Michel Jorratt propone simplificar el sistema tributario por uno transparente o atribuido para el 90% de las empresas

En la “audiencia N° 8”, del 27 de abril de 2022, dentro del marco de los “Diálogos Sociales” para la “Reforma Tributaria 2022 (nuevo pacto fiscal)”, expuso Michel Jorratt -ex director del SII- quien se mostró partidario por un sistema desintegrado para las S.A.A. y Grandes Empresas; en tanto que, otro transparente o atribuido con eliminación de registros, sosteniendo que se lograría una gran simplificación para el 90% de las empresas en Chile. Lo invitamos a ver la audiencia completa y a revisar algunos de sus pasajes.

Resumen. El exdirector del SII, Michel Jorratt, dentro del marco de los “Diálogos Sociales – Reforma Tributaria con las Personas” para la próxima “Reforma Tributaria 2022 (nuevo pacto fiscal)” sostiene que la próxima reforma debe construirse sobre la base de principios tributarios, entre los cuales destaca: “Suficiencia Recaudatoria” y “Equidad”, con foco fundamental en la reducción de la evasión tributaria y en la simplificación del actual sistema tributario (reducción de los costos por cumplimiento). Plantea que el principal problema ha sido la postergación de los IF (IGC) por el escaso o nulo retiro de utilidades en el segmento de las S.A.A. y Grandes Empresas. En consecuencia, la desintegración del sistema para estas últimas empresas le parece lo más adecuado, en combinación con un sistema transparente o atribuido (sin registros tributarios) para todas las demás empresas (Pymes). Además, que este último permitiría que las “sociedades de inversión” (que concentran hasta el 50% del ex “FUT” y “RAI”) atribuirían de inmediato los dividendos que reciben de las S.A.A. y Grandes Empresas, tributando a nivel de los impuestos personales.

Por otra parte, observa que el actual régimen “Pro Pyme” con la depreciación instantánea y gasto (egreso) por las compras, ya contemplaría suficientes beneficios tributarios. En consecuencia, los demás incentivos al ahorro, la tributación con base en los retiros, el crédito por activo fijo, la renta presunta, etc., debieran eliminarse para facilitar la simplificación del régimen. Paralelamente con ello, la idea también es simplificar el trabajo de fiscalización.

En el caso de las ganancias de capital (acciones y bienes raíces), por tener un abordaje complejo, señala que se hace necesario una revisión caso a caso. Además, no ve razón alguna para darles un trato preferente a estas rentas con respecto a las rentas normales.

Ahora con respecto a los impuestos correctivos es partidario de aplicar un sistema de trazabilidad a las bebidas alcohólicas similar al de los cigarrillos. También propone la eliminación de los créditos especiales por IEPD a la industria y al transporte de carga y pasajeros, y el aumento del impuesto específico a la actividad minera, dado que, a su juicio, este impuesto es poco “progresivo” por lo que debiera favorecerse que una mayor parte de la renta se quede en Chile.

Finalmente, responde a algunas preguntas, entre las cuales se le consulta su opinión con respecto a la aplicación de un impuesto a las utilidades retenidas por las empresas (una tasa al ex “FUT”), aprecia que esta medida es similar a la de subir la tasa del IDPC a las empresas. Por lo que es más bien partidario de aplicar una retención especial en el caso de los dividendos y que luego sea utilizada como un crédito por las personas.

 
• Presentación

A través de un video que dura 26 minutos y 17 segundos, el exdirector del Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorratt, aborda su participación en los llamados “Diálogos Sociales – Reforma Tributaria con las Personas”, instancias participativas que fueron creadas como un paso previo para la próxima “Reforma Tributaria 2022 (nuevo pacto fiscal)”, toda vez que se quiere construir principios sobre los cuales debe fundamentarse esta nueva reforma. Esta etapa de participación ciudadana a través de todo el país finaliza este mes de mayo de 2022.

Se trata de la “audiencia pública N° 8” llevada a cabo en la “Casa Central de la Universidad de Chile” el pasado miércoles 27 de abril de 2022. Lamentablemente, en opinión de este editor tributario, han sido pocos los contadores y asesores tributarios que probablemente tuvieron el tiempo necesario para ver y analizar las ponencias técnicas, incluida la del señor Jorratt. Asimismo, para participar activamente en ellas. Esto porque el inicio de los encuentros ciudadanos y audiencias públicas coincidió con el desarrollo de la Operación Renta A.T. 2022.

El trabajo expuesto por el señor Jorratt es de carácter técnico tributario y emplea -a juicio de este editor- un lenguaje bastante conceptual, elevado y rápido para la comprensión del común de los profesionales contables. En general, requiere que el lector conozca la problemática de fondo con respecto a la discusión que plantea nuestro sistema tributario.

Su ponencia consistió en 15 minutos para la exposición de su trabajo, con abordaje en los principios básicos y fundamentales en los cuales debe sostenerse nuestro sistema tributario, su mirada y propuesta para el caso de las rentas empresariales, ganancias de capital, impuestos correctivos, royalty minero. Y, finaliza con 10 minutos para consultas, donde se le plantean tres (3) interrogantes sobre materias de las rentas empresariales, requiriéndosele su opinión en cuanto a la aplicación de una tasa de impuesto a las utilidades retenidas de las empresas, la aplicación de una tasa plana a la distribución de dividendos para ajustarse a los promedios de la OCDE y, por último, las medidas para descomplejizar el sistema tributario actual.

• Conozcamos la ponencia

La ponencia de Michel Jorratt abordó, básicamente, las siguientes etapas:

  1. Principios tributarios;
  2. El sistema tributario de las rentas empresariales;
  3. Ganancias de capital;
  4. Impuestos correctivos;
  5. Royalty minero;
  6. Set de preguntas.

Revisemos, en términos generales, en qué consistió cada una de sus etapas:

1. Principios tributarios

La ponencia inicia con el planteamiento de los principios tributarios sobre los cuales debiera construirse el próximo sistema tributario chileno, donde Jorratt destaca, a su juicio, los principios de “Suficiencia Recaudatoria” (que el sistema recaude los recursos que necesita, cuya meta razonable es cinco (5) puntos del PIB) y de “Equidad”, donde observa que ha habido grandes falencias que deben ser corregidas, en el sentido de la equidad horizontal y vertical. En este último caso, quienes más ganan deben pagar proporcionalmente más impuestos, lo que se traduce en una mayor capacidad contributiva. Para este punto sugiere la necesidad de perfeccionar el impuesto a la renta.

En paralelo, en cuanto a los impuestos indirectos (el IVA, por ejemplo) plantea la necesidad de atenuar su regresividad (las personas de menores ingresos terminan pagando la totalidad del impuesto en términos contributivos); pero, nunca con exenciones ni tasas reducidas. Por otra parte, buscar implementar un IVA personalizado o similar, como se ha sostenido -a su juicio- cree que no es el momento para hacerlo.

En cuanto a la equidad horizontal plantea la eliminación del trato preferente a las rentas del capital y mantener el principio de renta global.

Asimismo, unido a todo lo anterior, plantea también que la simplificación del sistema tributario (reducción de los costos de cumplimiento) y la reducción de la evasión tributaria resultan claves, en definitiva, para ayudar a mantener o mejorar la eficiencia económica del sistema.

2. El sistema tributario de las rentas empresariales

La impresión de este editor es que Michel Jorratt vio con “buenos ojos” el anterior sistema de “Renta Atribuida” (exreforma de la Ley N° 20.780 y su Simplificación con Ley N° 20.899), dado que permitía solucionar inmediatamente el gran tema en discusión: la tributación con impuestos personales de las bases imponibles (BI) de las empresas adscritas a dicho régimen.

Por otra parte, en el caso del régimen “Semiintegrado” el gran logro alcanzado fue una tasa a nivel del IDPC de 27%, la cual se ha mantenido hasta el día de hoy con el actual régimen “14 A) de la LIR”. Además, de haberse logrado con la reforma de la expresidenta Bachelet un enorme avance hacia la convergencia a un sistema no integrado en el caso de las S.A.A. y Grandes Empresas. Sin embargo, a juicio de Jorratt, el problema radica en que no se ha podido evitar la continuación en la postergación de la tributación personal (IGC o I.A, según corresponda). Esto porque el grupo de las Grandes Empresas no retiran toda la utilidad, sino van acumulándolas, postergando así su tributación en el tiempo. Tal como ocurrió con el ex – “FUT” y que hoy continúa con el “RAI”.

A Jorratt, bajo el escenario OCDE, le parece bien que las S.A. Abiertas y las Grandes Empresas estén adheridas a un sistema no integrado; en tanto que, las demás empresas (las Pymes) debieran permanecer en un sistema transparente o atribuido (exrégimen de “Renta Atribuida”). Esto porque, si bien, en el caso de las Grandes Empresas es difícil solucionar el problema de la acumulación de utilidades y, en consecuencia, la postergación de los impuestos personales, al menos, el fisco -desde un punto de vista recaudatorio- se asegura con la distribución de los dividendos por parte de estas empresas que, aquellos que vayan a parar a “sociedades de inversión” (un 50% del ex ”FUT”  y del “RAI”, a su juicio, hoy está acumulado en estas sociedades), por lo menos, terminarán tributando inmediatamente con los impuestos finales bajo el escenario de la atribución.

Con respecto al régimen “Pro Pyme”, Jorratt, da respuesta con la siguiente pregunta: ¿es necesario darles más beneficios? Sostiene que la depreciación instantánea y la rebaja inmediata como gasto de sus compras (capital de trabajo) ya son hoy en día más que suficientes. Por lo que, desde su punto de vista, debieran eliminarse todos los demás incentivos adicionales a los que también acceden, como, por ejemplo, el ahorro por las utilidades retenidas, la tributación con base en los retiros, el crédito por activo fijo, la exención de IVA a las ventas de activo fijo, la renta presunta, etc. Esto para restarle complejidad, permitir una fiscalización más expedita y por los espacios de evasión que generan.

3. Ganancias de capital

En este punto Jorratt observa que no hay razón para darles un trato diferente (preferente) a las rentas por “ganancias de capital” (acciones y bienes raíces), ya que suelen estar altamente concentradas en las personas de mayores ingresos. En consecuencia, es partidario de eliminar todas sus exenciones y tasas reducidas con el fin de hacerlas tributar con el IGC con base en el mecanismo de la reliquidación según los años que se mantuvo el activo.

4. Impuestos correctivos

Su idea es aplicar un sistema de trazabilidad a las bebidas alcohólicas. En particular, sostiene -según la recomendación de los especialistas- reemplazar el impuesto ad-valorem por un impuesto específico con miras a desincentivar su consumo.

En el caso del impuesto a los combustibles es partidario de aumentar su tasa a los niveles del impuesto a las gasolinas, eliminando en el IEPD los créditos especiales para la industria y el transporte de carga y pasajeros.

5. Royalty minero

En este aspecto Jorratt sostiene que el impuesto específico a la actividad minera es poco progresivo, por lo que propone su mejora (aumento) con miras a que una mayor parte de la renta quede en Chile. Estableciendo también un mínimo ad valorem para la Gran Minería.

• Preguntas

En esta etapa final de la ponencia de Michel Jorratt, el panel de oyentes especialistas, al final de la presentación, le plantean tres (3) interrogantes sobre materias ligadas al sistema tributario, en particular, el sistema de rentas empresariales y las medidas para hacerlo menos complejo.

La primera pregunta apunta a lograr un mecanismo de darle un corte a la postergación indefinida de los impuestos personales que, a juicio de los especialistas, no se resuelve con la adopción de un sistema integrado ni con uno desintegrado. Para ello se le pide la opinión respecto a un planteamiento anterior de Andrés Velasco B., quien fuera Ministro de Hacienda en el primer gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet (2006-2010), respecto a la aplicación de una tasa sobre las utilidades retenidas. Al respecto, Jorratt, sostiene que tal proceder sería similar a aumentar la tasa del IDPC a las empresas (hoy 27% para las empresas del régimen 14 A) de la LIR), por lo que mejor sugiere aplicar una retención de impuesto a los dividendos a cuenta del IGC. Luego, las personas podrán descontarla de sus impuestos personales.

Una segunda pregunta apuntó, en el caso de un régimen desintegrado, a si bastaría con el IGC o es necesario recurrir a otra alternativa de impuesto, como, por ejemplo, aplicar una tasa plana sobre los dividendos para completar o ajustar la tributación a los promedios internacionales (OCDE). Al respecto, Jorratt, plantea la problemática que surgiría en el caso del esquema de la renta exenta (IGC) al aplicarse una tasa plana. Sin embargo, estaría de acuerdo con esta modalidad, pero sujeta a reliquidación. Ante lo cual vuelve a enfatizar un sistema desintegrado restringido para un sector empresas (S.A. Abiertas y Grandes Empresas) y otro transparente o atribuido para el grueso de las empresas.

Por último, frente a la interrogante de qué medidas abordar para simplificar el sistema tributario, Jorratt, alude, por ejemplo, en el caso de las “ganancias de capital” a lo complejo que resulta su fiscalización por las diferentes alternativas de tributación que existen. De no abordarse un sistema único para todas ellas, debiera revisarse tema por tema. Sin embargo, propende a dejar una única forma de tributar. Finaliza, indicando que, a nivel general de los sistemas tributarios, un sistema transparente para las Pymes (atribuido), donde la base imponible (BI) del IDPC deba tributar inmediatamente en el IGC permitiría una gran simplificación para el 90% de las empresas en Chile.

• Ver el video

A continuación, invitamos al lector a ver el video de la “Audiencia N° 8”, donde Michel Jorratt, exdirector del Servicio de Impuestos Internos, plantea su enfoque particular para el abordaje de los cambios que debiera contemplar nuestro sistema tributario, a raíz de la discusión “Diálogos Sociales” con motivo de la próxima “Reforma Tributaria 2022 (nuevo pacto fiscal)”.

 
Ver video

SANTIAGO, martes 24 de mayo de 2022.

Artículos relacionados