ant. 2), se solicita a esta Dirección un pronunciamiento jurídico en orden a responder diversas consultas relacionadas con el régimen de jornada bisemanal regulada en el artículo 39 del Código del Trabajo. En rigor, consulta respecto a si el empleador tiene el deber de cubrir los gastos básicos del trabajador cuando éste reside en el lugar de trabajo; cubrir los pagos de arrendamiento en caso que el trabajador desee por voluntad propia residir en una zona cercana u ocupar otras dependencias de la empresa para residir Sobre el particular, cúmpleme informar a Ud. que el artículo 39 del Código del Trabajo, dispone:

“En los casos en que la prestación de servicios deba efectuarse en lugares apartados de centros urbanos, las partes podrán pactar jomadas ordinarias de trabajo de hasta dos semanas ininterrumpidas, al término de las cuales deberán otorgarse los días de descanso compensatorios de los días domingo o festivos que hayan tenido lugar en dicho periodo bisemanal, aumentados en uno”.

De la norma legal citada, se desprende que, para que proceda pactar jornadas ordinarias de trabajo de hasta dos semanas ininterrumpidas, es necesario que concurran los siguientes requisitos copulativos:

a) Que la prestación de servicios se efectúe en lugares apartados de centros urbanos.

b) Que las partes pacten jornadas ordinarias de trabajo de hasta dos semanas ininterrumpidas.

Menester es tener presente que la jurisprudencia administrativa de este Servicio contenida en Dictamen N° 5667/33 de 06.12.2019 reconsideró y modificó parcialmente la doctrina contenida en el Dictamen N° 5547/263 de 26.12.2003, que hasta ese entonces establecía que el ámbito de aplicación del artículo 39 del Código del Trabajo abarcaba sólo a aquellos trabajadores que utilicen su descanso entre jornadas diarias de trabajo en el lugar de trabajo, en cuanto existe, en dicho caso, el impedimento de distancia geográfica exigido por la ley.

En efecto la nueva doctrina en referencia, al realizar un nuevo estudio de la norma que regula este especial tipo de distribución de la jornada de trabajo, como de la doctrina atingente, entendió que el artículo 39 del Código del Trabajo establece únicamente como presupuesto legal para su aplicación, que “…la prestación de servicios deba efectuarse en lugares apartados de centros urbanos. …”, resultando que del texto de la norma no se desprende la exigencia planteada en el Dictamen N° 5547/263 de 26.12.2003, esto es, que el trabajador no debe de estar en condiciones de trasladarse a su lugar de residencia diariamente, debiendo realizar su descanso diario en la faena.

Cabe indicar que esta conclusión limita el ámbito de aplicación de la citada norma legal al establecer este tipo especial de distribución de jornada, ya que excluye de ella a aquellos trabajadores que, prestando servicios en lugares apartados de centros urbanos, tienen también en esa zona su lugar de residencia. Tal exclusión no encuentra fundamento en el texto expreso del artículo 39, ni es posible justificarla por otros medios de interpretación de la ley.

Ahora bien, considerando lo anterior, y en relación a las consultas planteadas, la circunstancia de que los trabajadores pernocten en sus hogares ubicados en localidades cercanas a la faena, no excluye por si sola la aplicación de la norma en referencia, toda vez que el elemento determinante para la aplicación lo constituye el hecho de que la prestación de servicios se efectúe en un lugar apartado de centros urbanos, por lo que si concurre en la especie esta última circunstancia, las partes se encontrarán igualmente facultadas para convenir la aludida jornada bisemanal.

Por otro lado, la circunstancia anterior en nada altera los acuerdos previos que las partes hayan pactado para establecer una jornada bisemanal, sea pagos por servicios básicos, internet, luz, etc, tomando en consideración el principio de autonomía de la voluntad, así como la fuerza obligatoria del contrato contenida en el artículo 1545 del Código Civil, que establece que “Todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales”.

En efecto, la opción de convenir una jornada bisemanal conforme al citado artículo 39, en nada afecta los acuerdos ya celebrados por las partes y en cuya virtud se hayan convenido beneficios, sea en dinero o en especie, como contrapartida directa a la aplicación de ese régimen de trabajo, mismos que no podrán alterarse o suprimirse unilateralmente, sino mediante el respectivo pacto individual o colectivo, según sea el caso. (Dictamen N° 5667/33 de 06.12.2019).

En consecuencia, sobre la base de las disposiciones legales citadas, jurisprudencia administrativa invocada y consideraciones expuestas, cumplo con informar a Ud. que, los acuerdos celebrados por las partes en cuya virtud se hayan convenido beneficios, sea en dinero o en especie, como contrapartida a la aplicación del sistema de jornada bisemanal, no podrán alterarse o suprimirse unilateralmente, considerando lo expuesto en el presente informe.

Saluda atentamente a Ud.

(…)

 
Santiago, 6 de mayo de 2022.

Artículos relacionados